Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Prothero contrata a una empresa experta en liquidaciones para Barreras

Kroll se ha hecho cargo de la gestión

Entrada del astillero Barreras

Entrada del astillero Barreras

Un equipo de tres profesionales, con "poderes ilimitados" y con mandato de hacerse cargo de la compañía. Con estas credenciales desembarcó ayer en Hijos de J. Barreras una delegación de la consultora Kroll, especializada en procesos de reestructuración y liquidación de empresas con graves problemas de solvencia y viabilidad, como confirmaron a FARO fuentes de la plantilla. Ayer se celebró un breve encuentro entre estos directivos y el comité de empresa del astillero, al que no desvelaron la magnitud del agujero económico o el detalle de las medidas de ajuste laboral que tienen en agenda. Kroll ha llegado a Vigo por encargo del presidente ejecutivo de la propia Barreras, Douglas Prothero, que abandonó la ciudad con el único pedido que tenía la atarazana en marcha, el crucero Evrima.

"Se informa a todos los empleados que el astillero ha procedido a contratar los servicios de la firma internacional de consultoría Kroll para apoyar y reforzar la estrategia de la compañía en la búsqueda de alternativas que garanticen su estabilidad y viabilidad", indicó ayer por correo un responsable de Barreras a los trabajadores. "Le damos la bienvenida y esperamos la colaboración de los empleados en todo aquello que puedan necesitar para desarrollar con éxito sus funciones", continuaba la misiva. Ni Prothero, ni el responsable financiero, de recursos humanos o miembros del consejo estaban ayer presentes en la toma de posesión de Kroll como nuevos gestores del mayor astillero privado de España.

Este mismo miércoles expira el plazo para que la SEPI se pronuncie sobre la petición de fondos públicos cursada por Prothero, de 30 millones de euros, adicionales a los 8 que pidió a la Xunta en forma de préstamos participativos.

Huida

El Evrima abandonó Barreras el 15 de marzo, remolcado por el Hispania. Acababa de salvar un embargo por una deuda de 80.000 euros, que habían aprovechado un par de auxiliares para instar este procedimiento en el juzgado. Llegó el crucero a Astander (Santander) el 19, y atracó en uno de sus muelles a la semana siguiente. Hasta hoy, el mayor pedido civil de la historia naval española no ha subido al dique seco tras el que, como dijo el astillero, regresaría a Vigo en un plazo de un mes.

Cuando el Evrima partió de Vigo, el equipo de Douglas Prothero sabía que el dique seco de Astander estaría ocupado hasta, al menos, la segunda semana de abril. Continuó ocupándose semana a semana, hasta hoy. En todo este tiempo, en el crucero de ultralujo se han realizado básicamente tareas de mantenimiento, como las que ya se hacían en Vigo. Aquí, Barreras puso en marcha medidas de ajuste laboral, con extinciones de contrato, centradas en personal eventual, con unos 40 despidos.

Compartir el artículo

stats