Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unas atracciones de rascarse el bolsillo

Los feriantes encarecen los precios entre 50 céntimos y 1 euro como medida para hacer frente al aumento del carburante y la electricidad | Los dueños de las barracas analizan ahora mucho más la rentabilidad de las fiestas

Vista panorámica de las atracciones, ayer, en la urbanización de O Regueiriño. A.L.V.

Esta tarde dan comienzo las Festas das Dores de Lalín, unas celebraciones que cuentan con 53 barracas, atracciones o puntos de degustación. Unos puestos que recuperan su actividad sin restricciones, tras dos años paralizados como consecuencia del coronavirus. Sin embargo, a pesar de retomar su actividad laboral, los feriantes muestran su preocupación ante la subida del coste del carburante y de la electricidad que se lleva experimentando durante estos meses y que se ha cebado especialmente con ellos.

La mayoría se han visto en la obligación de aumentar el precio de las entradas para poder mantener su negocio. Pero aseguran que la subida es mucho menor en comparación con el incremento de los costes a los que tienen que hacer frente.

"Nos subieron más los costes de lo que nosotros al público ”

Marcos Varela - Feriante

decoration

Comerciantes como José Antonio Fernández afirma que ha tenido que encarecer los precios entre 0,50 y 1 euros, una medida que han seguido la mayoría de atracciones modificando los 3 euros de media que costaban anteriormente. A esta medida se suman también los puestos de comida que han comprobado como en los últimos meses los productos han experimentado una subida exponencial. Asimismo, hay establecimientos como la tómbola de Miro Fernández que, por el momento, y a esperas de ver que ocurre en el futuro, prefiere mantener sus precios para no perder clientela.

“Este año nos mantenemos, pero las pérdidas aumentan”

Miro Fernández - Feriante

decoration

Los propietarios también afirman que a pesar de ser conscientes de que la situación es complicada, la gente por lo general se muestra animada y, si el tiempo les da tregua, prevén que las seis jornadas, incluyendo el Día del Niño del miércoles, les den buenos resultados.

“Con la situación actual vemos mucho más a que fiestas vamos”

José Antonio Fernández - Feriante

decoration

Otro aspecto que en la actualidad tienen muy en cuenta es la selección de las fiestas a las que van, puesto que hay algunas que no les compensan económicamente, si analizan lo que les supone el desplazamiento y el coste de la licitación. Con respecto a este tema, los feriantes aseguran que el ayuntamiento de Lalín, en este caso, les ha mantenido el precio que tenían establecido antes del inicio de la pandemia, algo que según indican no ocurre en todas las fiestas, ya que en otros lugares sí que han tenido que desembolsar una mayor cantidad.

Compartir el artículo

stats