No por deseado el primer día de apertura de la temporada de pesca fluvial fue satisfactorio para todos los pescadores. Realmente, satisfizo a un número muy reducido de aficionados de la zona. Muchos aseguraban ayer estar "echando chispas", al comprobar que, o bien no podían obtener la licencia que necesitaban al encontrarse dificultades administrativas o telemáticas para obtenerlas, o bien al constatar con su sociedad de pesca que estas entidades no han podido recoger los permisos a causa del confinamiento y que ayer tampoco pudieron hacerlo.