Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PSA Vigo ya trabaja a ritmo pre-Covid

La planta de Balaídos recupera la normalidad en la producción con un volumen diario de 2.250 vehículos, casi similar al que tenía hace tres meses, antes del confinamiento

Por la izquierda, Juan Lloves (GKN Driveline), Feijóo, Conde y Roberto Cavallo (Denso), en Ceaga.

Por la izquierda, Juan Lloves (GKN Driveline), Feijóo, Conde y Roberto Cavallo (Denso), en Ceaga. // FdV

Tres meses después de bajar la persiana por el coronavirus, la factoría de Vigo del Grupo PSA ha vuelto a la normalidad. Al menos en lo que se refiere a volúmenes de producción. Las dos líneas de Balaídos están fabricando ya una media de 2.250 vehículos al día, como antes del estallido de la crisis, una cifra hasta hace un mes impensable y que confirma la rápida recuperación -al menos por ahora; su duración dependerá de la evolución de los mercados- del sector gallego del automóvil, sostenida por el tirón de ventas de los modelos vigueses, tanto las furgonetas K9 (Berlingo, Partner, Combo y Proace) como el nuevo todocamino 2008.todocamino

Estos 2.250 coches al día han permitido reactivar prácticamente el 100% de las líneas de montaje de los proveedores y las tres escalas semanales del servicio de autopista del mar que Suardiaz explota entre Bouzas y Nantes-Saint Nazaire, aunque sin el enlace a Tánger, que sigue por ahora en stand-by, como avanzó este periódico. Fuentes sindicales confirman que la planta está trabajando casi al máximo de capacidad tras aumentar la cadencia (el número de coches que se fabrican por hora) y suprimir tiempos de descanso habilitados en las primeras semanas tras la vuelta al trabajo en mayo, manteniendo las medidas de prevención anti-Covid, lo que, apuntan, está generando algunos problemas en los días de más calor.

PSA-Vigo, con la planta satélite de Mangualde, ha sido de las más rápidas del grupo galo en Europa en recuperar la producción, y eso se debe al éxito de las furgonetas, que representan más del 50% del volumen de carga en Balaídos y el 100%, en el centro portugués. Los comerciales ligeros sostienen cuatro turnos de producción en Vigo. La alta demanda de este tipo de vehículos se explica por los pedidos acumulados durante el confinamiento y el impulso de los planes de ayudas de los diferentes países europeos a la compra de coches, tanto de turismos como de furgonetas, un segmento clave para las pymes y micropymes y las grandes flotas de empresa. La otra silueta superventas de Vigo es el 2008, el primer SUV gallego, que antes del Covid ya estaba registrando una magnífica acogida en el mercado siguiendo la estela de su hermano mayor, el 3008.¿Producción récord?

Con todo, el centro vigués quedará muy lejos este año de la producción récord que se esperaba gracias los nuevos modelos. Aunque dependerá de cómo evolucionen los mercados en lo que resta del segundo semestre del año, se espera que la caída sea del 20% contando los casi dos meses que estuvo parada la planta, el despegue gradual y la posible afectación a las ventas si se prolonga la crisis económica por el Covid-19. Con esta previsión, Balaídos se quedará muy lejos de los más de 550.000 coches que se preveían para 2020, aunque podría mantenerse por encima de los 390.000. La planta está trabajando ahora con cuatro turnos en el Sistema 2 (furgonetas y monovolúmenes) y con tres en la línea 1 (SUV y sedanes, que, curiosamente, han experimentado un ligero repunte en la demanda en las últimas semanas).

Para evitar los contagios, tanto PSA como los fabricantes de componentes y auxiliares cuentan con protocolos de prevención y limpieza, y en el caso de la planta de Balaídos hay un decalaje de una hora en las entradas de los turnos para evitar aglomeraciones. A mayores, controles de temperatura y reparto diario de mascarillas y otros EPI para proteger a las plantillas en su puesto de trabajo, en los accesos y durante los desplazamientos. Solo para la reactivación de Montaje el pasado día 13, PSA distribuyó entre los equipos de trabajo 80.000 mascarillas, 5.000 pantallas faciales, 5.000 botes de gel hidroalcohólico de uso personal, 3.000 gafas y 4.500 dípticos informativos con normas sanitarias.

Compartir el artículo

stats