Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ambulantes de Vilagarcía preparan movilizaciones: “El Concello quiere acabar con el mercado”

Vendedores y representantes del PP comparecieron ayer juntos en rueda de prensa. Iñaki Abella

Los vendedores ambulantes de Vilagarcía están en pie de guerra contra la decisión del gobierno local de introducir tráfico rodado en la calle Alexandre Bóveda durante la celebración del mercadillo de martes y sábados porque auguran que “ocurrirá una desgracia y nosotros no queremos ser responsables de ella”. Están convencidos de que el Concello “quiere dividirnos y acabar con el mercado”.

"Intereses para acabar con el mercadillo"

“Hay intereses creados para que la feria vaya a menos. El gobierno se está dejando influir por asociaciones de cierto tipo para que desaparezca”, espeta José Luis Muiños, el vendedor que ayer ejerció como portavoz de los afectados en una rueda de prensa conjunta con el PP frente a la plaza de abastos, el lugar en el que en cuestión de días comenzarán las obras de calmado de tráfico para realizar el traslado de los puestos.

Reubicación entre Vista Alegre y O Castro

Así, se ensancharán las aceras y se elevarán los aparcamientos y pasos de peatones, quedando una única línea de puestos (la más próxima al edificio de la plaza). El resto de vendedores serán reubicados en García Caamaño, Vista Alegre, Arzobispo Lago, O Castro, Doutor Carús y A Mariña.

“Vista Alegre está muy bien en verano pero el resto del año el montaje y desmontaje de los puestos coincide con las horas de entrada y salida del colegio. Podemos tener un disgusto”, advierte la portavoz del PP, Ana Granja, quien respalda por completo las quejas de los ambulantes. “La sensación que tenemos todos es de que se intenta que desaparezca el mercadillo”, lamenta.

Pero los vendedores no están dispuestos a tirar la toalla. De hecho ya están preparando movilizaciones y no descartan tomar otro tipo de acciones. Reivindican que tienen sus derechos -recogidos en el reglamento municipal de funcionamiento del mercadillo- y que el Concello debe respetarlos.

Firmaron un acuerdo con el Ayuntamiento

Aunque admiten que el año pasado el colectivo firmó un acuerdo con el Concello para la convivencia del tráfico con la feria en Alexandre Bóveda, recuerdan que ese mismo documento también contempla que en el caso de que “no se considere oportuna” la medida, “la solución será consensuada nuevamente con la asociación de placeros y con los vendedores ambulantes, y siempre en el entorno y al lado de la plaza de abastos para mantener el vínculo entre la plaza y el mercado”.

"Una cuchillada, es partir el mercado en dos"

“Esto es una cuchillada, es partir el mercado en dos. Aunque somos unos 40 puestos en Alexandre Bóveda, afecta a todo el mercado. Y no creo que la gente de Vilagarcía esté de acuerdo. No hay un solo precedente en Galicia, y me atrevería a decir en España, de meter el tráfico en la feria; no tiene lógica”, coinciden los vendedores, quienes urgen al Concello que muestre el informe policial que avala la reordenación, una petición trasladada por escrito el 31 de agosto pero por el momento sin respuesta.

Compartir el artículo

stats