Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los grovenses exigen poder educar y conciliar

Sin plazas suficientes para menores de 3 años, es más difícil lograr la igualdad

Un momento de la protesta desplegada ayer, en O Grove. FDV

Los grovenses han dicho basta, una vez más. Ahora no por la sanidad pública, que los ha llevado a manifestarse en repetidas ocasiones, sino por la educación de sus hijos, que también ha dado pie a alguna que otra protesta anterior.

Lo que hicieron ayer decenas de padres y madres, abuelos y abuelas, niños y niñas, fue salir a la calle para mostrar su indignación por la carencia de plazas suficientes para escolarizar a los menores de tres años.

Padecemos las consecuencias de la inacción política, viéndonos obligadas a elegir entre la maternidad y nuestras profesiones

decoration

Se quejan porque no tienen sitio en la guardería situada en Rons perteneciente a la red de escuelas infantiles Galiña Azul. Por eso arremeten contra la Xunta, culpándola de no hacer nada para ampliar el número de plazas, y, de paso, cargan contra el Concello, “por no hacer nada para remediarlo”.

Los mecos exigen poder escolarizar a sus niños de menos de tres años. FdV

De ahí que se concentraran a las puertas de la casa consistorial, en la plaza de O Corgo, y ante el edificio administrativo, donde se reunieron no solo decenas de personas, sino también, decenas de carritos de bebé.

Allí, además de recoger firmas para seguir presionando, se dio lectura a un manifiesto con el que se reclamaban “más plazas para escolarización entre 0 y 3 años, la apertura de un servicio municipal que atienda las necesidades de la población infantil de O Grove y que se proteja el derecho de los niños a la educación”.

Recogida de firmas.

Recogida de firmas. FDV

Eso sin perder de vista la adopción de otras medidas que, como las anteriores, faciliten “la conciliación de la vida laboral y familiar”, velando en todo momento “por la igualdad y el bienestar social”.

El papel de las madres

De igual modo se hizo hincapié en que las mujeres vuelven a ser las peor paradas y, en este caso concreto, las que “padecemos las consecuencias de la inacción política, viéndonos obligadas a elegir entre la maternidad y nuestras profesiones”.

Responsabilizan de ello a “la incompetencia de nuestros gobernantes”, a los que acusan de “no mover ni un dedo por las familias”.

Todo esto en un municipio en el que se ha experimentado un sensible aumento demográfico. “Algo que celebramos –aseguran los progenitores–, pero siendo necesario que las familias tengamos el apoyo de la Administración, ofreciéndonos recursos que permitan acceder a una verdadera conciliación”.

Los carritos de bebé también sirvieron para lanzar reivindicaciones. FdV

En definitiva, que los mecos salieron a la calle para “hacer valer el derecho de nuestros hijos a relacionarse con sus iguales, a socializar y a aprender durante esta etapa da su vida, que va desde que nacen hasta los tres años y que resulta clave en su desarrollo”.

A lo que añaden los progenitores mecos que “en un pueblo que registró 68 nacimientos en 2020 se ofertan 18 plazas para niños de entre 1 y 2 años en una única escuela infantil”.

Esto supone, argumentan, “dejar en situación de total desamparo a medio centenar de familias, que se ven forzadas a hacer uso de las guarderías de localidades vecinas”.

5 guarderías en Sanxenxo

Por si no fueran suficientes argumentos con los que avalar su reivindicación, aseveran que “Sanxenxo, con un índice menor de natalidad, dispone de cinco escuelas infantiles, dos de las cuales son gestionadas por el Concello, ofertando este curso 96 plazas”.

La protesta desarrollada ante el edificio administrativo. FDV

Lo citan como ejemplo para dejar claro que se está privando a los niños mecos “de su derecho a la educación, sin que desde la Administración se haga nada para remediarlo”.

Para terminar, reflexionan sobre algo tan cacareado como eso de la conciliación para decir que, en este caso, “es una utopía”.

Y esto es tanto como decir que “se acrecienta la desigualdad y la brecha de género, ya que seguimos siendo mayoritariamente las mujeres las que asumimos el cuidado de nuestros hijos, lo cual hace que nuestras opciones de acceder al mercado laboral se vean reducidas o completamente anuladas”.

La concentración desplegada en O Corgo. FDV

Tanto es así que “algunas llegamos a posponer nuestras carreras profesionales para cubrir las carencias derivadas de las deficientes políticas públicas de nuestro pueblo, donde parece que el bienestar de nuestros hijos no es un tema relevante para nuestros gobernantes”.

Se acrecienta la desigualdad y la brecha de género, ya que seguimos siendo mayoritariamente las mujeres las que asumimos el cuidado de nuestros hijos, lo cual hace que nuestras opciones de acceder al mercado laboral se vean reducidas

decoration

Como ejemplo de ello sacan a relucir que “el año pasado el Concello anunció a bombo y platillo la compra de unas instalaciones en las que se iba a dar cabida al tan demandado centro de día y a los niños que no consiguieran plaza en la escuela infantil”.

Pero resulta que a día de hoy “esas familias no han recibido ninguna solución de las autoridades locales y tuvieron que buscar otras opciones fuera de nuestro municipio, pedir ayuda a los abuelos o, directamente, renunciar a la vida laboral”.

Compartir el artículo

stats