Lago confía en la “flexibilidad” de Costas, pero estudia un “plan B” para salvar la plaza

El alcalde espera que se consienta la construcción del nuevo mercado y se respeten las depuradoras existentes

La zona portuaria cambadesa que se ve amenazada por la Ley de Costas.

La zona portuaria cambadesa que se ve amenazada por la Ley de Costas. / Noe Parga

Manuel Méndez

Manuel Méndez

En el gobierno de Cambados existe una profunda preocupación por el articulado de la Ley de Costas que limita, restringe e incluso puede llegar a prohibir la existencia de depuradoras en las zonas portuarias, lo cual lleva pareja la posible desaparición de la plaza de abastos cambadesa, así como de su centro de salud, la estación de autobuses y otras instalaciones del entorno.

Es por ello que el alcalde, Samuel Lago, ha iniciado una ronda de conversaciones tendentes a salvar esas instalaciones y a buscar el modo de construir el nuevo mercado municipal de abastos.

En relación con esto, explica el regidor que, si Costas rechaza el Plan Especial diseñado para el puerto de Cambados, en el que, precisamente, se contempla e impulsa la construcción de la nueva plaza, no descarta tener que limitarse a restaurar o reconstruir la actual. Salvo que la concesión de la misma tampoco sea renovada o ampliada por Costas del Estado.

De eso habló ya con el ente público Portos de Galicia, que preside Susana Lenguas, a quien trasladó “nuestra preocupación por este asunto, ya que en estas condiciones (con las directrices que marca Costas del Estado)  no podemos seguir adelante con el Plan Especial del Puerto de Cambados y se frenan nuestros proyectos, además de verse amenazadas instalaciones públicas e industrias, por eso quise sondear la posibilidad de, aún sin disponer de ese plan, seguir adelante con la construcción de la plaza de abastos”. Algo que el propio alcalde asume que se antoja del todo inviable.

Es una interpretación demasiado estricta de la norma, porque en realidad la Ley de Costas sí permite actividades vinculadas al mar y otras de carácter comercial, hostelero y de restauración

Samuel Lago

— Alcalde de Cambados

Por eso sugiere que “quizás nos veamos obligados a restaurar la plaza que ya tenemos” y reconoce que en próximas reuniones con Portos de Galicia “habrá que ir perfilando un plan B” con el salvar los muebles, en caso de que Costas del Estado no flexibilice su criterio.

Esa conversación con el ente público dependiente de la Consellería do Mar, tras conocer el informe del Gobierno de España en el que se indica que hay instalaciones dentro del Dominio Público Marítimo Terrestre (DPMT) que no pueden permanecer en el mismo, entre ellas la citada plaza de abastos y las depuradoras, se suma a las reuniones mantenidas ya por el alcalde con representante de la cofradía de pescadores cambadesa, la Confederación Mar Industria, Agade y otros colectivos.

Plaza de abastos de Cambados, cuya reforma está incluida en el Plan Especial. |   // IÑAKI ABELLA

Plaza de abastos de Cambados, cuya reforma está incluida en el Plan Especial. | // IÑAKI ABELLA / A. G.

De esos encuentros se extrae como conclusión principal que el informe de Costas del Estado que aparta las depuradoras de la zona portuaria “es una interpretación demasiado estricta de la norma, porque en realidad la Ley de Costas sí permite actividades vinculadas al mar y otras de carácter comercial, hostelero y de restauración”, reflexiona el primer edil cambadés.

“Por eso insistimos en que la plaza sí debe permitirse en esa zona portuaria, y así se lo trasladamos al delegado del Gobierno en Galicia, quien se comprometió a elevar nuestra preocupación al Ministerio para la Transición Ecológica, tratando de ver qué se puede hacer” para salvar la plaza, depuradoras y demás instalaciones.

Dicho de otro modo, que Samuel Lago no pierde la esperanza de que se pueda “flexibilizar” o “reinterpretar” la norma de Costas del Estado, para así poder construir la nueva plaza de abastos y mantener las depuradoras y demás instalaciones afectadas dentro del DPMT, “que entendemos es dónde deben seguir”, sentencia el alcalde.

Suscríbete para seguir leyendo