Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alrededor de 16.000 personas todavía no se han vacunado en el área sanitaria

Uno de los primeros vacunados con la tercera dosis en el edificio de la antigua Comandancia. Iñaki Abella

El edificio de la antigua Comandancia de Marina, en Vilagarcía, se estrenó ayer como nuevo centro de vacunación COVID. Y lo hizo con tres puestos funcionando de los cinco habilitados, la mitad de la capacidad de Fexdega (que tenía diez). De los 650 arousanos de 70 a 79 años citados para esta primera jornada, a las seis y media de la tarde (a algo más de dos horas del cierre) habían recibido la tercera dosis de Pfizer 420, lo que se traduce en una participación -hasta ese momento- del 65%.

La teniente de alcalde de Vilagarcía, Tania García, y la directora del Puerto, Begoña Mesejo. Iñaki Abella

Pero además de los septuagenarios, también podrán acercarse al nuevo centro de vacunación las personas que todavía no se hayan administrado ninguna dosis, que suman en torno a 16.000 (de 12 a 40 años) en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés. Esta cifra supone un 5,5% del total de la población diana (274.000), pues el 94,5% tiene la doble pauta, una de los porcentajes más altos de Galicia. “Si se acercan aquí se les va a vacunar vengan con cita o sin ella e independientemente de la edad”, aseguró el gerente del área, José Ramón Gómez Fernández, que visitó el inicio de esta nueva fase de vacunación en Vilagarcía acompañado del delegado de la Xunta, Luis López, quien también hizo un llamamiento a la solidaridad para aumentar la cifra de personas inmunizadas contra el virus. Por ellas mismas y por la gente que les rodea.

Si se acercan aquí se les va a vacunar, vengan con cita o sin ella, e independientemente de la edad

José Ramón Gómez Fernández - Gerente del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés

decoration

A primera hora de la mañana se formaron algunas colas. Iñaki Abella

Tercera dosis: para 70-79 años y receptores de Janssen

Con respecto a la tercera dosis, el gerente apuntó que por ahora solamente está aprobada para la franja de edad de 70 a 79 años, además de la de refuerzo para determinados colectivos que se inocularon la Janssen (el suero monodosis), como por ejemplo los marineros. En este sentido, el coordinador de la vacunación COVID en el edificio de la Comandancia, Miguel Carreiro, apunta que “tienen que estar avisados previamente por sus cofradías”.

7.000 personas hasta el 30 de noviembre

El punto de vacunación de Vilagarcía atiende a personas del distrito sanitario de O Salnés, el cual engloba los municipios de Vilagarcía, Vilanova, A Illa, Cambados, Ribadumia y Catoira. En doce días (del 19 al 30 de noviembre) está previsto inyectar Pfizer o Moderna -según disponibilidad- a 7.000 arousanos de 70 a 79 años, aunque la cifra podría aumentar si acuden personas sin cita como está permitido.

En cuanto a la plantilla del dispositivo, está formada por tres enfermeros en cada turno, además de un PSX (Persoal de Servizos Xerais) y de tres vigilantes de seguridad para controlar el acceso. En esta ocasión todo el personal está contratado por el Sergas.

Aunque a primera hora se registró cola a las puertas de la Comandancia, a medida que fue transcurriendo la mañana se fueron disipando. No hubo que lamentar ninguna incidencia de consideración.

Ribadumia y Forcarei, con más de 150 de incidencia

El gerente del área sanitaria hizo balance de la situación epidemiológica en Pontevedra-O Salnés, donde hay 170 casos activos, dos de ellos hospitalizados en Montecelo, en planta. La UCI sigue libre de pacientes COVID y el Hospital do Salnés también.

De los 26 municipios del área sanitaria, más de la mitad, quince, cuentan con una incidencia por debajo de 50 casos diagnosticados por 100.000 habitantes en los últimos catorce días. Otros nueve se mueven en la horquilla de 50 a 150 y dos superan los 150. Son Ribadumia y Forcarei, este último con una incidencia superior a 250, de ahí que entre hoy y mañana se vaya a organizar un cribado para 1.600 vecinos de 40 a 75 años de este concello de Tabeirós-Terra de Montes. Por el momento en O Salnés no está previsto ninguno masivo.

Gómez Fernández aclaró que tanto Forcarei como Ribadumia son dos concellos pequeños en los que la incidencia aumenta con un número bajo de casos, como en el municipio ribadumiense, con solo cuatro positivos (ninguno relacionado con la residencia de mayores). “Lo más preocupante no es la incidencia en sí, sino la relacionada con la ocupación hospitalaria. Cuando se pasa de 250 de incidencia y el hospital está lleno, es un gravísimo problema porque podemos no tener capacidad para atender a la gente”, comenta el gerente del Sergas. Pero la situación actual no es esa, puesto que aunque están aumentado los casos, la mayoría se están manifestando con síntomas leves o incluso asintomáticos y hay camas libres en los hospitales.

“No debemos olvidar la mascarilla al menos hasta la próxima primavera”

Las Navidades están a las puertas de la esquina y la mayor parte de los contagios de coronavirus se están produciendo en el ámbito social y familiar. “Cada vez que estamos con familiares aunque sean convivientes es donde hay cierto riesgo porque todos tenemos la tendencia con la familia a retirar la mascarilla y no guardar la distancia. Y esos contactos son los que, de haber un positivo, provocan que aparezcan más”, advierte el gerente del área sanitaria, José Ramón Gómez Fernández, quien recomienda a la población la importancia de continuar utilizando la mascarilla, sobre todo en interiores. “El COVID sigue conviviendo con nosotros y el hecho de relacionarnos relajando las medidas de distancia y uso de mascarilla va a hacer que el virus se mueva”, advierte el máximo responsable del área sanitaria. Considera que distancia, mascarilla y locales ventilados “es algo que no debiéramos de olvidar como mínimo hasta la próxima primavera”. “Si todos hacemos esto, en general la situación se controlaría”.

Compartir el artículo

stats