02 de octubre de 2020
02.10.2020
Faro de Vigo

La mejor noticia llega de A Madroa

Los canteranos Gabri Veiga y Jose Fontán se estrenan en el once del Celta ante el Barcelona dejando muy buenas sensaciones pese a la gris actuación de los celestes

02.10.2020 | 03:17
Fontán golpea el balón durante el Celta - Barcelona.

A Madroa continúa aportando jugadores al primer equipo del Celta. Ayer fue el turno para José Fontán, que debutaba en Primera División con 20 años tras hacerlo en Copa en enero, y para Gabri Veiga, que ya había disputado unos minutos frente al Valencia con apenas 18 años. Fontán se marchó lesionado después de dejar buenos detalles como carrilero izquierdo. Veiga fue de los más destacados en la primera parte y a la hora de partido cedió el puesto a Beltrán.

La derrota ante el Barcelona apenas deja buenas noticias para el equipo de Óscar García, al que no le funcionó el plan de jugar con tres centrales y con Aspas y Emre Mor como únicos atacantes. Incluso no supo cómo hincarle el diente al rival cuando antes del descanso se quedó en inferioridad numérica por la expulsión de Lenglet. El once céltico apareció plagado de canteranos -seis en total-, entre los que se encontraban dos debutantes: Jose Fontán (Vilagarcía, 20 años) y Gabri Veiga (Porriño, 18 años). Y pese a su falta de experiencia, fueron de los más destacados del conjunto vigués.

Fontán y Veiga se convirtieron en la gran novedad en el once que Óscar García presentó ante el Barça. El técnico catalán no solo reservó varias sorpresas en la alineación sino que quiso sorprender al rival apostando por cinco defensas. Ese planteamiento permitió la presencia de Jose Fontán. El joven arousano debutaba en LaLiga ante uno de los grandes, como cuando se estrenó con el Celta B ante el Atlético de Madrid B. El arousano recibía así el premio por sus excelentes actuaciones en la pretemporada, donde Óscar García le dio la titularidad en las tres citas de verano como defensa central: ante Oviedo, Lugo y Sporting de Gijón. Ya había debutado con el primer equipo el pasado enero, en el duelo de la Copa del Rey en el que el Celta cayó ante el Mirandés en Anduva. Entonces, como ayer, actuó como lateral izquierdo. Y ante el Barça pasó con buena nota el complicado examen de vigilar a Griezmann e incluso tuvo descaro en ataque y propició el primer disparo a portería del Celta.

Entonces, Fontán ya se dolía del hombro, después de recibir una falta de Busquets. Sin embargo, a la media hora pidió el cambio y Araújo entró en su lugar.

En esos primeros treinta minutos de partido, Gabri Veiga ya había dejado constancia de su potencial como centrocampista con llegada. Compartió la medular con Tapia y con Denis Suárez. Al cuarto de hora, ya protagonizó una buena acción en el área del Barça. No sería su única aparición en ataque. En el minuto 22 recibió el balón de espaldas a la portería de Neto y con un control orientado desbordó a Lenglet. El francés se vio obligado a cometer falta y recibió una tarjeta amarilla. Comenzaba así la cuenta atrás del zaguero barcelonista, expulsado en el minuto 41 por otra falta a Denis que el árbitro también castigó con cartulina.

En su primera aparición en el once titular del Celta, el centrocampista de Porriño desplegó un gran poderío físico, mantuvo intensos duelos con Busquets y De Jong y e incluso buscó desbordes para romper líneas rivales.

A la hora de juego, Óscar García realizó un doble cambio y el canterano de Porriño cedió el testigo a un Nolito que se pegó a banda izquierda, desde donde generó mucho peligro a su exequipo.

El Celta, sin embargo, fue incapaz de aprovechar la superioridad numérica y permitió que el Barça marcase dos goles en la segunda mitad, dejando dejando muchas dudas en su plan de juego. Lo mejor de la noche lluviosa y ventosa de ayer llegó de A Madroa, con los estrenos de Fontán y de Veiga en el once titular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook