Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un grupo extranjero se cuela entre Armón y Gondán con una oferta por Barreras

Un emisario británico visitó las instalaciones este miércoles | Marina Meridional, dentro

Un vehículo saliendo ayer de las instalaciones del astillero Marta G. Brea

Los aficionados a lo clásico podrían decir hoy eso de alea iacta est; el futuro de las instalaciones de Hijos de J. Barreras, el mayor astillero privado de España, se dirimirá entre las propuestas presentadas ayer por Astilleros Armón, Astilleros Gondán, Marina Meridional y, según fuentes próximas al proceso, un grupo extranjero del que no han trascendido datos. El plazo para la presentación de ofertas vinculantes expiró este viernes a las ocho de la tarde, aunque en el sector desconfían de la propiedad, en manos de Oaktree. “Dudo que, si entra una mañana [por hoy] o domingo, la rechacen”. Pese a que Barreras achicó los plazos casi un mes –de inicio había fijado el 31 de diciembre para la entrega de propuestas–, la versatilidad de los terrenos de Beiramar ha concitado el interés de dos de los mayores astilleros de España. Armón es una referencia internacional en buques de alta tecnología, con oceanográficos y pesqueros de última generación como principales baluartes, y con diez unidades en su cartera de pedidos (entre las factorías de Gijón y Vigo). Gondán lidera el mercado de buques para trabajos de apoyo e instalación de parques eólicos marinos (denominados Commissioning Service Operation Vessel, CSOV, en el argot del sector), con cuatro encargos en vigor a 30 de septiembre.

“La visita conocía bien el naval, y las instalaciones de Barreras en particular”

decoration

Marina Meridional, división naval del holding de José Alberto Barreras Grupo Argos, también ha entregado sus cartas. Propietaria de Nuevo Astilleros de Huelva y de las instalaciones de la antigua Vulcano, las aspiraciones de esta compañía de crear un gran hub naval en España chocaron contra la pérdida de la concesión portuaria en Teis y la decisión del administrador concursal de adjudicar la liquidada Naval de Sestao a un grupo logístico belga. Cubierto con un tupido manto de secretismo, al proceso se ha incorporado un cuarto actor. Este miércoles un emisario de este grupo, de nacionalidad británica, visitó las instalaciones tras llegar a Beiramar en un vehículo con matrícula portuguesa y chófer. “Conocía bien el naval, y las instalaciones de Barreras en particular”. Las fuentes consultadas apuntan a que la gestión se realizó directamente a través de Oaktree, que en junio decidió cesar a todo el consejo de administración –con su presidente, Douglas A. Prothero, al frente–, contratar a la consultora Kroll, aplicar un ERTE para toda la plantilla y buscar comprador para el astillero.

Las opciones

“Estamos en un momento crítico, intentando hacernos con las instalaciones de Barreras, una empresa en quiebra. Para nosotros es un hito importante y un reto grande porque Barreras tiene tres veces nuestro tamaño”, exhortó el presidente de Gondán, Álvaro Platero, este martes en Asturias. Al contrario que en el caso de Armón, las necesidades de espacio para Gondán son acuciantes, y la escasez de capacidad ya obligó al equipo de Platero a ceder otros dos offshore a los vascos de Balenciaga. La configuración de equipos es clave, como también advirtió Platero: su objetivo pasa por “crear un equipo de gente que reproduzca el modelo de gestión de Figueras para implantar el sistema Gondán en Vigo. El corazón de un astillero es el equipo, no la instalación”. Armón, a nivel de tesorería, juega en otra liga. El grupo que preside Laudelino Alperi no tendría estrecheces económicas si, como Gondán, decidiese ejecutar la operación sin apalancamiento.

Sin contar con los diez millones por barco (2) que exige a Barreras, la naviera Havila Kystruten tiene un litigio abierto contra el astillero vigués por 37 millones de euros. La vista se celebrará en julio en Londres. Pero, además, están los 28 millones que abonó Naviera Armas por un ferri que nunca se empezó, y los en torno a 12 millones que se adeudan a las auxiliares. De cualquier modo, la transmisión de la unidad productiva permitiría comprar las instalaciones sin asumir ninguna de las deudas de Barreras (excepto las laborales). La actual sociedad quedaría como una carcasa, un banco malo donde se quedarían los activos tóxicos.

Compartir el artículo

stats