Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía
Fernando Romero Martínez Consejero delegado de EiDF

“El crecimiento de pedidos es espectacular y la petición de ofertas se ha duplicado”

Fernando Romero, consejero delegado de EiDF, en la sede en Barro (Pontevedra).

Fernando Romero, consejero delegado de EiDF, en la sede en Barro (Pontevedra). Santos Álvarez

Detrás del “madre mía” que el consejero delegado de EiDF no pudo reprimir al inicio de su discurso tras el toque de campana para su estreno en el parqué el pasado miércoles hay “seis o siete años de muchísimo dolor, de frustración, de esfuerzo, de lucha, de fe”. La primera empresa española de autoconsumo energético nació en 2008. A la entonces incipiente crisis financiera se unió “la estigmatización por todo el mundo” de la fotovoltaica. “Cada vez que entrabas en una fábrica te preguntaban si esto era legal”, recuerda Fernando Romero, que reivindica los méritos de la compañía pontevedresa y de todos los trabajadores para llegar hasta aquí. “Una lucha permanente –resume– de David contra Goliat”. Pues “David” empezó a cotizar en el BME Growth a 4,2 euros y esa misma jornada se disparó un 31%. Ni una semana después, el valor va por los 8 euros tras un incremento del 90,5%.

  • EiDF brilla en su salida a Bolsa con 61 parques solares bajo el brazo

    El grupo de autoconsumo energético pontevedrés se estrenó ayer en el parqué con una revalorización de sus acciones del 31%

–El salto a la Bolsa hay que mirarlo a medio y largo plazo, pero había mucha expectación y supongo que este estreno sabe bien, ¿no?

–Siempre hemos reivindicado que no somos una empresa de renovables cualquiera. Somos una empresa diferenciadora, la primera de autoconsumo en España y la primera también que cotiza en Bolsa. No somos una utility, ni una constructora de parques para venderlos o una contratista para terceros. No es nuestro modelo. Bien es cierto que se habían caído algunas salidas a Bolsa de otros segmentos de renovables por la valoración o la sobresaturación de fondos.

  • EL PERFIL

    Fernando Romero estudió Derecho en la Universidad de Santiago. Empezó su carrera profesional como gestor de banca privada, hasta que en 2008 lanzó EiDF.

–A eso me refería.   

–Lógicamente entra un poco de miedo, pero nos esforzamos mucho en hacer hincapié internamente y en la comunicación externa que nuestro eje principal es el autoconsumo. Cuando subes a dar el toque de campana y compruebas que el mercado te lo reconoce, es una sensación difícil de explicar. Muchos años que culminan en ese minuto. Ha sido muy divertido, maravilloso y nos hemos sentido muy queridos. También es verdad que salimos con una valoración muy ajustada porque no queríamos formar parte de una situación en el mercado que no contemplamos, ni apoyamos. Era el precio óptimo para cualquier empresa del sector como referencia y el resultado fue este.

“El 80% de los inversores que entraron son particulares con entre 50.000 euros y 3 millones, queríamos un bloque de accionistas con sentimiento de pertenencia”

decoration

–¿Qué inversores entraron?   

–Teníamos muy claro que la parte institucional no nos interesaba en este primer momento. El volumen de capitalización no daba pie a un inversor ancla de un fondo y la banca suele aportar mucha más liquidez y actividad de valor. Evidentemente, el objetivo es avanzar hacia otros mercados dentro de la Bolsa española. Hay sicavs, pero el 80% son inversores particulares que creen en el modelo de negocio y participan con 50.000, 100.000, 150.000, 200.000 euros y hasta 3 millones. Nos hubiera costado mucho menos conseguir un inversor de 12 milllones de un fondo y cerrar el proceso en un día, pero, aunque conllevó un esfuerzo extra de comunicación, formación, pedagogía y transparencia, lo que queríamos era un bloque de accionistas con sentimiento de pertenencia al objetivo de la empresa. Ya se ha visto estos días que muchos quieren seguir ampliando su inversión.

“Somos y seremos siempre una empresa de autoconsumo”

decoration

Fernando Romero, consejero delegado de EiDF Santos Álvarez

–Menciona el “sentido de pertenencia” de los inversores y habla de “fe” en la empresa en los primeros años. ¿Tanto le han cuestionado el binomio de sol y Galicia?   

–Sí, y yo siempre contestaba solar y Alemania. Uno quiere ver la sorpresa en su tierra, cuando en el norte de Europa nos han multiplicado por 18 la potencia instalada. Hablamos de sol y Galicia lo tiene. Hablamos de rentabilidad y el autoconsumo es rentable. Galicia es ahora mismo la segunda o tercera comunidad con más potencia en autoconsumo. Tenemos 1.000 obras aquí. Costó mucho quitar prejuicios porque la gente veía que solo Andalucía, Valencia o Cataluña tenían capacidad para energía solar. Y no es así. Galicia es una auténtica maravilla como País Vasco o cualquier otra zona de España.

“Las ayudas y el precio de la luz son un incentivo para el cambio de modelo”

decoration

Fernando Romero, consejero delegado de EiDF, en la sede en Barro (Pontevedra). Santos Álvarez

–Hablar ahora de los beneficios del autoconsumo tal y como están los precios de l a luz costará menos que hace diez años.   

–Entonces hablábamos ya de términos como proconsumidor y hay modificaciones legislativas que se hicieron por nuestra existencia y la rebeldía frente a la normativa anterior. El sector nació con nosotros y alguna empresa más. Hubo años en los que la única energía solar que se instalaba en España era la nuestra. Ahora el mercado asume ese sentimiento y las ayudas y el precio de la luz tienen un efecto incentivador para el cambio de modelo energético global.

–¿Notan esa efervescencia?   

–Sí, sí.

–De hecho, el año de la pandemia no fue malo para EiDF.   

–Crecimos un 30% y este año bastante por encima en facturación y ejecutados. El incremento de la cartera de pedidos está siendo espectacular y la petición de ofertas se duplicó.

–Después de las 250 obras firmadas el año pasado, ¿qué papel tendrá en el futuro el área de instalaciones?   

–Es todo. Somos una empresa de autoconsumo hoy y siempre.

–Pero ahora hay dos nuevas divisiones para la construcción de parques y la comercializadora de la producción entre la cartera de clientes. Son más de 400 MW, según el folleto de salida a Bolsa.   

–Tenemos ya casi 600, pero ni se acercan a cubrir la demanda de nuestros clientes. Llega al 10%. Es un objetivo tranquilo, realizable.

–¿Dónde se ubican?   

–Repartidos por toda España, menos Galicia y Canarias. .

–El tamaño medio es de 7 MW para “evitar problemas de ejecución y tramitación”.   

–Queremos capilarizar más la generación y adaptarla al consumo de nuestros clientes. Son 100 y algo proyectos muy interesantes. .

–¿Se han planteado una mayor expansión territorial?   

–Estamos en España y estaremos aquí un buen tiempo. .

–No se cierran las puertas, vamos.   

–Evidentemente no. Lo tenemos en mente, pero ni es una prioridad ni estamos con ello.

"No se puede demonizar un parque porque ocupe 1.000 hectáreas, hay que mirar impacto y beneficio de cada uno”

Fernando Romero Martínez - Consejor delegado de EiDF

decoration

–¿Cómo ve la polémica que se ha levantado por el posible impacto de las grandes instalaciones renovables?   

–Sería muy interesante valorar cada parque en concreto. Como se dice aquí, falar barato é fácil. No se puede demonizar un parque porque ocupe 1.000 hectáreas. Hay que ver qué impacto tiene, qué tipo de suelo es, qué beneficio, también el climático, aporta a la zona... centrarse en los parques en sí. No es que nos encante que haya 500 parques de ese volumen, no creo que sea el modelo para España, pero el mercado es libre y la administración debe analizar si tiene sentido o no. En esto sí es cierto que el Gobierno y las comunidades están muy concienciadas y los proyectos que salen pasaron un filtro de control exhaustivísimo.

  • La industria apuesta por la fotovoltaica para esquivar el incremento del coste energético

    Las firmas instaladoras ven un “cambio de tendencia” | La CEP critica el golpe “grave” a las cuentas de resultados

–Hablando de administraciones. ¿Qué tipo de problemas están encontrando en la tramitación?   

–Diversos. Las comunidades están muy implicadas en sacar esto adelante, trabajando mucho para que avance, pero en alguna comunidad el problema es la lentitud.

–¿Solo eso?   

–Básicamente. Quizás por parte del Gobierno sería mejor un giro en la normativa de autoconsumo para evitar un cuello de botella. Deberían dejar asesorarse por el sector para no seguir caminando a un cambio de modelo con los ojos cerrados.

–¿Qué cuello de botella podría darse?.   

–Salen normativas donde se mezcla generación y autoconsumo en los trámites a pesar de que son cosas diferentes. Los trámites de legalización de plantas de más de 100 kilovatios son casi los mismos que para una planta de 20 megavatios. Sería positivo analizarlo con más detalle, dejar a un lado en consumo doméstico, donde ya se consiguió lo que querían, y dar una vuelta de tuerca en el autoconsumo industrial con las empresa, las organizaciones y las personas que conocen el sector. Con cuatro cambios muy básicos el impulso sería mayor. 

 

Compartir el artículo

stats