Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

baloncesto - Liga Femenina 2

“Yo sí creo que a la tercera va la vencida”

Lacorzana, única que ya vivió la primera fase de ascenso en 2018, ve al Celta Zorka Recalvi capaz de “dar la campanada”

La plantilla y cuerpo técnico 
del Celta Zorka Recalvi, ayer en el Central de As Travesas. |  // PABLO HERNÁNDEZ

La plantilla y cuerpo técnico del Celta Zorka Recalvi, ayer en el Central de As Travesas. | // PABLO HERNÁNDEZ

El Celta Zorka Recalvi encara un nuevo asalto al ascenso. Aflora el anhelo de desandar aquella renuncia a Liga 1 que en 2012 adoptó el añorado Paco Araújo por responsabilidad financiera. Tras una época de angustias o media tabla, el club se ha instalado entre los candidatos de cada ejercicio. Será su tercera fase en cuatro años. Obligado a un veloz ciclo vital en sus plantillas, solo Ainhoa Lacorzana permanece de aquel grupo que en 2018 bordeó el milagro en Valencia. Y solo ella, Celia García, Adrienne Motley y Lucía Fontela formaban parte del equipo que llegó diezmado a Tenerife en 2019 –de hecho, Ainhoa se había roto el cruzado y viajó como apoyo anímico; Motley, también lesionada, había regresado a su país–. La sevillana encarna todo aquello que ha identificado al Celta en este tiempo: la fe en la juventud propia y externa, la resistencia a las adversidades y al cabo la esperanza. “Yo sí creo que a la tercera va la vencida”, proclama la polivalente exterior.

Cristina Cantero dirigió el entrenamiento de las celestes ayer en As Travesas. Hoy se ejercitarán en Navia. Mañana viajan a Leganés, donde se concentrarán los doce equipos participantes. Divididos en cuatro grupos, de jueves a sábado disputan una liguilla que decidirá qué cuatro finalistas se juegan las dos plazas de ascenso. El Celta Zorka Recalvi, tercero de la Liga A (20-6) en temporada regular, se mide el jueves al Barcelona, que concluyó invicto en la Liga C (26-0), y el viernes al Alcobendas, segundo de la Liga B (17-9). Si superan lo que el director deportivo, Carlos Colinas, califica como “grupo de la muerte”, probablemente las viguesas se midan al Leganés, igualmente campéon invicto del grupo B además de anfitrión, en el duelo definitivo.

Un reto de extrema dificultad, pero igual que en las ocasiones anteriores, como recuerda Lacorzana. “La fase de ascenso, en 2018, nos pilló con un equipo superjoven. No nos esperábamos llegar tan lejos. Dimos la sorpresa y nos quedamos a las puertas de ascender”, resume Lacorzana. El Celta rozó la heroicidad en la final ante el Valencia (54-51), apoyado por 5.000 hinchas en el inicio del proyecto que lo ha llevado a codearse hoy en Liga 1 con Girona y Salamanca. Lacorzana dispuso de un triple con 51-51; también Ogoke. Senosiain tuvo otro para forzar la prórroga. “Tienes el corazón a mil pulsaciones, te llega el balón y te lo tienes que tirar. Me acuerdo más de una entrada en la que perdí la bola, justo antes. Los nervios y la juventud me pudieron”, asume. Era júnior.

Ainhoa Lacorzana. | // MARTA G. BREA

El Celta repitió clasificación al año siguiente, tras volver a arrasar en temporada regular. Pero en Tenerife aterrizaron con media plantilla lesionada o maltrecha. “Se había hecho un equipo más completo. No era un objetivo de ascender sí o sí, pero teníamos jugadoras más desarrolladas. El problema es que fue un año muy complicado. Tamara y yo nos habíamos roto el cruzado. Motley también se lesionó y se tuvo que ir. Llegamos a la fase en muy malas condiciones”.

“Creo que este año estamos bien física y mentalmente. Tenemos una plantilla supercompleta, como para poder dar la campanada”, contrapone la andaluza. “Confío en el equipo, en nosotras. En una fase de ascenso, en cuatro días, todo es posible”.

Al contrario que en las dos experiencias anteriores, el conjunto celeste ha sufrido más durante el camino, pero lo siente propicio, cuesta abajo, tras el regreso de Motley y una segunda vuelta de 11 victorias y 2 derrotas. “No somos el mismo equipo que empezó la temporada. Hemos mejorado mucho. Somos más bloque que al principio. Llegamos en las mejores condiciones”.

Solo se le puede reprochar al Celta un tropiezo en Arousa que les arrebató la segunda posición de la Liga, empeorando su situación de cara al sorteo que siguió. “Ves que Ardoi ha sido cabeza de grupo. Pudimos haber sido nosotras”, admite Lacorzana. “Pero al final lo hecho, hecho está. Nunca sabes. Ahora mismo nos centramos en el grupo que nos toca, que es fuerte. Como todo depende de nosotras, no cabe ningún ‘y si…’. Afrontamos lo que tenemos”.

Al Celta se le penaliza al disputar los dos partidos sin descanso, jueves y viernes. Al sábado llegará sabiéndose clasificado o eliminado; como alternativa, pendiente como espectador del duelo entre los otros contendientes. “Al Barcelona nos enfrentaremos al mismo nivel. Es más el partido contra el Alcobendas, que además tampoco tiene que viajar”, indica Lacorzana sobre la influencia del calendario. “Puede ser positivo o negativo. En el primer partido de una fase entran los nervios y muchos factores, que nosotros ya habremos superado”.

Sin la presión del favorito

Lacorzana prefiere que los favoritos, esos tres equipos invictos (Ferrol, Leganés, Barça), carguen con la presión. “El Ferrol ha arrasado toda la temporada. Imagina que ahora tiene un mal partido en la fase, por lo que sea. Todo el trabajo de la temporada se ve perjudicado en dos días. Nosotras no tenemos ese factor este año. Hemos tenido una temporada irregular. Ahora tenemos la oportunidad de mostrar nuestra mejor versión y ver qué pasa. Como te la juegas en cada partido, si no estás centrada al cien por cien, pierdes. Todo el mundo está concienciado. El Barça es lo único que importa ahora”.

Ella celebra poder participar activamente, no como en 2019 sino como en 2018. “A nadie le gusta entrar en tanto bucle de lesiones, pero he madurado muchísimo, sobre todo a nivel mental. He aprendido a ver el baloncesto desde otra perspectiva. Lo valoro mucho, como jugadora y como persona. Cuando pierdes una fase, no quieres perder la oportunidad de vivir otra. Tengo muchas ganas de que el club vuelva a Liga 1. Se lo merece. Ha trabajado mucho para poder estar ahí. Nos toca esta recompensa”.

Compartir el artículo

stats