Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Asobal

El Cangas apela a la vuelta de sus socios a O Gatañal

El portero Javi Díaz, con su hijo Marco, ayer delante de la oficina de socios del Balonmán Cangas, en el Paseo de Eugenio Sequeiros. |  // FDV

El portero Javi Díaz, con su hijo Marco, ayer delante de la oficina de socios del Balonmán Cangas, en el Paseo de Eugenio Sequeiros. | // FDV

Recuperar a la masa social que dejó el club por culpa de la pandemia y de las limitaciones de aforo en O Gatañal. Es el objetivo del Balonmán Cangas, que ayer abrió su oficina de atención a los socios en paseo de Eugenio Sequeiros, en el centro del municipio. El club apela al lema de las últimas temporadas, “En Cangas ninguén se rende”, para conseguir la permanencia un año más en Asobal y para ello recuerda que necesita del apoyo de su afición. Y este año más que nunca, después de la caída de ingresos por culpa del coronavirus. La mitad de los abonados del club en la temporada 2020/21 no retiraron su carné, una sangría económica que el Frigoríficos del Morrazo-Construcciones Castro no se puede volver a permitir.

La entidad canguesa ha abierto una oficina en una de las zonas más concurridas del centro del municipio [en el local de la antigua tienda Arraigo], con la icónica camiseta con el dorsal número 8 de Suso Soliño en el escaparate. El horario de atención para la retirada o tramitación de nuevos carnés es de 11.30 a 13.30 horas y de 19.00 a 21.00 horas. Este año habra novedades en los precios de los abonos, tal como se acordó en la asamblea celebrada hace un año en O Gatañal y como se volvió a recordar en la celebrada hace dos semanas en el Concello de Cangas.

La temporada pasada, debido a las restricciones en el acceso por culpa del COVID, se creó un carné de simpatizante, con un precio de 40 euros. Para la campaña 2021/22 se regresa a los precios anteriores a la crisis sanitaria: 95 euros para los adultos y 130 para el abono familiar. Unos importes que se mantienen únicamente para aquellas personas que el año pasado retiraron el carné de simpatizante. “Quienes no lo hicieron perdieron su número y antigüedad, por lo que se entiende que ahora serían nuevos socios”, explican desde la directiva del club. Así, esos nuevos abonados deberán abonar 105 euros por el carné de adulto y 150 euros por el familiar.

La directiva presidida por Alberto González explica que antes de la pandemia del coronavirus el Balonmán Cangas contaba con unos 1.300 abonados. La temporada pasada, a pesar de que el carné de simpatizante costaba menos de la mitad que el habitual, solo lo tramitaron unas 700 personas. Prácticamente la mitad de la masa social. Esta situación, unida a la pérdida de ingresos procedentes de la cantina o los bingos, provocó un considerable agujero en las cuentas de un club que cada año sale a competir con el presupuesto más humilde de Asobal. “Es verdad que a priori el carné de simpatizante no garantizaba el acceso a todos los partidos por culpa de las limitaciones de acceso, pero al final de la temporada nunca se completó todo el aforo disponible”, recuerdan desde la directiva. El tope que tenía el club eran 300 localidades, que solo se vendieron íntegramente en el último partido de liga ante el Guadalajara. “Este año más que nunca necesitamos que la gente vuelva a tramitar su carné y que acuda a O Gatañal. Esperamos que con el avance de la vacunación el aforo del pabellón pueda ser mayor”, manifiestan desde el Cangas.

Compartir el artículo

stats