Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viana do Castelo proyecta su propia “Plisan”

Vista aérea del puerto comercial de Viana do Castelo. | // C. VIANA

Enmarca la iniciativa dentro de la “Agenda do Mar”, con la que aspira a crear un millar de empleos directos en una década | Incluye un acceso ferroviario al actual puerto comercial

Es una de las cámaras más activas del norte de Portugal en cuanto a captación de nuevas inversiones. Su presidente, José Maria Costa, ha aprovechado todo tipo de programas europeos y estatales para hacer de Viana do Castelo un territorio friendly (amigable) para las empresas. “Vamos a renunciar a todo tipo de tasas. Queremos ser un municipio favorable a las inversiones, renunciaremos a los ingresos para invertir en el futuro, que consiste en crear empresas y puestos de trabajo”, dijo el pasado septiembre. No pudo calcular el importe, pero sí desveló que, desde 2013, había eximido a las empresas de impuestos por valor de siete millones de euros. El mes pasado amarró una tercera factoría del grupo norteamericano BorgWarner, que invertirá 25 millones en una nueva planta de 17.000 metros cuadrados en el Parque Empresarial de Lanheses, y tras haber recortado 90 empleos en la factoría de Zamáns, en Vigo, desde 2017. Pero hay algo que se le resiste a Costa: el puerto. El líder municipal considera que no saca partido de sus potencialidades, por lo que ha decidido iniciar el estudio para la construcción de un puerto seco, una plataforma logística intermodal similar a la de Salvaterra-As Neves (Plisan). Y será parte de un programa, la Agenda do Mar, con el que prevé movilizar inversiones por 500 millones de euros.

Claves

  • Un programa con el mar como pulmón

    Viana do Castelo aspira a captar 500 millones de inversión, pública y privada, en diez años. Incluye actividades como el naval, la offhsore o la acuicultura.

  • Un puerto que no carbura como antes

    El puerto comercial de este municipio cerró 2020 con 357.000 toneladas, muy lejos de las casi 600.000 que anotó en el año 2007.

  • Una comunidad con firmas de Vigo

    Nogar o Emenasa son dos de las firmas asentadas junto al mar. La viguesa Aludec tiene tres plantas en Viana do Castelo.

“Viana do Castelo, en el marco de su Agenda do Mar, propondrá que se realice un estudio de viabilidad para la construcción de un puerto seco (plataforma logística intermodal), y también acceso ferroviario al puerto comercial, en estrecha coordinación entre ambas inversiones”, avanzó el presidente municipal el pasado viernes. José María Costa responde así a la “constatación de la capacidad de atracción de nuevas inversiones y en la capacidad exportadora de las empresas”. Viana es uno de los distritos con mejores ratios de comercio exterior de todo el país. Sus planes ya han recibido la bienvenida de toda la Comunidade Portuária. La Plisan del norte luso estará a una hora por carretera de la gallega, que tardó dos décadas en carburar, antes de la llegada de la nueva factoría de Conservas Albo.

Comunidad portuaria

El regidor de Viana tiene motivos para querer trabajar en el futuro del puerto comercial local. La evolución no ha sido positiva en los últimos años, como constatan los datos de la CPVC (Comunidade Portuária de Viana do Castelo). El año de la pandemia cerró con una caída en los tráficos del 6%, con 357.165 toneladas, muy lejos de las 503.000 que había registrado hace diez años, y a años luz de las casi 600.000 toneladas de 2007. La comunidad portuaria es limitada, de momento. Cuenta en sus filas con la filial de la viguesa Nogar, que adquirió la filial de Europac, así como una estibadora y un transportista marítimo en el mismo puerto luso. En 2019, la auxiliar del naval Emenasa se adjudicó dos naves industriales en el Parque Empresarial Praia Norte, contiguo a las instalaciones del antiguo Estaleiros Navais de Viana do Castelo (ENVC), propiedad ahora del grupo Martifer y renombrado como West Sea Viana Shipyard. Las tasas de ocupación de este parque empresarial ascienden, para el primer año, a 2,5 euros por metro cuadrado.

El municipio no ha ofrecido todavía muchos detalles de su Agenda do Mar, que está todavía en fase de redacción. En todo caso, la intención de su ejecutivo pasa por trazar un proyecto heterogéneo, con apuesta por la energía offshore –ya cuenta con un parque instalado, Windfloat–, la construcción y reparación navales, la industria pesquera, la acuicultura o los deportes acuáticos. “Queremos atraer y atraer inversiones a Viana do Castelo en los próximos años. Queremos incrementar en 1.000 el número de puestos de trabajo cualificados en las zonas marítimas”. No ha trascendido, por tanto, la dimensión con la que aspira a dotar a su plataforma logística intermodal. 

Compartir el artículo

stats