Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las eléctricas cercan a auxiliares del naval con un “aluvión” de rescisiones de contrato

Los frigoríficos, entre los sectores más afectados. En la imagen, instalaciones de CLPV en Jacinto Benavente (Vigo). | // RICARDO GROBAS

Llega una carta a unas de las principales auxiliares viguesas de la industria de construcción naval. Tiene un contrato de tarifa fija, pero la empresa energética le comunica que procederá a su rescisión. Y así, como esta comunicación remitida, hay un “aluvión”, decenas, remitidas a otras tantas firmas de gran consumo de electricidad y especializadas en aceros, maquinaria de cubierta, estructuras metálicas o calderería.

Pierden los acuerdos de tarifa fija porque las comercializadoras aseguran no poder sostener el aumento de precios | Los frigoríficos acumulan subidas del 270% en meses: “La locura”

“Es algo general, casi con amenazas"

Fuentes del clúster Aclunaga

decoration

El precio mayorista del mercado marcaba un valor medio de 41,3 euros el megavatio hora (MWh) hace un año; hoy superará los 218 euros, de acuerdo al Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE). Con el pretexto de este aumento, las comercializadoras están optando por la cancelación unilateral de acuerdos, a fin de adaptar los nuevos contratos a la nueva tarificación horaria y las cotizaciones mayoristas, mucho más caras.

“Teníamos precios fijos hasta junio de 2022. Prefieren romperlo e indemnizarnos"

Corrobora el director general de otra auxiliar

decoration

Se repite así una dinámica que, en 2018, por ejemplo, dejó sin contrato de electricidad a más de un centenar de proveedoras de la automoción, que negociaban de forma agrupada este servicio a través del Cluster de Empresas de Automoción de Galicia (Ceaga).

La situación se ha tensado en las últimas semanas, pero ya en primavera las grandes comercializadoras del mercado energético decidieron no renovar el grueso de los contratos de tarifa fija. “Nuestros contratos terminaron en el primer trimestre y ya no se renovaron porque los precios eran ya muy altos, así que no estuvimos en esa tesitura”, abunda el gerente de una logística de frío.

  • La industria gallega ya estudia suspender producción y turnos por la subida de la luz

En marzo vencieron muchos de estos acuerdos de medio plazo. La comparación interanual es perniciosa, teniendo en cuenta que la mitad de marzo de 2020 fue periodo de confinamiento, después de que el día 13 se hubiese decretado un estado de alarma. En el mismo mes de 2019 el MWh cotizaba a 40 euros, nada lejos de los 45 del de este año en curso. Las eléctricas vieron venir el tarifazo, y de nada sirvió a las empresas tener un contrato acordado de tarifa fija.

En el caso de la frigorífica mencionada, ha optado “por firmar contratos a largo plazo que nos devuelvan a precios más o menos razonables”. Razonables, que no precisamente asequibles. “El coste de suministro que tenemos desde marzo hasta octubre –continúa– se ha disparado por encima del 270%. No solo por el alza en los precios, sino por los nuevos periodos de tarifa”.

Otra compañía, en su caso de transformación pesquera y sin tarifa fija, ha visto cómo la factura se le ha cuatriplicado en los últimos meses. “Una locura”. A día de hoy, la factura mensual de la electricidad es el principal componente de coste para las frigoríficas. “Una catástrofe, esto se ha fusilado una parte importante de los beneficios”. “Electricidad, gas, aceite, harinas y panes, aditivos... todo sube”, lamenta el director general de otra pesquera, con cámara frigorífica y de elaborados.

Sin margen para lo solidario

El Banco de Alimentos de Toledo ha tenido que apagar su cámara frigorífica al no poder asumir su mantenimiento, como avanzó el diario El Español. “Lo hicimos porque la electricidad estaba aumentando de precio de una forma más que considerable y porque tuvimos en cuenta que los recursos con los que contamos para hacer frente a los gastos corrientes son muy, muy limitado. Vamos tan justos que, cuando ha empezado a subir la electricidad, nos ha sido imposible, desgraciadamente, mantener funcionando la cámara congeladora, que tiene que estar todo el día a 18 grados bajo cero y tira de la luz de una forma importante”, apuntó su presidente, Manuel Lanza. El de Vigo no ha tenido que tomar, al menos de momento, una decisión tan drástica.

Ligero alivio hoy de los precios, que quintuplican los de hace un año

El precio de la electricidad en el mercado mayorista (pool) para este sábado será de 218,46 euros/megavatio hora (MWh), lo que supone 10,38 euros menos (el 4,53 % menos) en comparación con lo que se paga hoy, según datos del Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE). En todo caso, está cinco veces por encima de los valores de hace un año. Esta jornada será la tercera consecutiva con el precio por encima de los 200 euros/MWh y el tercer valor más alto de noviembre (228,84 euros ayer y 226,94 euros el jueves). En lo que llevamos de mes, el precio de la electricidad se sitúa de media en los 176,70 euros/MWh, el 11,67 % menos que octubre pasado, el más caro de la historia, con una media de 200,06 euros/MWh; aunque un 13,16 % más que en septiembre, cuando se situó en los 156,14 euros/MW. Por franjas horarias, el precio máximo se registrará entre las 21:00 y las 22:00 horas, con 260 euros/MWh, mientras que el mínimo será de 188 euros/MWh entre las 5:00 y las 6:00 horas de la madrugada. Los precios del mercado mayorista repercuten directamente en la tarifa regulada o PVPC, a la que están acogidos casi 11 millones de consumidores en España, y sirve de referencia para los otros 17 millones que contratan su suministro en el mercado libre.

Compartir el artículo

stats