Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia se sitúa a la cola en la creación de empleo, sin volver aún a nivel pre-COVID

La región sumó 10.400 ocupados en 2021, mientras el total del país bate máximos desde 2005 | El paro bajó en 7.500 personas, pero sube un 20% en jóvenes y mayores de 55

Dos operarios de la factoría de baterías de Stellantis en Vigo. Carlos Prieto

El importante peso de actividades esenciales como la alimentación, la industria del motor remando a contracorriente a pesar de la atonía del consumo y, sobre todo, la menor dependencia del turismo extranjero amortiguaron en zarpazo de la pandemia a la economía gallega. El Producto Interior Bruto (PIB) de la comunidad se contrajo un 8,9% en 2020, casi dos puntos menos que la merma del conjunto del Estado, un 10,8%. Algo parecido pasó en el mercado laboral.

La aparición del coronavirus y las medidas necesarias para frenar su propagación redujeron un 3,1% la ocupación en todo el país, con la destrucción de unos 622.600 empleos, mientras la bajada fue del 1,4% en Galicia, donde se perdieron 15.100 puestos. Pero, al igual que en crisis anteriores, la aparente resiliencia de la región ante los shocks se difumina cuando cambia el ciclo económico. ¿Se recupera el empleo en la comunidad? Sí, pero lejísimos de la velocidad de crucero que lleva en el resto del Estado.

Un 1% en Galicia y un 4,3% en todo el Estado

Galicia cerró el pasado ejercicio con 1,091 millones de ocupados, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y su homólogo aquí, el IGE. El último trimestre fue muy malo. Alrededor de 21.200 personas dejaron de trabajar, lo que supone una caída de casi el 2%. En comparación con el final de 2020, la comunidad tiene 10.400 empleos más, un alza del 1%, que contrasta claramente con el ascenso del 4,3% registrado en el global de las autonomías. Desde 2005 no se alumbraban en España tantos puestos de trabajo durante un ejercicio: 840.700.

El total de ocupados, 20,18 millones, se acerca al récord del tercer trimestre de 2007 (20,7 millones). No es el caso de Galicia. Necesitaría multiplicar por doce el empleo creado en 2021 para alcanzar su pico en los tiempos de bonanza anteriores al pinchazo de la burbuja del ladrillo: 1,215 ocupados.

Simón Espinosa

Solo por detrás de La Rioja

Únicamente La Rioja, con un alza de la ocupación del 0,07%, deja una peor evolución del mercado laboral. ¿Galicia gana menos empleo porque tampoco sufrió la peor embestida del COVID-19 en 2020? Un poco sí, aunque el diferencial no explica del todo la atonía de los últimos meses. De hecho, está entre los seis territorios que todavía no volvieron a los niveles precoronavirus. La ocupación mermó un 0,4% (4.700 menos) frente al cuarto trimestre de 2019. En toda España, en cambio, creció un 1,1% (218.000 trabajadores más).

La mejora neta en la ocupación se concentra, además, entre los gallegos de más edad: los que superan los 55 años (20.000 ocupados más) y los de 45 a 54 años (una subida de 15.500). De esa franja para abajo, Galicia acumula una caída de 40.100 trabajadores.

Las jornadas parciales aumentaron casi el triple, en 7.500, que los contratos a turno completo, 2.900, durante el año pasado. La buena noticia viene de los indefinidos, 8.800 más que en el último trimestre de 2020, muy por encima de los nuevos temporales (3.800).

Menos horas efectivas

Y todo esto con una clara reducción de las horas trabajadas. De media, fueron unas 31,6 a la semana por cada trabajador en Galicia, tras un recorte del 3% sobre 2020 y del 7% respecto a 2019. Son evidentes las consecuencias de la sexta ola, impulsada por la variante ómicron. El número de ocupados que no pudo estar en activo en la semana en la que se hicieron las entrevistas para la EPA por causa de una enfermedad o baja laboral alcanzó los 60.100, un 15% más que un año atrás. Los afectados por parones por causas técnicas o económicas de desplomaron de 9.100 a finales de 2020 a 1.800 ahora; y los trabajadores en expediente de regulación de empleo descendieron también de 16.500 a 2.900.

Comunicaciones, inmobiliarias y actividades profesionales tiraron de la ocupación en 2021 en Galicia con 12.800 nuevos puestos. La otra cara está en la educación, donde se perdieron 5.100, y en la sangría del sector primario: 1.200 empleos menos en agricultura y ganadería y 3.600 de caída en la pesca. El sector privado es el protagonista absoluto con 19.100 nuevos ocupados. Las administraciones prescindieron en el último año de 6.600.

Sangría en el sector primario

Durante el verano, el paro en Galicia tocó mínimos de los últimos 13 años: 126.700. Pero el cuarto trimestre dejó una notable subida del 6,6%, hasta los 135.100. Todo lo contrario que en el total nacional, que se desplomó un 9,2%, en 312.900 personas. La variación anual fue del 5,3% (7.500 desempleados menos) en la comunidad y del 16,6% (615.900) en el país. Hay dos excepciones en la caída en Galicia durante el ejercicio pasado. El paro creció un 20% tanto en los menores de 25 años como en los mayores de 55. La tasa de desempleo se mantiene en el 11%. Era del 11,6% en 2020. La del conjunto del Estado disminuye cerca de tres puntos, desde el 16,1% al 13,3%.

CC OO y UGT inician una campaña en defensa de la reforma laboral


CC OO y UGT van a emprender una campaña informativa por todo el país para explicar a los trabajadores en qué les beneficia este “histórico” acuerdo ante el “ruido mediático y político” que ha generado este pacto acordado por todos los agentes sociales. En esta campaña, en la que van a estar plenamente implicados los secretarios generales de las dos organizaciones sindicales (Unai Sordo y Pepe Álvarez), se va incidir en que dicho acuerdo “beneficia a todas las personas” y que “no supone ninguna renuncia”. “Esto es un punto y seguido, un peldaño más, pero muy necesario, para seguir avanzando en la lucha en favor de los intereses y derechos de las personas trabajadoras”.

Compartir el artículo

stats