En la memoria de los celtistas seguro que están grabados a fuego un buen puñado de goles excepcionales de Iago Aspas, tanto por su belleza como por su importancia para el equipo. Hacer "un gol bonito" con el primer equipo es un objetivo que hace mucho que ha quedado superado, seguramente desde el mismo día que debutó y salvó al club de su probable desaparición. No era así, en cambio, para el pequeño Iago de 11 años.

Coincidiendo con su renovación hasta 2023, cuando cumplirá 36 años, la TVG ha rescatado una pequeña entrevista con el internacional de Moaña cuando estaba en categoría alevín. Con gesto entre tímido y pillo, Aspas contestaba al periodista que su sueño para cinco o 10 años después era "xogar co Celta, cos maiores" y marcar "un gol bonito". "Pero co Celta sempre, ¿non?", le inquieren. "¡Claaro!".

Con el intervalo de las dos temporadas que pasó en Liverpool y Sevilla, el 'Príncipe de las Bateas' siempre ha vestido la casaca celeste, que en los últimos años ha combinado con la de la selección española. Tras su renovación por cuatro temporadas, se acerca la posibilidad de que el jugador, un mito viviente para el celtismo, acabe su carrera en casa y lo haga marcando más "goles bonitos", como el que le hizo esta misma temporada al Huesca, por ejemplo.