La corporación de Lalín aprobó ayer por unanimidad el inicio del expediente para contratar la gestión del abastecimiento del agua, el alcantarillado y la depuración de aguas residuales. Es, como señaló la teniente de alcalde, Paz Pérez, el contrato más caro del Concello, con un coste mínimo de 20,45 millones de euros, una cifra que supera los 19,4 millones de presupuesto que tiene Lalín para este año.

La cuantía puede llegar a los 27 millones, en vista de que la concesión puede durar 24 años, entre los 20 y las dos prórrogas de dos años cada una. Por eso, el BNG pidió que se realizase un seguimiento estricto de este contrato, con informes periódicos. Oposición y gobierno son conscientes de la falta de personal para acometer esta función, así que el regidor, José Crespo, es partidario de contratar a una empresa que se encargue de supervisar esta concesión y otras cuatro que también son de envergadura: la gestión de la basura, la renovación de luminarias a través de la ayuda del IDAE, el mantenimiento de jardines y, si hay otra subvención del IDAE, la mejora energética de edificios municipales.

Inversión de 1,8 millones

Sobre este contrato del agua y a petición del anterior alcalde, Rafael Cuiña, José Crespo se disculpó por sus críticas al cuatripartito por no disponer del contrato para la licitación. “Da mucho más trabajo sacar las cosas adelante que criticarlas”, admitió. No en vano, al gobierno popular le llevó dos años ultimar el contrato, como le recordó Francisco Vilariño, desde el BNG. La nueva adjudicación contempla una inversión de la empresa de 1,82 millones de euros, que recuperará al cabo de 19 años. El pliego contempla 10 actuaciones detalladas, así como la extensión de la red de alcantarillado a núcleos.

Los 20 ediles (faltaba la socialista Albar Forno) también sacaron adelante la Ordenanza reguladora das prestacións patrimoniais polos servizos de distribución de auga e servizo de rede de sumidoiros. Este documento suprime las tasas actuales, entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el BOP pero sus tarifas no se aplicarán hasta enero, cuando el gobierno local calcula que ya estará funcionando la nueva adjudicataria.

Paz Pérez explica que las variaciones son mínimas, y que para un usuario tipo que consuma 25 m3 por trimestre, el recibo subirá 1,10 euros al mes, entre los 0,65 euros por la subida del precio del agua y los 0,45 para saneamiento. La cuantía aumentará conforme aumente el consumo. Desde el PSOE se enviará una alegación para incorporar al pliego, puesto que Cristóbal Fernández recomendó que las tarifas fuesen trimestrales, en lugar de mensuales, ya que puede haber casas en los que el consumo varíe mucho de un mes a otro, y en cada mes entonces se le aplicarían tarifas distintas.

Pontenoufe

Ya en el apartado de mociones, hubo unanimidad en las dos presentadas por el grupo de gobierno. Una de ellas instará a la Xunta a reparar y poner en valor el puente de Pontenoufe, en A Xesta. El acceso por la zona Norte ya fue reparado, y el cuatripartito había pedido en numerosas ocasiones su mantenimiento, como recordó el edil Miguel Medela, de Compromiso por Lalín. Lalín pedirá, además, ayudas para instalar puntos de recarga eléctrica. Hubo ya contactos con Tesla para contar con esta dotación. La empresa pide, a cambio, dos plazas de aparcamiento cubiertas.

Buena sintonía pero con toques de atención

Cinco horas de pleno dan para alabanzas y también para reproches. A la hora de pedir explicaciones políticas sobre la polémica por la autoría de obras en la exposición de Maruja Mallo y Seoane que acogió Lalín el año pasado, Compromiso retiró la reprobación a la concejala de Cultura, Begoña Blanco, pero no le sirvieron las explicaciones que dio la edil. Cuiña entendió que Blanco tiraba de chulería para no responder, y Blanco le aconsejó que fuese más humilde, que hablase menos de sí mismo y dejase de nadar “en egocentrismos” en los plenos y que, si lo consideraba, se presentase a la próxima Medalla de Ouro de Galicia, como la que tenía Mallo. En otro momento del pleno, el líder de Compromiso vio “una declaración de amor de Santalla a Crespo” durante el debate por la ambulancia medicalizada. Añadió que “ustedes verán qué tipo de cama política quieren compartir”. Crespo siguió con la broma apostando por un bipartidismo armónico, pero Santalla, molesto, le obligó a retirar el comentario, añadiendo que “usted emplea la retranca muchas veces, y tenemos que interpretarla”.

Cobertura de los puestos vacíos en Abastos

El PP frenó las dos mociones del partido mayoritario de la oposición. En una de ellas, Compromiso por Lalín defendía la adjudicación de los siete puestos que están vacíos en la Praza de Abastos así como una campaña de promoción de este mercado. El líder del partido, Rafael Cuiña, recalcó que no es una petición de CxL, sino un “acuerdo plenario entre el actual gobierno y el anterior”. Desde el PSOE Román Santalla también urgió la necesidad de cubrir esos puestos vacantes. La edil de Comercio, Karen Fernández, explicó que hasta junio están en vigor las bases de licitación del año pasado, de modo que cualquier persona interesada en usar esos puestos puede solicitarlos. Pero eso sí, hasta pasado junio no puede abrirse otro concurso.

La ambulancia medicalizada, otra vez a pleno

Sí obtuvo el respaldo del PP la moción del Bloque en la que reitera la dotación de una ambulancia medicalizada para Lalín. Un servicio que reclama desde hace tiempo y que se antoja imprescindible en estos tiempos de pandemia. La edil d Sanidade, Eva Montoto, aseguró que su gobierno está implicado en esta petición. A propuesta del BNG, se reclamará un convenio con la Sareb para conseguir una bolsas de vivienda social en alquiler. En cuanto a las mociones del PSOE, hubo también unanimidad para poner medidas a las plantaciones de eucalipto antes de que entre en vigor la moratoria. Los socialistas traerán a un nuevo pleno su moción para actualizar el Plan Sectorial Eólico. Entre los muchos desfases que contiene este documento (es de finales de los años 90) figura que solo menciona al turismo como actividad a la que afecta los complejos eólicos, ignorando así a a la agroganadería.