Balonmano | Liga Plenitude Asobal

Moyano: “Este debe ser el camino”

El técnico destaca que el Cangas recuperó sus señas y dio la imagen que “se nos debe exigir”

Martín Gayo en una acción del partido del domingo ante el Bidasoa, defendido por Tito Díaz.

Martín Gayo en una acción del partido del domingo ante el Bidasoa, defendido por Tito Díaz. / Gonzalo Núñez

“Este debe ser el camino a seguir. Teníamos que recuperar nuestra identidad y señas porque es lo que va a hacer que nos salvemos”. Así reflexionaba ayer el entrenador del Frigoríficos del Morrazo, Nacho Moyano, después del encuentro del domingo en el que el Cangas volvió a mostrar una imagen más acorde a su historia y a lo que le pide club y afición. “Ahora hay que ir a más. Ante Bidasoa solo sumamos sensaciones y necesitamos puntos, algo positivo”, subraya el técnico de los cangueses.

El Frigoríficos llevó al límite a un Bidasoa que llegaba a O Gatañal como segundo clasificado y con solo una derrota en lo que va de temporada. La exigencia a la que sometió el Cangas a los irundarras tenía su mejor imagen en el corro formado por los visitantes nada más acabar el encuentro en la pista, que celebraban con enormes muestras de alegría el sufrido triunfo. “Les costó sangre, sudor y lágrimas ganarnos. Si alguien de fuera estuviese viendo el partido no diría que estaban jugando el segundo clasificado contra el penúltimo”, destacaba ayer Moyano.

La plantilla del Bidasoa Irún celebró con un corro su sufrida victoria del domingo en O Gatañal.

La plantilla del Bidasoa Irún celebró con un corro su sufrida victoria del domingo en O Gatañal. / Gonzalo Núñez

Desde el primer minuto del encuentro se vio a un Frigoríficos radicalmente diferente al de Puerto Sagunto. “No es que lo que se nos pueda pedir sea eso: la entrega, el esfuerzo y el sacrificio... Es lo que se nos tiene que exigir y creo que en ese sentido este domingo nadie puede salir descontento del pabellón”, insiste Moyano, que también tuvo palabras hacia la afición. “Lo normal hubiese sido desapuntarse o que hubiese alguna protesta, pero la gente estuvo entregada desde el primer momento”, alaba.

Esas ganas de revertir la situación y de agradar quizás pudieron provocar algunos errores en momentos claves. “Nos faltó llegar a empatar o ponernos un gol arriba. Todas esas opciones las fallamos, ya fuesen por errores de lanzamiento o por pérdidas que eran evitables”, admite.Y aunque el técnico prefiere no pronunciarse al respecto lo cierto es que algunas de las decisiones arbitrales en esos momentos clave cayeron siempre del mismo lado.

Una vez recuperadas las sensaciones ahora toca ir un paso más allá. Puntuar el sábado en Barcelona es una quimera, pero luego quedan dos encuentros ante Torrelavega y Valladolid. “Tenemos que analizar el porqué de esta irregularidad de un partido al otro y por qué fallamos para no volver a hacerlo. En los partidos que nos quedan tenemos que sumar puntos porque no podemos, o no debemos, acabar la primera vuelta con solo cinco puntos. Eso nos obligaría a una machada en la segunda”, sentencia Nacho Moyano.

Santi López en una acción del domingo ante Gorka Nieto (izquierda) y Furundarena.

Santi López en una acción del domingo ante Gorka Nieto (izquierda) y Furundarena. / Gonzalo Núñez

[object Object]

El técnico dio ayer jornada de descanso a sus jugadores después del duro partido ante el Bidasoa. Un encuentro en el que Moi Simes, se quedó sin jugar pese a estar en la convocatoria, y en el que Rares Fodorean volvió a ser baja. El extremo de Bueu arrastra molestias físicas y aunque forzó durante la semana y completó casi todos los entrenamientos al 100% Moyano optó por no forzar más y dejarle en el banquillo. Una decisión a la que también ayuda el excepcional momento del otro extremo izquierdo, Mario Dorado.

La situación de Rares Fodorean parece más complicada. Moyano comienza a asumir que no podrá contar con el primera línea rumano en lo que queda de primera vuelta. Una baja importante por su lanzamiento exterior y por su papel en el centro de la defensa. Las radiografías sobre la fisura de su dedo revelan que la recuperación es todavía muy lenta.