Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barreras abre consultas para un ERTE mientras Kroll busca un socio industrial

Instalaciones de Hijos de J. Barreras. RICARDO GROBAS

“Lo que se busca es la solvencia técnica y económica”, explica la firma

decoration

Hijos de J. Barreras encara una fase decisiva para su supervivencia. Mientras la consultora encargada de la venta de la firma trabaja en la documentación para encontrar un socio industrial con el que “relanzar y sostener el negocio”, la dirección del astillero prepara un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para su plantilla. La compañía que preside Douglas Prothero abre la fase de consultas con el comité de empresa, al que ha convocado hoy para una reunión que temían los sindicatos desde hace semanas ante la falta de trabajo tras la salida del Evrima hacia Astander (Santander), donde lleva amarrado 111 días. Fuentes consultadas temen que la medida se aplique a toda la plantilla.

Pese a las promesas de nuevas vías de negocio y pedidos para las gradas del mayor astillero privado de España, la salida del crucero de ultralujo el pasado 15 de marzo dejó sin trabajo a las instalaciones de Beiramar. Ni siquiera se llevó a cabo el desguace de los bloques del malogrado proyecto Havila, que se daba por hecho y que daría ocupación a la plantilla para unos cuatro meses.

Barreras fue esquivando esta suspensión del empleo a través de otras medidas como el adelanto de vacaciones, la liquidación de horas libres pendientes de disfrutar (a través del sistema TxT, tiempo por tiempo) o con la cancelación de los contratos del personal eventual. Sin embargo, el ERTE fue finalmente inevitable.

Fuentes sindicales explican que el expediente podría afectar a todos los trabajadores, aunque sería de aplicación gradual, dependiendo de la actividad. El comité de empresa, presidido por Sergio Gálvez (UGT), será informado hoy.

Viabilidad

Por otro lado, la consultora Kroll Business continúa con sus trabajos tras el encargo de Barreras a instancias del fondo Oaktree, músculo económico de la operación naviera de The Ritz-Carlton Yacht Collection. Fuentes de la firma “especializada en situaciones complejas” aseguran a FARO que el encargo recibido es el de “relanzar y sostener el negocio” del astillero, además de “solventar problemas y buscar soluciones”. Para ello, lo primordial es “la incorporación de un socio industrial”.

La consultora explica que Barreras tiene futuro gracias a sus “tres principales atractivos”. Por un lado, Kroll destaca la ubicación y la concesión portuaria en Vigo, por otro sus activos singulares (es la atarazana privada más grande de España) y el know-how atesorado durante su más de 100 años de historia. “Lo que se busca es la solvencia técnica y económica; no venimos a liquidar nada”, resaltan.

Pese a que los trabajos se encuentran en una fase “muy preliminar”, la consultora –que tiene a seis personas trabajando en el caso– tiene tres objetivos clave: además de esa incorporación de un socio industrial (lo que en suma supone una venta), aspiran a “volver a ganar la confianza de los clientes” y a abrir nuevas vías de ingresos. En este sentido, señalan como clave el “conseguir el desarrollo del refit” en las gradas olívicas, es decir, “un negocio recurrente” a través de las grandes transformaciones de embarcaciones, además de mantener la construcción de nuevos buques.

Sobre este último aspecto, desde Kroll eluden mencionar los dos cruceros posteriores de Ritz como una posibilidad para la cartera de pedidos, en la que solo figuran el Evrima y el ferri de Armas. “El actual socio es armador, un cliente más que en su momento se vio obligado a hacerse cargo del astillero”, comentan las mismas fuentes.

Futuro

Los cierto es que, como adelantó este periódico, la construcción de los buques de ultralujo que deberían seguir al crucero ahora en Astander está cada vez más lejos de Vigo. El proyecto para las dos nuevas unidades coge forma con Chantiers de l’Atlantique, astillero participado en un 84,3% por el Estado francés con el que negocia el equipo que lidera Douglas Prothero. La firma todavía no se ha producido.

Cruise Yacht OpCo (la armadora que utiliza Ritz-Carlton Yacht como marca comercial) está trabajando en el respaldo financiero para la contratación de los dos cruceros mientras en Vigo los bloques de Havila siguen amontonados en las gradas y otros espacios del astillero y Kroll trabaja en el denominado prepack concursal, mecanismo por el que se vendería la unidad productiva de forma rápida.

Hijos de J. Barreras continúa sumido en este impasse al que se suma la falta de noticias del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas de la SEPI. La atarazana había pedido 30 millones de euros por el daño económico que dejó el COVID. Sobre esto desde el astillero informan a las auxiliares que la fecha prevista para recibir una respuesta desde que se hizo efectiva la solicitud (seis meses) fue ampliada.

Compartir el artículo

stats