Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las elecciones avivan la ofensiva fiscal del norte portugués para captar más empresas

Trabajadores de Central Lomera Portuguesa, alianza de las gallegas Atunlo y Marfrío.

Trabajadores de Central Lomera Portuguesa, alianza de las gallegas Atunlo y Marfrío. CLP

Los candidatos a presidir las autarquías prometen más parques empresariales, acceso a 5G y rebaja de impuestos para crear más empleo cualificado

El Gobierno del socialista António Costa diseñó el Plano de Recuperação e Resiliência (PRR) para dejar atrás las secuelas de la pandemia con cuatro pilares maestros: la “fijación” de empresas en su territorio, cohesión territorial, la reindustrialización y la optimización de las cadenas logísticas. En ellos se basa un programa de 14.000 millones de euros europeos, de los que 700 se destinarán exclusivamente a las llamadas áreas de acolhimento empresarial (parques y polígonos) por todo el país, aunque ubicados sobre todo en el norte de Portugal. Eso sí, el dinero de la UE no nutrirá únicamente al plan antiCOVID, toda vez que los lusos son receptores netos de más partidas, como los FEDER, Fondo Social Europeo (FSE), de cohesión o de la Iniciativa de Empleo Juvenil (IEJ). El manguerazo de inversiones procedente de Bruselas se ha metido de lleno en la campaña electoral para los comicios locales (autárquicos), fijados para el día 26; todos los candidatos han echado mano de las ayudas comunitarias para prometer más parques empresariales, más incentivos a la captación de empresas y más rebajas fiscales para las ya asentadas al otro lado de la raia.

Luís Nobre es el candidato del PS a la cámara de Viana do Castelo, localidad que ha logrado atraer a compañías como BorgWarner (acaba de anunciar la construcción de una tercera planta), Eurocast, Howa o Bontaz. El político aseguró que el municipio tendrá cinco polígonos industriales más, a sumar a los cuatro ya operativos (Praia Norte, Meadela, Lanheses y Neiva). También programa un centro logístico al sur del río Lima, y unirá los parques con lanzaderas de autobuses. “Estamos hablando de una empresa instalada en Viana do Castelo cada cinco días durante los últimos diez años”, enfatizó. ¿Los fondos para conseguirlo? De Europa. No están de acuerdo los liberales del IL, que consideran que la política fiscal de Viana cierra las puertas a nuevas inversiones. Su candidato, Maurício Antunes, plantea una rebaja del impuesto municipal sobre inmuebles al 0,3%, y la devolución “de la totalidad” del Imposto sobre o Rendimento das Pessoas Singulares (IMI) a cada empleado.

Claves destacadas

  • Más parques empresariales

    Los polígonos ultraconectados son un pilar en la estrategia de Lisboa para mejorar la cohesión territorial.

  • Más rebajas fiscales a las empresas

    El capital privado dispone ya de múltiples incentivos a su establecimiento en Portugal; los candidatos los quieren reforzar ahora.

En la cámara de Braga hay, también, un buen ramillete de propuestas de índole fiscal para captar empresas, con el gancho además de la cercanía a Vigo. Ricardo Rio (Juntos por Braga) asegura contar con una financiación consignada superior a los 100 millones de euros para la creación de una línea municipal de metro-bus, y un enlace ferroviario con la ciudad olívica para el año 2027. Una de sus contrincantes es Eugénia Santos, del partido conservador Chega. En su programa figura la “exención por un año de las tasas de publicidad, ocupación de espacio público y disponibilidad de agua, no solo para las empresas que ya están aquí, sino para ayudar a constituir nuevas compañías”.

El aspirante a presidir la cámara de Barcelos por la candidatura Barcelos mais futuro, Mário Constantino, cuenta con una agencia de inversiones como promesa estrella. “El objetivo es captar empresas ancla, con cuño tecnológico, que asuman un papel preponderante en nuestra economía”. De nuevo, el candidato pretende “aprovechar al máximo los fondos comunitarios disponibles”. Idéntico planteamiento que el esgrimido por el número 1 del PS al concello de Oporto, Tiago Barbosa, que ha prometido duplicar la inversión media en los próximos siete años, con “una agencia de inversión para captar riqueza, empresas y puestos de trabajo calificados para la ciudad, sorteando el infierno burocrático con el que se topa cada inversor”.

Si el CDS-PP asume la autarquía de Fafe, con Iazalde Lacá Martins al frente, las empresas con menos de 200.000 euros de facturación tendrán una exención total de impuestos (la llamada taxa de derrama); aquellas compañías que creen al menos cinco puestos de trabajo tampoco tendrán que abonar este tributo.

Pese a la lluvia de millones, el plan de recuperación que Lisboa remitió a la Comisión Europea para digerir el COVID no ha estado exento de polémica en Portugal, con una férrea oposición de los detractores de Costa a su puesta en marcha. “António Costa no deja de andar por el país prometiendo mundos y fondos, con dinero que no es suyo, que es dinero de Europa”, arremetió este fin de semana el líder de los conservadores de Chega, André Ventura, que ha calificado el programa de ayudas de “bazuca”.

La destrucción de empleo en el norte se ceba con los jóvenes

El rastro de la pandemia es casi indeleble en las actividades que requieren de menor cualificación, también en Portugal, que no obstante continúa recogiendo los frutos de su esfuerzo por captar empresas y proyectos de alto valor tecnológico. En el primer tramo del año, según la Comissão de Coordenação e Desenvolvimento Regional do Norte (CCDR-N), el extremo septentrional del país superó los 500.000 ocupados con estudios superiores, un 11,5% más que en el mismo periodo de 2020. Por contra, la afiliación en la hostelería y restauración se despeñó más de un 25%; en un año se eliminaron más de 19.000 puestos de trabajo. Los empleados más jóvenes son los que más están expuestos a actividades de menor cualificación, de ahí que la tasa de paro para este colectivo haya superado ya el 22%. La recuperación del turismo y de las exportaciones, a juicio de este organismo, serán fundamentales para equilibrar el mercado laboral.

Compartir el artículo

stats