Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Boullosa Martínez Portavoz de la Agrupación de Electores de Redondela

“Apoyaremos los presupuestos porque han atendido todas nuestras propuestas”

“Es posible que haber gobernado nos perjudique, algunos miembros de los inicios de AER no lo entendieron y dieron un paso atrás”

El portavoz de AER, Daniel Boullosa, en la alameda de Redondela. // FdV

La Agrupación de Electores de Redondela (AER), con tres ediles, tendrá un papel fundamental para que el gobierno socialista redondelano –en minoría con solo siete concejales– pueda aprobar mañana sus primeros presupuestos desde que alcanzaron la Alcaldía en 2019. Pese a la tensión vivida entre ambas formaciones hace un año, que provocó la ruptura del gobierno bipartito, un acercamiento en las últimas semanas parece que ha logrado reconducir la situación.

–Tras la salida del gobierno local, ¿qué balance hace del año en la oposición?

–Desde AER hemos tratado de hacer una oposición constructiva. Si conseguimos llegar a acuerdos cuando gobernaba el PP, con el PSOE debería ser más fácil, puesto que teóricamente tiene una ideología más progresista. Sin embargo desde que los socialistas gobiernan en solitario fue difícil alcanzar consensos con ellos porque no cuentan con la oposición. Y no me refiero solo al PP, que puede tener más sentido, es que no han contado con nadie. Ni con nosotros ni con el BNG, partidos a los que Digna Rivas debe la Alcaldía.

–Pero esta actitud ha tenido que cambiar con los presupuestos, ya que necesitan su apoyo para aprobarlos, ¿no?

–Efectivamente esto cambió en las últimas semanas con los presupuestos, donde la actitud socialista fue mejor a nuestras propuestas. Hasta ahora tuvimos cuatro o cinco reuniones sobre este tema y están bien enfocadas porque han atendido las propuestas que les presentamos, una serie de actuaciones que formaban parte de nuestro programa.

–Eran 17 propuestas como condición a su apoyo a las cuentas. ¿Han dicho que sí a todo?

–Pusimos sobre la mesa los 17 proyectos que consideramos clave y que tendrían que ser realizados en este ejercicio. En muchos casos no es necesario que se ejecute la obra en sí, pero al menos queremos que se haga un estudio de viabilidad. Muchas de las materias están enfocadas hacia el medio ambiente, que era una de las concejalías con más peso de las que llevábamos. Algunas cosas ya han recibido el respaldo del pleno, como la actuación para la finca da Ginaria, que tiene el visto bueno de los socialistas desde hace meses.

–Pese a ello será difícil lograr todo, supongo.

–Presentamos un acuerdo de máximos y somos conscientes de la dificultad de algunos proyectos, pero ahora mismo tenemos muestras de que el PSOE se ha puesto a trabajar en las últimas semanas en estas actuaciones. En alguno hubo más tirantez, pero para eso están las negociaciones, y sorprendentemente los 17 puntos están activos y parece que bien encaminados.

–Entonces se puede afirmar que tienen garantizado su apoyo a los presupuestos.

–Por nuestra parte no va a haber problema, pero no depende solo de nuestro voto. Les llegaría con una abstención del BNG, con los que sabemos que también han mantenido reuniones y están muy avanzadas. También tengo que decir que el entendimiento de AER con el BNG ha mejorado mucho en los últimos meses.

–¿Qué les ha aportado haber formado parte del gobierno?

–Nos dejó una sensación agridulce. Primero por la forma en la que se rompió el gobierno; segundo, porque fue insuficiente el tiempo para dejar algo de calado en el Concello, y tercero, por las dificultades motivadas por la pandemia. Tanto en cultura como en medio ambiente hubo que cancelar semana tras semana todas las actividades programadas, y eso dificultó mucho la gestión. Pese a todo la relación personal con los concejales socialista era intachable y a nivel de competencias nos respetábamos mucho, hasta que se produjo esa famosa decisión de la alcaldesa de julio del pasado año [en referencia a la retirada de la competencia sobre las playas al edil de AER, Roberto Villar, que motivó la ruptura].

El edil de AER, Daniel Boullosa. / FdV

–Algunos les echaron en cara que entrasen a gobernar. ¿Les puede perjudicar esa decisión?

–Es posible. Eso lo debatimos bastante de forma interna y cuando la agrupación decidió dar el paso y entrar en un gobierno de izquierdas hubo algunos miembros de los inicios de AER que no lo entendieron y dieron un paso atrás. Pero también hubo muchos otros que lo aplaudieron. Hay que tener en cuenta que AER no es un partido tradicional, no tiene un líder visible y depende mucho de las personas que la integren en cada momento. Por eso es tan cambiante. Pero sí que es cierto que hubo gente que no compartía que se entrara en el gobierno, que prefería que siguiéramos en la oposición, y cuando luego pasó lo que pasó nos dijeron: “Ya os lo advertimos”.

–¿Se presentarán a las próximas municipales?

–Al ser una agrupación necesitamos el respaldo de 500 firmas para presentar la candidatura, pero no nos vale solo con ese apoyo formal: también necesitamos enriquecernos con la entrada de gente nueva, que participen en las asambleas. Así que en breve vamos a iniciar una campaña de “reclutamiento”.

–Si se diese una situación similar a la de 2019, ¿volverían a entrar en otro gobierno?

–No sabría decirte, salimos muy desengañados, pero lo que sea lo diremos durante la campaña. Pero veo más posibilidades de AER haciendo oposición que aliado con Javier Bas o con Digna Rivas.

“A finales del pasado año hablamos con el PP de una posible moción de censura, pero se descartó”

–A finales del pasado año hubo un acercamiento al PP y se llegó a plantear una moción de censura. ¿Por qué no cuajó?

–Es cierto que hubo intentos y en el seno de la AER también hubo división de opiniones sobre la posibilidad de dar un giro al gobierno. Al final celebramos una reunión a finales de diciembre con los populares y les explicamos que, por lógica democrática, quien debería liderar ese proceso eran ellos al ser la lista más votada y si querían contar con el apoyo de AER tendrían que hacernos una oferta generosa. Pero poco después nos comunicaron que descartaban la moción de censura. Nunca supimos la razón, pero puede ser porque ya estaba encaminada esa versión 2.0 del PP de Bas que ahora están anunciando.

–¿Entonces Bas no estuvo en esa reunión?

–No, fue con los concejales que forman parte del grupo municipal, Carmen Amoedo y su equipo. Aunque entendemos que no iban a dar un paso sin consultarlo con la gestora de su partido a nivel local, que preside Bas. Solo nos dijeron que no era momento.

–¿Cómo ve la vuelta de Javier Bas a la política local?

–Es lo contrario a lo que representa AER: nosotros entendemos la política para servir, mientras que Bas entiende la política para servirse a sí mismo sin ningún tipo de pudor. El ejemplo está en que presentó a las pasadas municipales y como no fue capaz de formar gobierno abandonó a sus compañeros para buscar un sillón cómodo en Madrid. Ahora regresa como si se tratase del rescatador que va a solventar todos los problemas de Redondela. Yo me pregunto: ¿Qué pasará si el PP no gana las elecciones? ¿Se irá de nuevo a Madrid o a Santiago?

–Pese a todo, ustedes siempre tuvieron una relación “correcta” con Bas, ¿no?

–Tuvimos una relación correcta porque demostró ser consciente de que estaba en un gobierno que no tenía mayoría y, a pesar de que muchas veces había tensión, nos llamó para muchísimas más reuniones que lo que lo hizo Digna en este tiempo. Podía hacernos caso o no, pero al menos nos escuchaba. Pasamos muchas horas en la Alcaldía discutiendo y hubo muchos proyectos, algunos inaugurados por Digna, que fueron gestionados entre PP y AER. Eso sí, en cuanto a ideales políticos estamos en las antípodas. Pero al final todos somos vecinos del mismo pueblo y la política local no es la macropolítica del Congreso y del Senado. Aquí puedes no estar de acuerdo con las siglas de un partido, pero alcanzar consenso con ellos a la hora de diseñar una senda o de la necesidad de dotar a una parroquia con un pabellón.

Compartir el artículo

stats