Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un madrugador "campanu" del Ulla cae en Ximonde ante un pescador ribereño

Luis Souto lo extrae del puesto Poio do Bote, donde su amigo Covas captura el segundo salmón poco después - Muchos pescadores acusan dificultades en la expedición de licencias

5

Cae el campanu del Ulla en Ximonde ante un pescador ribereño de Vea

Un madrugador "campanu" cayó ayer en el emblemático coto salmonero estradense de Ximonde, en el río Ulla, ante un experimentado pescador ribereño que le tentó en un lance con cucharilla en el puesto denominado Poio do Bote. El primer salmón de la temporada de pesca picó "nada más caer la cucharilla" cuando José Luis Javier Souto Ares -un constructor de 44 años, oriundo de Couso pero casado en Santa Cristina de Vea- se percató de que llevaba desde las siete de la mañana probando suerte en el lugar equivocado. Cuando rectificó su postura, notó la picada y dos fuertes coletazos le hicieron ponerse en guardia a pesar de que "no venía psicológicamente preparado". Venció una dificultad inicial con el sedal, que se le enredó en una rama, y logró reconducir la situación, pidiendo a los dos amigos con los que había solicitado coto -José Manuel Covas y Gonzalo Tato- que le ayudasen con la "sacadeira" a extraer del río el primer pez rey de la temporada.

Era un ejemplar salvaje macho que, al ser guiado por agentes facultativos ambientales de la Xunta en la estación ictiológica de Ximonde, pesó 5,973 kilos y midió 79 centímetros. Fue el "regalo anticipado" para el 45 cumpleaños que el deportista afortunado celebrará hoy. Ayer, tras capturar el "campanu" -que proyecta degustar con la familia y los amigos tan pronto sea posible- no se lo podía creer. "Es de risa", explicaba: "ayer creía que iba a pensar el coto" y "esta mañana pesco el campanu". Nunca había tenido esa suerte aunque no es el Eso sí; fue imprevisto. Lo capturó a las 8.22 horas de la mañana, tras enterarse a medianoche que la Xunta había dado luz verde al inicio de la temporada de pesca y decidir acudir al río a probar fortuna.

La tuvo y, tras él, también uno de sus dos compañeros, Covas, un autónomo del sector de la construcción que a las 8.49 horas logró capturar exactamente en el mismo lugar con un lance de cucharilla el segundo pez rey de la temporada -un ejemplar salvaje y hembra de 4,323 kilos y 75 centímetros-que ahora degustará con su familia. Oriundo del lugar de Santeles del que es un referente de la pesca fluvial estradense, Jesús Carbia "Louzao", Covas aprendió a pescar con él. De niño se sentaba a su lado y viéndole fue "cogiendo ideas". Ayer probó suerte en la finca de Louzao hasta que su amigo capturó al "campanu" en Poio do Bote y él ocupó su lugar, corriendo idéntica suerte. A lo largo de su ya dilatada trayectoria como pescador había capturado numerosas truchas y reos pero nunca un salmón.

Los dos y Gonzalo Tato se fueron del río a las 10.00 horas en cumplimiento de la normativa de aplicación del estado de alarma (se puede pescar de 6.00 a 10.00 y de 20.00 a 23.00 horas si se cumplen ciertos parámetros) y proyectaban volver a las 20.00 horas. Souto y Covas para pescar trucha y Tato para intentar probar fortuna de nuevo, con la esperanza de obtener el tercer salmón de la temporada.Al ser pescadores federados, pudieron hacerlo. Mientras, otros muchos pescadores trataban en vano de obtener su licencia de pesca, encontrándose con dificultades administrativas que fueron incapaces de solventar, por lo que expresaron su malestar con la falta de previsión y organización de la Xunta de Galicia.

Compartir el artículo

stats