20 de abril de 2019
20.04.2019
null
Celta21Girona

Aspas obra un sábado de resurrección en Balaídos

La presencia del moañés transforma al conjunto celtiña y no conoce la derrota desde su regreso tras la lesión

20.04.2019 | 15:33



El Celta da un golpe sobre la mesa con esta tan necesitada victoria ante el Girona. La vuelta de Aspas y la entrega enloquecida de la afición ha supuesto un antes y un después, es el engranaje perfecto para que los de su alrededor funcionen, el motor de este equipo que ya ha sumado 10 puntos en las últimas cinco jornadas, en un tramo final de temporada que puede determinar quién se queda o quién cae al pozo del descenso en la competición doméstica.

La primera parte del Celta hizo añorar a más de uno la época de Berizzo, del Celta en Europa, y es que, quién no se ha hecho la pregunta: ¿Qué habría pasado si esa maldita lesión de Aspas contra el Barça solo fuese un sueño? Los de Escribá obraron 45 minutos espléndidos, de los mejores de la temporada, con carácter, llegada y pegada. Algo inusitado durante los últimos meses, ese largo invierno de noventa días sin el mago de Moaña.

La tendría Maxi Gómez en el minuto 26 con un buen testarazo que acabaría desviado. El premio llegaría en el 34. El Celta orquestaría una combinación de tiralíneas a la perfección: balón para Okay, que avanza en campo propio, se la entrega a Aspas, este circula hacia la izquierda, donde recoge el guante Boufal, quien, en una emboscada hacia el área, le devuelve el testigo a ' O rey das bateas' para, tras un movimiento de crac total esperando en el punto de penalti, enchufar el balón dentro de la portería. Balaídos, prácticamente lleno, enloquecía de nuevo, regresaba el espíritu de Villarreal, Huesca y Real Sociedad, una demostración de superioridad que, sin Aspas, se invertía.



Tras romper el hielo, el Celta pecó, empezó a relajarse, pero el Girona no hacía méritos para balancear el marcador y así se llegaría al descanso.

En el segundo acto, los locales recogerían lo que habían sembrado. Portu enfriaría a todo el estadio en el 53 con un zarpazo desde el balcón del área ante el que nada pudo hacer Rubén Blanco, ni siquiera el VAR, que revisó un posible fuera de juego si acaso hubiera intervenido en la jugada Stuani, pero la tecnología corroboraría el empate.

A pesar del golpe, los celtiñas se sabían superiores, pico y pala hacia la caseta rival hasta que Boufal firmaría el finiquito: encara a la defensa albirroja y conecta un disparo ajustado inapelable para Bono. Balaídos volvía a soñar, miles de gargantes vibraban otra vez, llegaba el Domingo de Resurrección por adelantado con Aspas como estampa a quien rezar. Es Semana Santa y hay que creer más que nunca.

Los de Príncipe tienen cinco citas por delante para sellar la tranquilidad: Espanyol y Leganés, fuera; Barça, en casa; Athletic Club, fuera; y Rayo Vallecano, en la cuna viguesa en la jornada final. Ahora mismo, los celestes se sitúan en el puesto 14º con 35 puntos, a 5 del Eibar, 15º, y a 3 puntos del descenso tras el empate de ayer del Valladolid.

Esto decía Iago Aspas al término del partido en los micrófonos de Bein LaLiga: 




Así valoraba Pere Pons el choque en Balaídos:




Néstor Araújo decía esto en la televisión:






Ficha técnica
 

2 - RC Celta: Rubén; Hugo Mallo, Araujo, Cabral, Olaza;  Lobotka, Okay, Boudebouz (Jozabed, min. 87), Boufal (Hjulsager, min. 79); Aspas (Costas, min. 90), Maxi Gómez.
 
1 - Girona FC: Bono; Pedro Porro, Alcalá, Bernardo, Raúl García (Soni, min. 84); Roberts (Juanpe, min. 45), Pere Pons, Douglas Luiz, Aleix García (Borja García, min. 45); Portu, Stuani.
 
Goles: 1-0, Aspas (min. 34); 1-1, Portu (min. 52); 2-1, Boufal (min. 69).
 
Árbitro: Del Cerro Grande (comité madrileño ). Amonestó con tarjeta amarilla a Okay y Boufal por parte del RC Celta; a Douglas Luiz por parte del Girona.
 
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo tercera jornada de la Liga Santander disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 20.546 espectadores.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas