Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los microchips ponen a Stellantis contra las cuerdas: sin producción “hasta nuevo aviso”

Imagen de fondo: Planta de Stellantis en Vigo

Imagen de fondo: Planta de Stellantis en Vigo R. Grobas / FDV

La planta gallega comunica a los proveedores un paro de actividad indefinido: “No podemos dar una fecha”

Los efectos de la pandemia en la automoción gallega pueden quedarse en anécdota al lado de la dimensión que está alcanzando la ya conocida coma “crisis de los microchips”, un problema de desabastecimiento mundial por la disparada demanda de semiconductores (presentes en la práctica totalidad de los dispositivos electrónicos: PC, móviles, consolas, tablets, vehículos, etc.). Después de dos días de anuncios a medias, desmentidos y rumores, la planta de Vigo de Stellantis (antes Grupo PSA) no ha tenido más remedio que comunicar a su red de proveedores y al comité de empresa que paraba desde ayer a la noche toda su producción (las dos líneas, que ensamblan más de 2.300 coches al día) “hasta nuevo aviso”. “No podemos dar una fecha”, reconocían fuentes de Balaídos a FARO. La medida arrastrará a la mayoría de fabricantes de componentes de automoción instalados en Galicia, que como la propia Stellantis tendrán que echar mano de los ERTE (expedientes de regulación de empleo temporal) aprobados este año para capear este paro indefinido.

Fuentes del sector dan por hecho que la factoría gallega podría no retomar la actividad en lo que resta de mes, pero la empresa no puede asegurarlo: todo dependerá de la rapidez con que se restablezca el flujo de suministro de los componentes que llevan integrados estos microchips. Hasta ahora se estaba echando mano de los transportes aéreos urgentes desde Macedonia (donde está el principal proveedor afectado por los chips), pero esta medida ya no es suficiente. Se habla, no obstante, que el Sistema 2 (vehículos comerciales ligeros y monovolúmenes) podría arrancar el 31 de mayo, y el Sistema 1 (todocaminos y sedanes), el 3 ó 4 de junio, aunque no hay confirmación oficial. De hecho, las notificaciones a los fabricantes de componentes se limitan a advertir de que no habrá recogidas (de piezas) “hasta nuevo aviso”.

La UE comprometerá fondos para duplicar la producción actual en suelo europeo

La factoría de Balaídos lleva prácticamente diez días sin una jornada en la que se trabaje con normalidad en los tres turnos. El director de la planta, Ignacio Bueno, se había reunido con los representantes del comité de empresa el miércoles para trasladar las últimas novedades sobre una crisis que, como reconoció, no mejorará a lo largo de las próximas semanas. Esta situación de “incertidumbre”, sin embargo, podría mejorar en la segunda mitad del año. Así lo reconoció Bueno, tal y como había hecho antes el propio patrón de Stellantis, Carlos Tavares.

Producción

La escasez global de microchips está llevando a los principales productores mundiales a invertir cantidades millonarias. Gigante del sector como la surcoreana Samsung, la taiwanesa TSMC o la norteamericana Intel ya han anunciado grandes inversiones en sus factorías para dar un impulso y poder cubrir la desbocada demanda. Y en Europa la intención es la misma.

El comisario de Mercado Interior, Thierry Breton

El comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, anunció ayer que la Unión Europea está dispuesta a comprometer fondos “significativos” para aumentar la fabricación de semiconductores y poder respaldar así a la industria.

Según recogió Reuters, Breton se manifestó así después de una reunión con el proveedor holandés ASML. El comisario apuntó que Europa necesitaría duplicar su participación en la producción global de semiconductores para 2030, alcanzando una cuota de mercado del 20% con chips de 2 nanómetros más avanzados.

De hecho, el mismo medio publicó el pasado abril que la UE estaba formando una “alianza” de empresas europeas de semiconductores (con ASML, las también holandesas STM y NXP y la alemana Infineon) para ayudar a cumplir ese objetivo. Breton indicó que la creación de la alianza sería comparable a los planes de EE UU, China y Corea del Sur para apoyar a sus fabricantes de chips nacionales. De hecho, también destacó que espera atraer a uno de los tres grandes fabricantes: Samsung, Intel o TSMC.

“Estamos en una posición en la que queremos ofrecerles la oportunidad de venir, invertir en nuestro continente y mejorar la seguridad del suministro; Ojalá podamos avanzar rápidamente, y cuando digo rápido, es cuestión de meses, no de años”, señaló Breton.

Vista general del concesionario PSA Retail Vigo, en la avenida de Madrid.

El grupo reestructurará su red de concesionarios, con más de 35.000 trabajadores en España

La Federación de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) calcula que la reestructuración de la red comercial que anunció Stellantis afectará a unas 329 empresas en España, de las que dependen más de 1.200 puntos de venta y posventa, y más de 35.000 trabajadores repartidos por todo el territorio nacional.

La organización ha pedido al grupo automovilístico surgido de la fusión entre los grupos PSA y FCA que busque el “diálogo y el consenso” con los concesionarios a la hora de llevar a cabo la reestructuración de las redes comerciales de sus marcas en España.

Por ello, Faconauto ha indicado que estará “vigilante” y que acompañará a los concesionarios en las siguientes fases del proceso. Además, considera “esencial” que se salvaguarden las inversiones realizadas por parte de las concesiones y que se asegure la capilaridad de las redes para seguir prestando el mejor servicio a los clientes.

“Como viene advirtiendo Faconauto, se pone de manifiesto una vez más la inseguridad jurídica que sufren los concesionarios, por lo que es urgente dotar a la distribución y reparación de vehículos de esa seguridad, de tal forma que existan unas relaciones comerciales justas, tanto para fabricantes como para concesionarios”, subraya.

La organización ha destacado ser consciente de que se está produciendo un periodo de cambio en el modelo de distribución de vehículos, para el cual ha señalado que los concesionarios se están preparando. “La situación que ahora afrontan las redes de Stellantis se puede repetir en el resto, por lo que Faconauto utilizará desde la unión sus recursos para proteger los intereses de todas las redes de concesionarios oficiales a las que aglutina”, sentencia.

Compartir el artículo

stats