Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

COVID y envejecimiento vacían de ventas a concesionarios de más de media Galicia

En España se ensamblaron un 13% menos de coches que hace un año

COVID y envejecimiento vacían de ventas a concesionarios de más de media Galicia FdV

El concello de Covelo, en la comarca de A Paradanta, figuran 2.368 vecinos en el padrón. Perdió la barrera de los 3.000 en el año 2012, y nunca volvió a recuperarla; todavía circulaban las pesetas cuando el número de habitantes superaba los cuatro millares. Hubo un tiempo en que, en Covelo, se matriculaban entre 30 y 60 turismos al año, un par de ciclomotores y media docena de furgonetas. Pero estos datos son pretéritos.

Hasta 171 concellos gallegos anotaron meses en blanco en matriculaciones en el último año, y sin contar con el abril del cerrojazo; el impacto del éxodo rural se dispara un 30%

Es cierto que la pandemia ha sido un aguijón poco piadoso con la comercialización de vehículos, a nivel global, pero también que el mercado en Galicia está muy marcado ya por el envejecimiento poblacional y el éxodo rural.

Las matriculaciones de coches se hundieron poco más de un 20% en la comunidad en los doce meses COVID; en este concello pontevedrés alcanzó una ratio del 50%. Sin contar con las semanas del cerrojazo (abril), Covelo no registró ninguna matriculación en marzo, mayo, octubre, enero y febrero. Hay 170 municipios más en los que los concesionarios encadenaron meses en blanco, pese a la desescalada y a las –fracasadas– ayudas del Plan PIVE. Son más de la mitad de los concellos de Galicia. Este panorama se ha agravado drásticamente en apenas un año, cuando eran 133 las localidades que exhibían registros similares.

 

CLAVES DESTACADAS

1. Incremento en el último año

La pandemia ha agravado un problema ya estructural: hace un año eran 133 los concellos en los que no se vendía un solo coche en varios meses.

2. Mapa de calor: la Galicia vaciada

Nueve de cada diez municipios ourensanos tiene estos registros. Es, con mucha diferencia, la provincia donde el envejecimiento, el éxodo rural y el COVID han golpeado más al mercado de venta de vehículos.

 Si se hiciera un mapa de calor con estos datos –de la Dirección General de Tráfico, facilitados por el Instituto Galego de Estatística–, la comunidad aparecería segregada en dos partes. También aquí, la fachada atlántica es la que sale más indemne en este colapso del mercado de venta de coches; los municipios del interior son, por lo general, un erial en nuevas matriculaciones. El grueso está en la provincia de Ourense. Con 92 municipios, casi el 86% de ellos registró meses en blanco en la comercialización de turismos. En el de Larouco, por ejemplo, constan solo dos coches matriculados en todo el año de la pandemia (marzo 2020 a marzo de 2021). Con una extensión de cerca de 24 kilómetros cuadrados, ha perdido más de una cuarta parte de habitantes en la última década; tiene 172 pensionistas y 131 afiliados a la Seguridad Social. En Quintela de Leirado, en la comarca de Celanova, pudieron celebrar en octubre la llegada de un nuevo vehículo al concello, después de ocho meses sin una sola matriculación.

 La provincia de Lugo, con 45 municipios, es la segunda donde más se ha repetido este escenario en los últimos meses. El primer turismo nuevo llegó a Santiso en julio; en Negreira de Muñiz el año empezó más animado, pero se desinfló después del confinamiento: cuatro vehículos vendidos en total. Pontevedra, con veinte concellos, fue la demarcación provincial menos afectada por esta concatenación de largos periodos sin dar de alta ningún utilitario. Acusada en A Paradanta, de hecho: además de Covelo, Arbo, A Cañiza y Crecente no dieron muchas alegrías a los concesionarios. Tampoco lo hicieron en Agolada, Rodeiro, Mondariz, Mondariz-Balneario, Meaño, Forcarei, Pazos de Borbén o Fornelos de Montes. En A Coruña se reprodujo esta situación en otras 25 localidades, incluidas las costeras de Laxe, Corcubión o Dumbría.

 

La recaudación

Según los datos de la Agencia Tributaria, en el primer trimestre de este año las matriculaciones se redujeron en más de un 16%, contando con las unidades importadas. Pero no se resintieron los ingresos del Fisco. Bien al contrario: la recaudación pasó de 3,22 a 5,4 millones de euros, debido a un mayor valor de los coches matriculados y al incremento del propio impuesto (por la entrada en vigor de la nueva normativa WLTP, que el Gobierno central rechazó posponer). La cuota media a ingresar en 2020 fue de 387 euros por esta tasa, frente a los 773 euros de los tres primeros meses de este ejercicio.

 

 La crisis de los chips, para “varios meses más”

 Las plantas españolas fabricaron 226.958 vehículos durante el pasado mes de marzo, lo que supone una subida del 56,8% en comparación con las cifras del año pasado, mientras que arroja una disminución del 13,3% respecto al mismo mes de 2019, según datos publicados por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). Desde Anfac explicaron que en marzo de 2020 las factorías nacionales ya llevaban cerca de días paradas por la pandemia del coronavirus. Así, destacaron que la caída entre 2019 y 2021 se justifica por la menor demanda por parte de los mercados europeos y del español y por la paralización de las plantas como consecuencia de la escasez de chips.

“El problema de los semiconductores está durando más de lo estimado por los fabricantes en un primer momento y hay previsiones que apuntan que se alargue varios meses más"

José López-Tafall, - Director general de Anfac

decoration

“El problema de los semiconductores está durando más de lo estimado por los fabricantes en un primer momento y hay previsiones que apuntan que se alargue varios meses más. A este condicionante hay que añadir que los principales mercados europeos siguen sin alcanzar todavía los ritmos de ventas de 2019, anteriores a la pandemia”, subrayaron." El fuerte desabastecimiento de microchips es un problema importante, pero aún lo es más la difícil y lenta recuperación que están registrando las matriculaciones en Europa, en especial en España”, ahondó el director general de Anfac, José López-Tafall, que recordó que uno de cada cuatro coches que se compran en España se fabrica aquí.

En el conjunto del primer trimestre del año, las instalaciones productivas españolas ensamblaron 662.224 vehículos, lo que supone una bajada del 12,5% respecto a 2019 y una subida del 2,3% en comparación con 2020. Las factorías españolas ensamblaron 170.891 turismos y todoterrenos en marzo, un 46,7% de subida en comparación con 2020 (-18,4% frente a 2019), mientras que en los tres primeros meses del año el volumen fue de 512.380 unidades, un 0,4% menos (14,4% menos). De su lado, la fabricación de vehículos comerciales e industriales alcanzó 56.067 unidades en marzo, un 98,5% de crecimiento interanual (+7,4% respecto a 2019), al tiempo que creció un 13% en los tres primeros meses de 2021 (+5,3%), hasta 149.844 unidades.

En cuanto a la exportación, las plantas españolas enviaron 199.769 vehículos fuera de España en marzo, un 54,3% de subida interanual y una bajada del 3,5% respecto a hace dos años, mientras que la exportación trimestral subió un 7,1% (-5,4% frente a 2019), con 567.373 unidades.

Compartir el artículo

stats