Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los héroes de la crisis energética: “Pago 8.000 euros al mes de luz y 7.500 de gasoil”

Pymes como la empresa de congelados de Modesto Rodríguez abonan el doble en la factura eléctrica

Modesto Rodríguez, propietario de Perlamar, muestra uno de los congeladores por los que paga 3.000 euros al mes tras la subida de la luz. Fernando Casanova

Cada vez que el precio de la factura eléctrica se dispara, no tiemblan solo las economías domésticas, sino que se empina más aún la cuesta de la supervivencia para el pequeño y mediano comercio, las sufridas pymes y los autónomos, que son mayoría en la provincia.

“Está siendo muy difícil enfrentarse a las facturas de luz y gasoil; yo estoy pagando el doble. Imagínense lo que puede ser para una pyme pagar por una sola cámara frigorífica de las antiguas un recibo mensual de 8.000 de luz como pagué en julio, y más de 7.500 de gasoil de los camiones de reparto, que también se disparó ”, señala Modesto Rodríguez, propietario de Perlamar, una de la empresas de larga andadura en la distribución de congelados en Ourense.

La subida de la luz, que ha provocado que una farmacia pueda pagar más de 900 euros de luz, o más de 1.000 euros mensuales una peluquería media, como indicó la presidenta de la Asociación de Peluquerías, María José Rocholl, tras disparase los precios, ha sido para la pequeña y mediana empresas que además trabajan con alimentación un reto diario. Porque la luz cambia de precio cada día, según el mercado eléctrico.

“Lo llevamos malamente los que tratamos de contener los precios para no repercutirlos de forma exagerada en el consumidor, y como estamos tocándonos el bolsillo para seguir adelante”, explica.

Algunas empresas recurren a profesionales para que le gestionen los mejores precios en ese mercado eléctrico cambiante. “Yo contraté una empresa hace cuatro años que me gestiona el tema de la factura eléctrica y en cierto modo soy un privilegiado; aún así ahora pagué 3.000 euros al mes de luz por una sola cámara frigorífica y en cuanto al gasoil de los camiones de reparto, si antes pagaba un tanque de 2.200 euros a la semana hoy pago 3.500, semanales es decir más de 7.000 euros mensuales para sacar a la calle la flota”, indica Modesto Rodríguez.

En el mes de agosto todavía suben más las facturas para el sector de congelado, por el calor que “y en julio fueron 8.500 euros solo de luz”, apunta.

Lamenta que “están anunciando medidas, que si nos topan el precio del gas para que no repercuta en el resto, pero que nos topen directamente la luz y el gasoil si quieren ayudarnos”.

Como ejemplo de ese real decreto que reduce por un lado e introduce otros cargas “tengo la factura de un compañero de A Coruña, que pagó 15.000 de luz y al desglosar se ve que 7.000 euros son de luz y el resto impuesto”, lamenta.

Afirma que “si a esas facturas le sumamos los problemas que estamos teniendo, para conseguir materia prima como salmón, bacalao, casi desabastecido, y que ahora hay que pagarlo en mercado dólar,

Pese a la bajada del IVA, el 50% de la factura final son impuestos

El precio de la luz, que se había ido incrementado desde 2021, marcó cifras históricas el 8 de marzo de este año, con 442,54€ euros el megawatio/hora y el 9 de marzo de 2022, cuando alcanzó los 544,98 euros MW/hora. Ya entonces el 60% prácticamente de lo que se pagaba en la factura eran impuestos y no consumo real. En junio de este año se aplicó la llamada “excepción ibérica”, aplicada a España y Portugal para topar, es decir poner un limite al el precio del gas, cuyo incremento de precio en parte por la guerra de Ucrania, es el que influyo en las empresas que lo utilizan para producir la electricidad. También se rebajó el IVA eléctrico, al mínimo que permitía la UE. Pese a todo el precio de la luz que se fija diariamente en el mercado eléctrico y su valor varía a cada hora, cada día del año, a tenor de la oferta y demanda de energía, volvió a experimentar el 30 de agosto, por ejemplo, otro récord de euros MW/hora.

España sigue siendo el cuarto país de Europa detrás de Dinamarca, Alemania y Portugal, según Eurostat que paga más impuestos en su factura de la luz. Antes de estas medidas provisionales que puso en marcha el Gobierno, el 60% de la factura de la luz eran impuestos, alquiler de contador y otros, y el 40% consumo real. Ahora es del 50% La subida de la electricidad no es algo exclusivo de España, los precios se han disparado en toda Europa y el detonante ha sido el precio del gas y del CO2.

Compartir el artículo

stats