14 de julio de 2019
14.07.2019
padrón y el celta historia de una leyenda

Volver a empezar

Difícil permanencia en Segunda en la temporada 31-32, problemas económicos y nuevo título gallego

14.07.2019 | 03:15

Ramón Allegue, conocido como el Tigre Padrón, portero céltico entre 1955 y 1962, novelista y autor del documental "El fútbol por dentro", narra para FARO cada domingo la historia del club. En este 22º capítulo relata la temporada 1931-1932. El Celta logró el título gallego y firmó una excelente participación en el Campeonato de España. Pero sufrió para lograr la permanencia en Segunda y tuvo problemas económicos por la escasa inversión publicitaria en el estadio.

A comienzos de los años treinta, si la ciudad no se había volcado con la "Sociedad Stadium de Balaídos" para la construcción del estadio, tampoco lo hizo con el comercio cuando se legalizó la publicidad, al ser muy pocas las firmas comerciales que se anunciaron en el estadio ya próxima a comenzar la temporada. Esta frialdad supuso un problema económico para las arcas del club. También la marcha, antes de dar comienzo la temporada, de Moncho Encinas, que fue suplida por José Planas. La temporada 1931-32 comenzó el 13 de septiembre de 1931 con el Campeonato Gallego, en el que participaban Orense, Eiriña de Pontevedra, Deportivo de La Coruña, Racing de Ferrol y Burgas de Orense. De los diez partidos jugados, el Celta se alzó en siete con la victoria, empatando dos y perdiendo uno. Sus 16 puntos, con 28 goles a favor por nueve en contra, le permitieron volver a obtener el título de Campeón de Galícia, con el que recuperaba su hegemonía en el fútbol regional.

Ya también reconquistada la Segunda División de la Liga, comenzaba el campeonato en Sevilla, donde disputa los primeros puntos al titular y es batido por los andaluces por un 4-1. Luego se abre un parón por haberse desplazado la selección española a Londres y Dublín. Se reanuda la competición y el Celta, a parte del Sevilla, se tiene que enfrentar al Castellón, Oviedo, Murcia, Deportivo, Gijón, Atlético de Madrid, Betis y Cataluña, que son los equipos que forman esta Segunda División. Concluido el torneo el 3 de abril de 1932, el Betis es el que se proclama campeón, ascendiendo automáticamente a Primera División, mientras que el Celta, con solo diez puntos, clasificado en el penúltimo puesto, se mantiene en la Segunda al descender solamente el último clasificado. Hay que destacar que el último partido de la Liga, que se tenía que jugar en Balaídos entre el Celta y el Cataluña, no se disputó por no haberse desplazado a Vigo el equipo catalán, que fue el que descendió.

Inmediatamente comienza a jugarse el torneo de la Copa de España. El primer adversario del Celta es el equipo modesto extremeño del Don Benito. Los dos partidos de la eliminatoria se juegan en Balaídos. El Don Benito es derrotado por 9-0 en la primera y se aviene a jugar de nuevo en Vigo, mediante una subvención económica del club vigués, por entender que ni en su propio campo podían superar tan enorme desventaja. En esta segunda confrontación el Celta vuelve a golear al Don Benito, esta vez por 13-0. En la segunda eliminatoria de la Copa de España, el Celta juega contra el Nacional de Madrid en la capital de España, donde es derrotado por 2-1. Lo que no les es suficiente a los madrileños, dado que al domingo siguiente, en Balaídos, el Celta gana por 2-0 y elimina a los del Nacional. El nuevo rival de los azulceleste es el Sporting de Gijón, que empata a cero con el Celta en el Molinón, siendo eliminados al domingo siguiente al perder en Balaídos por 3-0. Con esta nueva victoria el Celta pasa a las semifinales junto con el Athletic de Bilbao, Barcelona, y Español. Verificado el sorteo, al Celta le corresponde eliminarse con el Barcelona. En el primer partido jugado en las Les Corts pierde 3-0 ante los catalanes, para vencerlos en la ronda siguiente en Balaídos por 2-1, quedando los vigueses eliminados por la diferencia de goles.

Una vez concluido el Campeonato de España, el 22 de junio es elegido presidente del Celta Luis de Vicente Sasiain y en el mismo mes se celebra el partido homenaje a Reigosa contra el Deportivo, al que vence por 1-0. José Planas, que había sustituido a Ramón Encinas como entrenador del Celta, causa baja al ser contratado por el Racing de Ferrol y su vacante la cubre el internacional vasco José María Peña, que no solo podía hacer las funciones de entrenador, sino también las de jugador. Así mismo, para cumplir con el compromiso contraído con el Eiriña por el traspaso de Nolete, el Celta se tiene que desplazar a Pontevedra. Concluye así la temporada tras continuar con la serie de los posibles fichajes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas