Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los gallegos no gastaron todavía 6.600 millones del ahorro reunido en pandemia

El fin de las restricciones en verano facilitó la salida de 600 millones de los depósitos | Galicia se mantiene a la cabeza de la subida del crédito desde marzo de 2020: 12,3%

Imagen de fondo: vista de la calle Urzaiz de Vigo vacía durante el estado de alarma de marzo de 2020 José Lores / FDV

Cuando se comparan datos económicos de meses distintos hay que tener mucho cuidado con la estacionalidad. El mercado laboral, por ejemplo, no se comporta igual en diciembre, dinámico generalmente por las contrataciones temporales para la campaña de Navidad, que en octubre, cuando finalizan muchos de los puestos eventuales ligados a la temporada turística. También un mismo mes en años diferentes pueden no parecerse demasiado. La mejor muestra es la Semana Santa, que influye directamente en el empleo, la actividad empresarial o el consumo energético, y a veces cae en marzo y otras en abril. Pues con la evolución del ahorro pasaba lo mismo. Hay dos trimestres del año, el segundo y el cuarto, marcados por los ingresos de las pagas extraordinarias, mientras que en los otros dos la tendencia habitual es justo la contraria. Hasta la llegada del COVID-19.

Con el confinamiento primero y las muchísimas restricciones a la movilidad y la actividad comercial después, el ahorro en la comunidad se disparó en más de 3.700 millones durante los primeros tres meses de la pandemia. La remodelación de los ERTE para acompañarlos de una prestación permitió blindar las rentas de la mayoría de hogares afectados por el parón de actividad y las inyecciones de liquidez a las empresas contuvieron el impacto de los cierres en su tesorería. Eso, unido a la imposibilidad de consumir en hostelería u ocio y los gastos que desaparecieron por estar en casa, alimentaron las cuentas bancarias del sector privado desde el arranque de la crisis sanitaria. Se batieron récord tras récord, hasta rozar los 74.500 millones de euros en depósitos en Galicia al cierre del pasado junio.

En depósitos había en Galicia 73.800 millones de euros al final de septiembre

Este verano fue muy diferente al de 2020. Y se nota también en el desembolso de los ciudadanos. Ya sin las limitaciones del último estado de alarma, que finalizó el 9 de mayo, alrededor del 9% de esos ahorros acumulados se canalizaron al tejido productivo: 632 millones de euros, según las cifras publicadas ayer por el Banco de España. Los gallegos retienen todavía el 90% de toda la remesa generada desde que comenzó la pandemia. Son cerca de 6.600 millones de euros. Sumando lo que ya estaba ahí de antes, el ahorro total en la región acabó septiembre por encima de los 73.800 millones, un 9,8% más que en marzo de 2020.

En el conjunto del país, el ascenso se mantiene en el 11,8% con cerca de 153.000 millones de euros más que en los niveles de ahorro precoronavirus. Melilla y Cataluña encabezan las alzas: 18,2%. Asturias y Baleares superan el 15% de incremento en los depósitos. Murcia y La Rioja se quedan con las subidas más contenidas, del 4,9% y el 6,7%, respectivamente.

Galicia ocupa las primeras posiciones en la evolución del crédito, que engordó en 5.182 millones de euros, un 12,3%, en comparación con marzo del pasado ejercicio. Solo aumentó más en Canarias (13,7%) y Baleares (12,9%), los dos territorios más afectados por la crisis dada su enorme dependencia del sector turístico. Los préstamos en vigor en toda España llegaron a los 1,249 billones de euros después de un incremento del 3,4% en lo que va de pandemia. Aún así, durante el tercer trimestre de este 2021, la financiación a empresas, familias y administraciones en la comunidad se redujo en 274 millones de euros. 

Compartir el artículo

stats