Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El naval gallego suma un nuevo contrato y "coge aire”

Vista de las instalaciones de Armón Vigo. | Pablo Hernández

El naval está recobrando el pulso previo a la pandemia o, como trasladan desde el clúster naval Aclunaga, volviendo a “coger aire”. Lo dicen la cantidad de propuestas que llegan a sus oficinas, bien sea para nuevas construcciones o en forma de refits, o por las interesantes licitaciones lanzadas en todo el mundo. Y lo dicen, como no, por los contratos que se firman. Según el último boletín trimestral publicado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el naval de la comunidad ha incorporado un nuevo pedido. Se trata de un catamarán de unos 32 metros para Naviera Mar de Ons, que si bien figura como contratado por Armón Vigo se realizará en las instalaciones del grupo en Burela. Un ladrillo más que apuntala la carga de trabajo y que se suma al megayate de 105 metros anunciado en verano por Freire Shipyard y formando los dos encargos logrados entre los meses de julio, agosto y septiembre, al que faltaría por sumarse el nuevo buque oceanográfico del IEO que hará Armón y que no figura aún en el registro. En total, la cartera de trabajo está formada por una quincena de buques que, según las previsiones del sector –y pese a la parada total en las dos grandes atarazanas privadas Hijos de J. Barreras y Astilleros San Enrique–, apunta a continuar creciendo incluso antes de final de año.

El boletín del Ministerio recoge que en el acumulado anual los astilleros españoles han logrado un total de 19 contratos, frente a los 17 firmados a estas alturas del año pasado. De ellos, tan solo seis corresponden al naval gallego, repartidos entre Nodosa Shipyard (uno), Freire Shipyard (tres) y Armón Vigo (dos), lo que supone el doble frente a los tres firmados en el difícil año pasado, marcado por la pandemia.

El último en sumarse a la cartera de pedidos es el catamarán para Mar de Ons, muy similar al construido en 2019, el Mar de Cíes, y que según pudo confirmar este periódico se fabricará en la factoría del grupo en Burela al ser de aluminio.

El "Mar de Cíes", construido en 2019 por Armón Burela. Armón

En la cuenta no figura, de momento, el nuevo oceanográfico de 70 millones logrado por Armón Vigo. Lo que sí recoge es que el arqueo bruto que representan estos nuevos contratos asciende a 28.563 toneladas brutas compensadas (CGT, en inglés). En el conjunto estatal la cifra asciende a 95.188 CGT, frente a los 92.717 de los primeros nueve meses de 2020. La asignatura pendiente está en engrosar la cartera de pedidos, que cae de los 51 barcos a estas alturas el pasado año frente a los 45 actuales (15 de ellos en Galicia).

Cardama reactivará el barco de Senegal tras un acuerdo con el país

Han pasado ya seis años desde que Astilleros y Varaderos Francisco Cardama (Cardama Shipyard) anunció la construcción de un buque multipropósito para Senegal. Sin embargo, los problemas con la financiación por parte del armador llegaron a paralizar la obra del barco de 50 metros de eslora, cuya botadura tuvo lugar en abril de 2018. Ahora, la dirección del astillero ha confirmado a FARO que las obras se reactivarán pronto tras haber llegado a un acuerdo con el país.

El barco está valorado en 15 millones de euros y su construcción fue anunciada en 2015, justo tras la firma de un buque similar para una petrolera iraquí (el Thulficar, entregado con éxito) y un ferri para Angola (firmado y pendiente todavía de la financiación para entrar en vigor). Por otro lado, el astillero sigue recibiendo ofertas para la venta del buque de inspección C-242, la patrullera Nordsøen, ya concluida.

Compartir el artículo

stats