Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un fondo de capital francés adquiere la mayoría accionarial de Linamar y asume su plan de expansión y empleo

Lina Solla, que seguirá al frente, lo considera “una gran oportunidad para la comarca y Galicia”. PAI Partners compró Angulas Aguinaga, dueña de La Gula del Norte y perteneciente a Portobello Capital, uno de sus socios

Envasado de mejillón para su tratamiento en atmósfera modificada, en la factoría de Linamar. Noé Parga

La firma arousana Mariscos Linamar afronta una nueva etapa que, según su máxima representante, Adelina María Solla Sanmartín –más conocida como Lina Solla–, constituye “una gran oportunidad para la comarca de O Salnés y el conjunto de Galicia desde el punto de vista del crecimiento empresarial, la generación de empleo y la inversión en I+D+i”.

Va a ser posible después de la venta de la empresa Angulas Aguinaga, dueña de La Gula del Norte y perteneciente a Portobello Capital –uno de los socios de Linamar– al fondo de capital riesgo francés PAI Partners, que se hace con la parte mayoritaria del accionariado.

La operación se cerró hace menos de un mes, aunque, en cierto modo, puede decirse que, por ajustes de contabilidad, administración y demás papeleos, la nueva etapa comenzará el 1 de enero de 2021.

“Es una gran oportunidad para la comarca de O Salnés y el conjunto de Galicia desde el punto de vista del crecimiento empresarial, la generación de empleo y la inversión en I+D+i”

Lina Solla - Gerente de Mariscos Linamar

decoration

Será “una etapa brillante”, según pronostica la propia Lina Solla, convencida de que la reestructuración orgánica de Mariscos Linamar va a posibilitar su crecimiento y, sobre todo, servirá para culminar sus planes de diversificación productiva e internacionalización a corto, medio y largo plazo.

Aunque la empresaria, recientemente proclamada presidenta del Consello Regulador do Mexillón de Galicia, se limita a ofrecer estas explicaciones y prefiere no profundizar en los detalles de la operación, FARO DE VIGO puede decir que la intención de la nueva propiedad es mantener la plantilla actual, formada por unas doscientas personas.

Lina Solla Sanmartín en Cambados, donde se asienta Mariscos Linamar. FdV

Y no solo se trata de conservarla, sino que podría incrementarla en próximos meses y años, cuando también se hará necesaria la ampliación de la planta de producción de que dispone Linamar en el puerto de Tragove (Cambados).

Las fuentes consultadas ayer aseguran que “Lina Solla seguirá al frente de la industria” y que “no se esperan más cambios que los derivados de la expansión de la empresa”, ya que el ahora accionista mayoritario de la misma, que ya tiene otras industrias y negocios por toda España, “quiere apostar fuerte por Galicia y sus productos, especialmente por el mejillón”, que es, sin duda, la especialidad de la casa.

Esperan un crecimiento aún más rápido

“Quieren hacer cosas muy interesantes para la propia empresa y para Galicia, aprovechando la estructura de Linamar y su experiencia con el mejillón”, insisten los valedores de esta operación, quienes la resumen diciendo que “permitirá que siga creciendo, incluso más rápido de lo que estaba previsto”.

En definitiva, que los nuevos accionistas mayoritarios quieren aprovechar su “solvencia y trayectoria internacional en marketing, I+D y comercialización” para maridarla con la “incontestable experiencia de Linamar en el sector de la acuicultura”.

El resultado que esperan lograr es la generación de “un producto diferenciado y con un valor añadido extra que, además, contribuya a la recuperación económica de Galicia”.

Las instalaciones de Linamar, en Cambados. Noé Parga

Apoyo financiero, operacional y estratégico

PAI Partners, considerada una de las principales firmas europeas de capital riesgo (private equity), a través de su fondo especializado en el mercado de transacciones de pequeñas y medianas empresas, logró una participación mayoritaria en Angulas Aguinaga, una de las empresas líderes de España en soluciones de pescadería moderna y platos preparados. Es decir, una de las líneas de trabajo en las que se más se ha volcado Linamar en los últimos tiempos.

Con oficinas en París, Londres, Luxemburgo, Madrid, Milán, Munich, Nueva York y Estocolmo, PAI Partners gestiona 13.900 millones de euros de fondos dedicados a la compra de empresas.

Desde 1994 ha completado 75 transacciones en once países, superando los 50.000 millones de euros en valor de transacción.

Lo que hace, y ese es también su objetivo al desembarcar en Linamar, es “proporcionar a las compañías de su propiedad el apoyo financiero, operacional y estratégico necesario para gestionar su desarrollo y mejorar la creación de valor”.

La visita de la conselleira de Mar, Rosa Quintana, a Mariscos Linamar, en el año 2018. Noé Parga

Una empresa en constante expansión

En 2018 la Xunta daba a conocer que había destinado 18,4 millones de euros para impulsar medio centenar de proyectos de mejora de los procesos de producción y comercialización de productos de pesca, marisqueo y acuicultura. Lo hizo durante una visita de la conselleira de Mar, Rosa Quintana, y el vicepresidente autonómico, Alfonso Rueda, a las instalaciones del grupo Linamar.

Se había elegido aquel escenario porque, precisamente, la compañía abanderada por Lina Solla había recibido 3,3 millones de euros con cargo a aquel paquete de ayudas, destinadas a procesos de mejora de la eficiencia energética y el lanzamiento de productos innovadores.

Linamar, que había sido una firma pionera en el desarrollo del envasado en atmósfera protectora para el mejillón, recibía así una importante inyección económica que se sumaba a los 1,5 millones de euros que había recibido entre 2012 y 2014 para aportar más valor añadido a sus productos, demostrando que siempre ha sido una empresa en expansión volcada con la innovación y el desarrollo.

En relación con esto, cabe decir que fue en 2016 cuando Mariscos Linamar dio a conocer un proyecto para la creación de platos ya preparados de almeja gallega, con la intención de “hacer las cosas de una manera diferente”, manifestó la propia Lina Solla.

Una de las presentaciones del mejillón de Linamar. Noé Parga

Ya entonces se dio cuenta del potencial de esta firma cambadesa, capaz de exportar a países como Francia, Alemania, Polonia, Suiza y Austria y que está formada por dos empresas, como con la depuradora de mariscos La Sirena y una planta de elaborados, precisamente en la que se habían invertido entre 2012 y 2014 los 1,6 millones de euros antes aludidos.

Fueron aquellas ayudas las que contribuyeron a implantar en la empresa nuevas líneas de producción y envasado de mejillón, como por ejemplo las presentaciones del molusco con salsa de mantequilla, especialmente pensada para el mercado de Francia, o vivo, con un sistema de atmósfera modificada que aumenta considerablemente el periodo de consumo de este producto sin que pierda cualidades.

Además, con aquel dinero, Linamar construyó un nuevo sistema de circulación de agua y, a la postre, se consolidó como un grupo potente a nivel nacional e internacional en lo que a depuración, transformación y comercialización de moluscos se refiere.

Todo empezó en 2014


Hace apenas tres semanas se dijo que Portobello Capital había levantado un fondo de inversión de 350 millones de euros que se destinará en su totalidad al mercado secundario, para potenciar el crecimiento y la internacionalización de sus participadas Angulas Aguinaga e Industrias Alimentarias de Navarra (IAN), propietaria de la marca de productos Carretilla, entre otras. De este modo iba a contar con cien millones de euros para acometer futuras adquisiciones en Angulas Aguinaga e IAN.

La llegada de los vascos

Cuando se gestaba esa operación se hacía lo propio con la de Linamar, ya que esta industria arousana había vendido parte de sus acciones a Portobello Capital en 2014.

Esto quiere decir que esta gestora de fondos de capital riesgo, constituida en 2010 para dar continuidad a los fondos que ya asesoraba desde 1990 , líder en el “middle market” –compañías de tamaño medio– en España y poseedora de más de 1.300 millones de euros en activos gestionados, ya tenía en sus manos desde hace más de un lustro buena parte de la gestión desplegada por Linamar.

Más de 400 millones

Lo que ha sucedido ahora es que PAI Partners compró el 51% de las acciones a Angulas Aguinaga y demás socios de Portobello –por más de 400 millones de euros–, lo cual se traduce en los cambios accionariales de Linamar.

Por cierto, el Plan Estratégico 2020-2025 de Angulas Aguinaga aspira a alcanzar una facturación anual de 450 millones de euros. Esto supone más del doble de lo que factura actualmente, puesto que cerró 2019 con unos ingresos de 220 millones.

Compartir el artículo

stats