Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lalín y A Estrada lograrán rebajar su consumo vecinal de agua en los próximos veinte años

Silleda contendrá el aumento durante los meses de verano | Tampoco va a aumentar la demanda para fines ganaderos | La continuidad fluvial del Ulla mejoró tras retirar una decena de presas de antiguos molinos

Vertido de la depuradora de Botos al Asneiro, en mayo del año pasado. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Días atrás, cuando se sometió a pleno la apertura del proceso para la licitación del servicio de abastecimiento y saneamiento de Lalín, la edil de Facenda, Paz Pérez, recalcó que las tarifas premiarán el consumo responsable del agua. Y según el proyecto del Plan Hidrolóxico Galicia Costa 2021-2027, los habitantes lalinenses, así como los de A Estrada, reducirán el gasto de un bien que, gracias al cambio climático, irá cada vez a menos.

Este proyecto está a exposición pública durante seis meses, desde el pasado día 1. En su anexo sobre las demandas urbanas de agua, señala que el abastecimiento a las poblaciones comprende el uso doméstico, la provisión a servizos públicos locales e institucionales así como a comercios e industrias situadas en el ámbito municipal que está enganchadas a la red de suministro. Es lo que el documento denomina Unidade de Demanda Urbana (UDU). Pues bien la UDU de Lalín necesita al mes 0,18 hectómetros cúbicos (hm3) según datos de 2019. Entre junio y septiembre, la demanda de agua doméstica sube a los 0,19 hm3. La previsión es que en 2027 ya se no produzca ese incremento estival. En 2033, la demanda habrá bajado a los 0,17 hm3 cada mes, salvo entre junio y septiembre, que estará en 0,18. Y en 2039, dos décadas después de los primeros datos, se mantendrá ese mismo escenario.

A Estrada consume menos agua que Lalín

La demanda de agua en A Estrada es inferior, y seguirá siéndolo, a la de Lalín. La unidad de demanda urbana de la capital de Tabeirós precisan 0,16 hm3 de agua cada mes, salvo entre junio y septiembre, que llega a 0,17. El recorte en el consumo será muy notable ya en 2027, si se cumplen las previsiones: dentro de seis años, los estradenses consumirán 2 hectómetros cúbicos menos al mes que ahora, con 0,14 todos los meses salvo entre junio y septiembre, cuando precisarán 0,15. La contención en la demanda de agua doméstica continuará durante esta década y la siguiente, de modo que en 2039 la demanda mensual de agua en A Estrada será de 0,13 hm3 ya durante todo el año, sin ningún pico en verano. Así las cosas, los estradenses le ahorrarán a los cauces 0,3 hm3 al mes.

No logra reducirlo del todo, pero Silleda al menos contiene ese aumento de consumo de agua durante el verano. En la actualidad, el gasto doméstico total está en 0,05 hm3 al mes, pero sube a los 0,06 en marzo y de mayo a octubre. Desde 2027 ya habrá desaparecido esa subida. Eso sí, el consumo no va a descender en estas dos décadas, como tampoco se reduce en los demás municipios. En Cerdedo-Cotobade, en la actualidad la demanda doméstica de agua es de 0,04 hm3 al mes, y no logrará rebajarlo a 0,03 hasta 2039 pero, eso sí, en ese año de junio a septiembre seguirá como hasta ahora.

Así las cosas, Vila de Cruces demanda y seguirá demandando 0,03 hm3 de agua por mes, los vecinos tanto de Rodeiro como de Forcarei precisan 0,02 y en Dozón, se demandan 0,01 hm3 al mes. Habrá que ver si este descenso (o, por lo menos, contención) en el consumo de agua va a deberse al recorte de población, al encarecimiento del recibo o a una mayor concienciación ciudadana. Porque Agolada, que está en 0,01 hectómetros cúbicos salvo los meses de verano (con 0,02), va a acabar subiendo en 2039 a esos 0,02 hectómetros de demanda mensual, salvo entre noviembre y febrero.

Demanda ganadera

Al margen de las Unidades de Demanda Urbana, el futuro Plan Hidrolóxico también analiza los consumos actuales y futuros de los polígonos industriales, así como de las Unidades de Demanda Ganadera, puesto que las explotaciones, por su dimensión, han de contar con abastecimiento de agua al margen de la red de traída.

En las explotaciones agrarias, no aumentará el consumo de aquí a 2039. Así, La UDU de Lalín está y estará en 2,38 hm3 al año, seguido por los 2,24 de Silleda, los 2,17 de Rodeiro y los 1,50 de Dozón. A nadie se le escapa que estos cuatros concellos soportan buena parte de la ganadería vacuna, avícola y porcina de la provincia. Por eso, la demanda de agua para consumo ganadero es muy inferior en A Estrada (con 0,60 hm3 al año), Agolada (0,47) y Vila de Cruces (0,37).

En las áreas industriales, el volumen anual para el parque Lalín 2000 será de 0,85 hm3,. Será el más alto de las comarcas, ya que la demanda en Botos, al año, se queda en 0,32 hm3 y en el parque empresarial de Toedo, en A Estrada, en 0,30. Área 33 en Silleda consume más que éste, con un volumen anual de 0,46 hm3, mientras el de Agolada y O Camballón marcan, respectivamente, 0,07 y 0,05 hm3.

Fertilizantes

El futuro plan indica que las masas de agua sufren presiones derivadas de la actividad humana, tanto por extracción de agua como por el uso de suelos o vertidos industriales, agrarios o por eliminación de residuos. Apunta que un uso intensivo de fertilizantes puede poner en riesgo la calidad de las aguas, al aumentar los nutrientes. Pero al menos, en las comarcas no se alcanza el valor máximo de nitrógeno por hectárea, aunque en algunos puntos de Lalín limítrofes con Dozón sí aparecen niveles altos de fósforo.

La presión en tramos del Asneiro y del Deza

El inventario de presiones y evaluaciones de riesgo en los ríos de Galicia Costa menciona también el impacto de los aliviaderos de aguas pluviales, cuando éstos carecen de tratamiento previo. De los 3.222 que hay en toda la demarcación, 2.414 carecen de dicho tratamiento y, de éstos, en 545 se hallaron elementos contaminantes. En las comarcas, el mapa muestra más de 30 aliviaderos de pluviales no tratados con presencia de contaminantes, y otros 25 que están sin tratar pero que por el momento carecen de elementos nocivos. Por ríos, el documento nos indica que el Arnego, en cuatro tramos distintos, padece presiones por 7 puntos de aguas pluviales urbanas, por 1 por aguas residuales y por otro de industria. Hay dos tramos del Asneiro en perfectas condiciones, pero otro padece riesgos por cinco puntos de aguas residuales, dos de industrias y uno vinculado a la actividad minera. En cinco tramos del Deza hay presión de 8 puntos de aguas residuales urbanas, dos de pluviales, otros tantos de industria y uno de minería. El Ulla, en sus 142 kilómetros de recorrido, sufre la presión de 45 gasolineras, 4 mineras, 24 industrias, 241 puntos de aguas residuales urbanas y de 22 empresas vinculadas a residuos de construcción. En su masa subterránea hay además una presión agraria “potencialmente significativa”.

Cartel de aviso de crecida del Ulla en el pantano de Ollares./X.S.S.

La temperatura subirá más de 1 ºC

El cambio climático no se limitará a grandes trombas de agua, seguidas de periodos de sequía y con incendios de sexta generación en casi cualquier época del año. El Plan Hidrolóxico calcula que la crisis climática va a provocar que la temperatura media del agua suba por encima de un grado centígrado en el 5% de las masas de agua del Asneiro, el Arnego, el Deza y el tramo medio del Ulla. Hay, además, un riesgo alto de reducción de oxígeno en el tramo aguas arriba del Asneiro y del Arnego. Con este panorama, el documento aboga por implementar medidas que bajen la temperatura del agua aguas abajo del pantano de Portodemouros, con más impacto de presencia de trucha, y en la zona central del Ulla. Ayudan a esa reducción de la temperatura la vegetación riparia (porque hace sombra sobre el cauce) o la de la cuenca vertiente. Sobre el Ulla, el programa Life + Margall Ulla en 2015 eliminó una decena de tostas, las presas vinculadas a antiguos molinos que se habían quedado sin concesión. Al quitar estos obstáculos del cauce, mejoró la continuidad fluvial y, con ello, la recuperación de las poblaciones de mejillón de río. Augas de Galicia, además. prevé invertir siete millones de euros entre 2022 y 2027 en mejorar el sistema de saneamiento del margen derecho de Ulla, donde se ubican Deza y Tabeirós.

Compartir el artículo

stats