Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las exportaciones allanan la recuperación de Galicia con un primer trimestre histórico

Miles de vehículos listos para su embarque en la terminal de transbordadores de Bouzas

Miles de vehículos listos para su embarque en la terminal de transbordadores de Bouzas Marta G. Brea

Cuando el coronavirus llegó a España hacía semanas ya que el comercio internacional andaba muy alterado por el impacto de la parálisis de China en el mercado de las materias primas y la cadena de aprovisionamiento. De hecho, en aquellos primeros momentos la duda no era cuánto daño haría la pandemia en cada país, sino las consecuencias de la ausencia del gigante asiático en la economía global. Cuánto aguantaría la industria del resto del mundo con el stock acumulado hasta entonces. Luego se extendieron los cierres de fronteras, el veto a la movilidad e, incluso, la cuarentena de las mercancías.

En marzo de 2020, con solo quince días del primer estado de alarma, las exportaciones de Galicia empezaron a flojear y en abril, cuando la actividad se ciñó a lo puramente esencial, las ventas a otros países se desplomaron a niveles de 20 años atrás.

Con mucha incertidumbre todavía en la cabeza del ciudadano, el consumo interno sigue al ralentí, sin perder de vista el cada vez más rápido proceso de vacunación.

Hasta que la demanda acabe de desperezarse, la economía regional se agarra al tirón del negocio exterior, donde se empieza a ver el cambio de ciclo.

Las exportaciones de las empresas gallegas entre enero y marzo ascendieron a 5.450 millones de euros, según el balance publicado ayer por la Secretaría de Estado de Comercio. No solo vuelven a cotas anteriores. Se trata del mayor saldo de la historia en el primer trimestre de un ejercicio. En ese mismo periodo de 2020, condicionado por el inicio de la crisis del COVID-19, el negocio exterior de la región rondó los 4.900 millones.

Las ventas crecen casi un 11%, la mayor subida del país

Un año después, el crecimiento de las ventas roza el 11% –y un 2,8% por encima de 2019, antes de la pandemia–, el más alto entre todas las comunidades. A continuación están Murcia, con un alza del 10,6%; y Cataluña, un 10,1% más. Hay cinco autonomías todavía en números rojos. Las exportaciones de Canarias mermaron un 39,8% hasta marzo; un 21% las de Castilla y León; cerca del 15% las de Extremadura; un 8% las de La Rioja; y un 2,1% las de Navarra. El conjunto del Estado arroja un importe de 72.308 millones tras una subida del 4,9% en comparación con el primer trimestre de 2020.

¿Qué pasó para que Galicia experimente este fuerte rebote y lidere la reactivación del comercio internacional en España? Que la automoción sigue muy fuerte de momento, a la espera del efecto que el desabastecimiento mundial de los chips y las paradas obligadas en la factoría de Stellantis en Balaídos, pasen factura al sector. Las exportaciones de la industria gallega del motor aumentaron un 37,6% y superan los 2.000 millones de euros, casi el 40% del total del negocio exterior de la región.

El motor impulsa el negocio exterior con otro incremento del 37%

Ninguno de los otros polos de fabricación de coches en España pisa tanto el acelerador. En Cataluña, actualmente la única comunidad que exporta más automóviles que Galicia, el incremento entre enero y marzo fue del 18%, hasta los 2.876 millones de euros. El alza en la automoción vasca se situó en el 17,8%; un 0,3% únicamente en Aragón; y en Comunidad Valenciana el negocio exterior del motor descendió el 16%. 

  • Así revolucionará Stellantis el transporte vigués

“Lo que está pasando con la automoción en Galicia es absolutamente increíble”

Santiago Lago - Director del Foro Económico de Galicia

decoration

“Es, junto con la resiliencia del sector agroalimentario, una de las claves del mejor comportamiento de Galicia –añade el catedrático de la Universidad de Vigo–. También es cierto que sin ellos y sin el aguante de Inditex frente a otros competidores, los datos no serían muy diferentes a los del Estado”.

Pesca y combustibles vuelven a tasas positivas

El textil sigue siendo la cruz de las exportaciones, aunque con retrocesos mucho menos duros que en los primeros compases de la pandemia. El flujo de prendas de vestir no de punto hacia otros mercados disminuyó un 27,8% (408 millones de euros) y las de punto un 13% (314,8 millones). Sí vuelven a tasas positivas otros dos sectores fundamentales en el negocio internacional de las empresas de Galicia. Las ventas de pesca fresca remontaron un 8,2%, hasta los 320 millones de euros; y las de combustibles se acercaron a los 199 millones de euros, un 13,8% más.

  • El megaplan del textil gallego y Moda España para vestirnos: ropa duradera, reciclable y con pasaporte
    El sector se alía en un proyecto para los Next Generation con ecodiseño, una nueva cadena de suministro y digitalización de pymes

Tras cosechar un ejercicio de récord por el tirón de sus productos para el almacenamiento, la conserva reduce sus exportaciones un 6,7% (187,7 millones de euros) en los primeros meses de este año. Todo lo contrario que el aluminio, donde se disparan un 43,9% (186,7 millones). Crecen también con fuerza las ventas de la madera (15,1%);_piedra (9,1%);_y el naval, con un negocio de 73 millones, diez veces más que en 2020 después de las últimas entregas de los astilleros vigueses.

  • La conserva gallega reina en la despensa de Europa
    El sector esquiva el desplome a la mitad del negocio exterior

“El concepto brotes verdes no es adecuado para esta ocasión porque no estamos en una crisis donde se quemó todo, sino ante un cierre de lo que había que cerrar. En cuanto normalicemos la situación sanitaria, esto se va a disparar”, explica Lago, más partidario de hablar de “reapertura de la economía”. “Es una crisis diferente –insiste–. Por eso funcionaron tan bien los ERTE y la reactivación ahora del mercado laboral”

Compartir el artículo

stats