Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ola de cancelaciones en restaurantes de Baiona y Nigrán por los certificados COVID

OValmi envía una carta a Feijóo y Aceba reclama a la Xunta que “recapacite”

José Manuel  Durán, propietario del restaurante Eladio. |   // MARTA G. BREA

José Manuel Durán, propietario del restaurante Eladio. | // MARTA G. BREA

Todo el mundo quiere comer dentro por el tiempo y no todo el mundo tiene las vacunas. Las familias no están para hacerles PCR a los niños mayores de 12 años para salir a comer y los jóvenes tampoco”. Es la razón por la que los restaurantes de Baiona y Nigrán, a tope en plena temporada alta y en fin de semana, han recibido una oleada de cancelaciones. La explica uno de los grandes afectados, José Manuel Durán Asorey, gerente del popular restaurante Eladio de Panxón y directivo de la Asociación de Empresarios do Val Miñor (OValmi).

"Nos hunden con los aforos y ahora nos crean un conflicto con los clientes", lamenta José Manuel Durán

decoration

Tras año y medio “aguantando como pudimos”, las nuevas restricciones –50% en interior y 50% en terraza al pasar al riesgo alto de contagio– lo pillan en plena temporada alta, con 19 personas en una plantilla ampliada como corresponde a la época del año. “La gente está llamando para cancelar y a los que no están al día porque son de fuera de Galicia los avisamos de que deben traer los certificados de vacunación o las pruebas negativas y se echan atrás a la hora de reservar. Esto en un sinvivir, nos hunden con los aforos y ahora nos crean un enfrentamiento con los clientes”, explica.

"No somos policías"

Los hosteleros de Baiona y Nigrán, los centros turísticos del área de Vigo, están “desmoralizados” con este nuevo golpe que, consideran, “será el definitivo para muchos negocios”. Los teléfonos de las asociaciones de empresarios de la comarca no paran desde hace dos días y sus directivas se dirigieron ayer a la Xunta. OValmi remitió una carta a la Consellería de Sanidade y al presidente Feijóo para pedir que “reflexionen” sobre las restricciones que entraron en vigor la pasada madrugada. No solo porque han notado ya la caída de las reservas, sino por las dudas legales que genera “exigir los certificados de vacunación y PCR”. “No somos policías”, recalcan.

"Las familias no están para gastar en PCR para ir a comer", critica el hostelero de Panxón

decoration

El colectivo empresarial baionés, Aceba, se pronuncia en la misma línea. Su presidente, Marcos Comesaña, pide al Ejecutivo gallego “que recapacite”. “Nos están pidiendo que incumplamos la Ley de Protección de Datos. ¿Cómo vamos a requerir una información privada y sensible como es la sanitaria a nadie?”, subraya. “Esperamos que den marcha atrás porque esto no lo va a respetar nadie. ¿Quién lo va a controlar? ¿La Guardia Civil? ¿La Policía Local? Es un sinsentido”, recalca el representante de los negocios baioneses, notablemente indignado porque “esto suena ya a cachondeo”. “No solo están demonizando a la hostelería, pese a estar demostrado que los contagios se producen en otros ámbitos, sino que la están hundiendo. Le están pegando un palo en las piernas”, lamenta Comesaña.

Ambas entidades están en contacto con la federación hostelera de la provincia de Pontevedra para tomar medidas contra las últimas decisiones del comité clínico y no descartan movilizarse.

Compartir el artículo

stats