Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Stellantis Vigo inicia las negociaciones para un ERTE en 2022 por la falta de microchips

Vehículos de Stellantis Vigo en la terminal de Bouzas. | MARTA G. BREA

Un día después de anunciar una serie de paros en los dos sistemas de la factoría de Balaídos por la falta de microchips, la dirección de Stellantis Vigo ha convocado a las centrales sindicales para iniciar la negociación de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de cara al próximo año, el tercero desde el inicio de la pandemia. Las fuertes tensiones en el aprovisionamiento de suministros de componentes, con especial atención a los semiconductores que llevan generando problemas durante todo el año, provocan que la compañía abra este expediente por causas organizativas y productivas. Por el momento se desconoce cuál será la postura de la firma y cuántos de los casi 7.000 trabajadores (5.000 de ellos indefinidos) se verán afectados al tratarse de la apertura del procedimiento, pero desde los sindicatos ya reclaman a la dirección “estar a la altura de la plantilla” e incluir a los trabajadores temporales, entre otras medidas.

El director de la factoría olívica, Ignacio Bueno, había avisado el pasado 19 de octubre que “la visión” de la compañía es que la crisis de los microchips se iba a “prolongar a principios del año que viene con toda seguridad”. Por este motivo, en aquella misma intervención ante los medios, Bueno adelantaba la negociación de este ERTE. La misma proyección realizó el resto de la industria gallega de automoción, que ya había advertido hace semanas que tendría que prolongar los actuales expedientes.

Pese a un octubre bueno en cuanto a aprovisionamiento, como reconocieron desde la planta, los paros por falta de microchips siguieron llegando. El último anunciado el jueves de cara a la próxima semana, con una factura de unos 3.900 vehículos por una parada de un día en el sistema 1 y de cuatro días en el sistema 2.

Trabajadores de Stellantis Vigo el pasado verano. Marta G. Brea

El efecto arrastre que tiene esto en las proveedoras ha llevado a iniciar la prolongación de sus ERTE. Como publicó ayer este periódico, Denso Sistemas Térmicos arrancó el miércoles con el periodo, con un expediente de 60 días para 2022, mientras que GKN Driveline Vigo, uno de los mayores centros de trabajo en la ciudad, iniciará “en breve” el mismo proceso.

Ayer fue el turno para la propia factoría de Balaídos. Los sindicatos conocieron por la mañana la intención de la dirección de abrir el proceso, para lo que se solicitó el nombramiento de los representantes para la mesa negociadora en un plazo de siete días. Tras esto comenzará el período de consultas, con una duración máxima de 15 días. Será entonces cuando las centrales sindicales conozcan la propuesta de la empresa.

Fuentes de los sindicatos piden a la dirección “hacer un esfuerzo mayor” al mostrado en los anteriores expedientes, así como una mejora de las condiciones de cobertura. De igual forma, solicitan incluir a los trabajadores temporales.

La medida de Stellantis Vigo llega tras la suspensión del turno de fin de semana y a las puertas de anunciar una quinta silueta de furgoneta. Se trata de la Fiat Doblò, que como adelantó este periódico el pasado 12 de octubre se fabricará en Vigo tras su incorporación a la plataforma K9 y llegará a la ciudad el próximo año. De hecho, Ignacio Bueno ya había dicho que la crisis de microchips no afectaría a la llegada de nuevos modelos.

Compartir el artículo

stats