Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pasado de Carril visto desde sus parques

Los parquistas rememoran sus orígenes

Una de las secciones retrospectivas del anuario de la OPP-89.

La OPP-89 Parquistas de Carril distribuye estos días el anuario de 2021. Editada a todo color y con la máxima calidad posible, esta publicación bien puede considerarse un coleccionable que vale la pena guardar y mimar.

Y es que en el mismo no solo se repasan asuntos de actualidad o se explica el trabajo de esta y otras organizaciones de la ría, sino que se ofrece una interesante visión retrospectiva de la actividad marisquera y social que no hay que perder de vista.

En cierto modo, es una mirada al pasado que ayuda a entender los orígenes de un pueblo como el “carrilexo”.


El anuario de Parquistas de Carril ofrece una profunda reflexión de su presidente, José Luis Villanueva, explica los trabajos desarrollados para poner en jaque a los furtivos y destaca la consecución de reconocimientos internacionales tan importantes como el “Europa Excellence Enogastronomic Aurum 2021”.

Asimismo, detalla todos los pasos dados para conseguir la marca OPP-89, ofrecen entrevistas con el presidente de la Autoridad Portuaria, José Manuel Cores Tourís, con la cocinera Raquel Lijó y con Pepe Abuín y su hijo Juan Carlos, encargados de reflexionar sobre el relevo generacional en los parques de cultivo carrilexos.

Imagen usada por la OPP-89 para presentar su trabajo.

Aunque en esta ocasión lo que cabe destacar son las emotivas referencias históricas, con una mirada al pasado en la que se muestra a Cortegada como “la cura del Xacobeo” y se cuentan los orígenes del ferrocarril y su vinculación con Carril.

Todo eso sin olvidar una galería de fotos alusiva al “camino del tiempo” y otras aportaciones con las que mostrar no solo dónde y cómo empezó la actividad de los parquistas, sino también para explicar y legar a generaciones venideras de qué modo crecieron el pueblo de Carril y el conjunto de Vilagarcía y de la ría de Arousa.

De este modo se explica, por ejemplo, qué relación existe entre la Traslatio, la ermita de la Virgen de los Milagros y la existencia de un pequeño hospital lazareto en la isla de Cortegada.

Algunas de las imágenes que protagonizan la mirada al pasado de los parquistas de Carril. OPP-89

Para tiempos de confinamiento

Esto lleva a la OPP-89 Parquistas de Carril a aclarar que el lazareto funcionaba como una edificación en la que transcurrían los periodos de confinamiento, evitando así la propagación de enfermedades infecciosas de todo tipo.

Ilustrando la información con las correspondientes fotos se añade que el lazareto de Cortegada se construía anexo a la capilla “con objeto de proteger a la población de las epidemias”.

Y es que a raíz de la traslación de los restos del Apóstol Santiago, tras su martirio en Jerusalén, la ría de Arousa se convertía en “una excelente puerta marítima para normandos y musulmanes en sus incursiones, con el fin de llegar a la Catedral tras el descubrimiento de la tumba del Apóstol”.

En consecuencia, “además de todo un mar de conflictos, también suponía el desembarco de enfermedades infecciosas”, detalla la publicación.

La capilla de los Milagros

La misma en la que se recoge que fue en el año 1334 cuando se construyó en Cortegada la capilla de la Virgen de los Milagros, “un santuario originariamente situado entre las casas que posteriormente se trasladaría un poco más al sur para construir una nueva ermita”.

Las páginas del anuario de la OPP-89 Parquistas de Carril en las que se ofrecen las reflexiones de su presidente, José Luis Villanueva.

Así las cosas, “con la invasión de la peste negra, así como de otras enfermedades infecciosas, no eran pocos los que peregrinaban hasta allí o paraban a su paso hacia Santiago de Compostela para implorar la curación de sus dolencias”.

Por eso en 1652 se construía al lado de la capilla el citado hospital-lazareto, “con objeto de proteger a la población de las epidemias que asolaban Galicia y donde se albergaban los peregrinos que acudían a rendir culto a la Virgen”.

Junto a esta historia aparecen fotos antiguas, algunas inéditas y unas cuantas cedidas por particulares, como Carmen Berridi, María José Meijide o Manuel Suárez.

En las mismas se aprecian escenas referidas al depósito de áridos en los parques de cultivo, en los años ochenta, y la inauguración de la clínica del pósito, en agosto de 1972.

También barcos repletos de berberecho y almeja con un tamaño actualmente impensable, así como las tareas de selección del producto en las antiguas patelas y grupos de hombres y mujeres en plena faena o trasladando sacos llenos de bivalvos.

"Una tradición heredada que habla de sacrificio y dedicación”

Cuando la OPP-89 Parquistas de Carril presenta en su anuario 2021 la sección “El camino del tiempo”, trata de trasladar a la sociedad la riqueza de “una tradición heredada que habla de sacrificio y dedicación”.

Es una galería de fotos en la que se recogen algunos momentos de la actividad marisquera de este colectivo; el mismo que, de un modo u otro, lleva “más de quinientos años cultivando el mar de forma artesanal”.

Pero, al mismo tiempo, los parquistas también tratan de demostrar que luchan “por ofrecer productos con garantía de calidad que solo pueden darse en un entorno único”, como el que conforman los parques de Carril.

Una zona de producción –y una forma de trabajar, generación tras generación– “custodiada desde tiempos inmemoriales por la isla de Cortegada”, escribe la entidad que preside José Luis Villanueva.

Compartir el artículo

stats