Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano - Liga Asobal

El coronavirus reduce en 70.000 euros los ingresos del Frigoríficos por socios

El club confía en solventar la temporada pero ve el futuro próximo “muy negro”

Público asistente a uno de los encuentros de esta temporada en O Gatañal ante el Nava. | // GONZALO NÚÑEZ

La pandemia del coronavirus ha situado al borde del colapso a una Liga Asobal que comienza a padecer los efectos de la drástica reducción de ingresos, una situación que ha provocado que el colectivo haya solicitado un plan de rescate al Estado. El Frigoríficos del Morrazo no es ajeno a esta problemática y según los cálculos realizados por sus rectores esta temporada podría dejar de ingresar alrededor de 70.000 euros entre socios y entradas, lo que en la práctica supone la quinta parte del presupuesto destinado en exclusiva al primer equipo, cifrado en torno a los 320.000 euros.

La dramática caída en el número de abonados y las restricciones de aforo en O Gatañal han sido un auténtico varapalo para un equipo que sobrevive en buena medida por las aportaciones de sus socios. La entidad que preside Manuel Camiña trató de minimizar el impacto que iban a tener las limitaciones de acceso al polideportivo con un nuevo carné de simpatizante, a un coste inferior del normal, a fin de no castigar en exceso los bolsillos. Pero la iniciativa no ha contado con el respaldo de su masa social. El club cuenta en esta campaña con tan solo 700 socios (de los cuales unos 600 son de pago y el resto son niños), justo la mitad de los que tenía la campaña anterior, cuando había censados unos 1.400 (sin niños la cifra se quedaba en torno a los 1.150).

La bajada en el número de socios se une a la escasa recaudación por taquilla, habida cuenta de que el número máximo de aficionados que han podido entrar en O Gatañal en un partido han sido 300, con partidos en los que esta cifra se limitó a un centenar. La traducción económica es inmediata. En la temporada pasada se recaudaron 72.000 euros por los carnés de socios, que, unidos a las taquillas, elevan la cifra hasta los 100.000. En esta la previsión es que entre carnés y taquillas se pueda llegar a entre 30.000 y 35.000 euros. El desfase presupuestario en este apartado es de unos 70.000 euros. Y esto sin contar otros ingresos atípicos ligados a la presencia de público en el pabellón, como son la cantina o el bingo de los descansos.

La directiva canguesa cree, no obstante, que este año aguantará el chaparrón. Lo hará gracias a la buena gestión económica de los últimos años, que han permitido al club sanear sus cuentas y contar con un remanente para imprevistos del que deberá echar mano en una temporada extremadamente complicada para todos. El otro punto positivo para el Cangas reside en sus patrocinadores. “Tenemos que estarles muy agradecidos, porque un 90 por ciento de ellos han mantenido su ayuda”, señala el director deportivo de la entidad, Óscar Fernández, que añade la coletilla de “siempre y cuando las subvenciones comprometidas lleguen”.

Eso sí, esa relativa tranquilidad de la presente temporada se torna en pesimismo para la que viene. “El futuro lo vemos negrísimo, tanto que, si se mantiene esta misma situación, competir sería inviable”. Y añade que “este club si no cuenta con el apoyo de su masa social para el próximo año, se hundirá”.

Apoyo a la petición de la Liga Asobal

El Balonmán Cangas ha mostrado su absoluto apoyo al comunicado oficial de la Liga Sacyr Asobal en el que solicitaba un plan de rescate económico, de forma similar al que se está desarrollando en otros países del entorno europeo. En su argumentación apunta que ni en el peor de los escenarios se podía prever la ausencia casi total de público, lo que repercute en la caída de ingresos por abonos, entradas y merchandising, además de los patrocinadores locales, interesados en la visibilidad de su negocio durante la disputa de partidos. “Nuestro apoyo a esta reivindicación es absoluto”, señala Óscar Fernández, consciente de que “ya hay algunos clubes que lo están pasando muy mal, viviendo una situación que salvo que haya cambios, nos va a tocar a nosotros el año que viene”. El dirigente confía en que se pueda solventar la competición sin excesivos problemas, pero asume que cuando esta finalice habrá varios equipos con una situación económica muy complicada.

Compartir el artículo

stats