Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vilagarcianos detenidos con el "macroalijo" del velero declaran ante las autoridades portuguesas

Fueron aprehendidos 5.200 kilos de cocaína, la mayor intervención a bordo de un velero. Policía Nacional

Los tres detenidos en un velero a doscientas millas de la costa de Portugal con 5.200 kilos de cocaína a bordo (el mayor alijo jamás hallado en este tipo de embarcación) han pasado a disposición judicial ante las autoridades lusas. Fuentes policiales confirman que la cesión de jurisdicción a España se encuentra en trámites para que el procesamiento continúe en nuestro país, si bien ayer todavía no se conocía el resultado. El abordaje se produjo el sábado en aguas internacionales.

La operación bautizada como “Marea Blanca” en la que han caído los vilagarcianos Carlos Silla Otero y Javier F., además de un ciudadano de nacionalidad peruana con residencia en España, continúa abierta, pendiente de que se produzcan detenciones en tierra que permitan desmantelar una de las supuestas redes de tráfico de drogas más activas del momento.

La nueva generación

A sus 35 años, Carlos Silla está considerado como una de las principales figuras de la tercera generación del narcotráfico arousano. Los investigadores están convencidos de que desde que se fugó en marzo de 2020 al estallar la primera operación de la pandemia (la Lince-Tuneladora en la que se decomisaron 3.700 kilos de cocaína) no ha dejado de trabajar en el negocio, con frecuentes travesías desde Sudamérica, pero siempre sin llegar a pisar las costas gallegas.

Las pesquisas apuntan a que el vilagarciano solamente llegaría hasta las coordenadas fijadas en el Atlántico en las que las lanchas realizarían el transbordo de la mercancía hasta la península. El tripulante sudamericano, supuesto notario de la droga de los colombianos, sí que habría continuado el viaje hasta el final.

Presunto patrón del velero

A diferencia de las generaciones anteriores en las que los grandes capos jamás viajaban en las embarcaciones en las que se transportaba las sustancias estupefacientes, Silla fue interceptado el fin de semana en medio del Atlántico con más de cinco toneladas de cocaína a bordo, distribuida en 183 fardos perfectamente visibles. Junto a él también fueron arrestados los otros dos tripulantes.

No por manejar el velero se le atribuye un papel menor en la organización, sino todo lo contrario, pues ya en la anterior macrorredada de la que logró escabullirse y en la que apareció una planeadora embarrancada en el Umia, se le consideraba jefe del grupo arousano y supuesto encargado de la coordinación y financiación de la operación. El histórico Antolín Fernández Pajuelo, presunto responsable de la rama de la organización en A Guarda, sí que cayó en el cerco policial.

Marino mercante

Carlos Silla es marino mercante y por tanto un perfecto conocedor del medio marítimo, con grandes habilidades para pilotar embarcaciones. De hecho se le considera el patrón del velero G-Siro cazado en aguas del Atlántico.

Al parecer se movía por Madrid y el sur de la península, a donde supuestamente habría huido cuando se decretó su orden de busca y captura en marzo de 2020.

Después de varios meses de investigación, la fase final de la operación Marea Blanca se desarrolló el pasado fin de semana cuando la Armada portuguesa abordó el velero antes de su encuentro con las lanchas rápidas encargadas de recepcionar el macroalijo, ya que las gomas son mucho más difíciles de capturar debido a las grandes velocidades a las que pueden desplazarse.

La aprehensión de este importante alijo de cocaína (más de 5 toneladas) es fruto de la colaboración policial a nivel internacional, pues en la operación conjunta de la Policía Nacional española (Udyco) y la Judiciária portuguesa también colaboraron otras agencias antidroga como la DEA estadounidense, la Dirección de Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia o la National Crime Agency del Reino Unido, entre otras. La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, felicitó ayer a las fuerzas del orden por este nuevo golpe al narcotráfico.

Compartir el artículo

stats