Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Vicente se reivindica como BIC

El "Proyecto Adro Vello" se estrena a lo grande con su "Ruta de la Historia"

Algunos de los participantes en la "Ruta de la Historia". // Muñiz

Por si alguien tenía dudas, San Vicente de O Grove presentó ayer sus credenciales como aspirante a ser declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Lo hizo mediante el lanzamiento del llamado "Proyecto Adro Vello", mediante el que valorizar la parroquia y reivindicar la preservación de su riqueza etnográfica.

La puesta de largo de esta iniciativa contó con la participación de numerosos vecinos y representantes de todos los grupos políticos. A excepción del BNG, lo cual fue duramente criticado por algunos asistentes.

Una vez hechas las presentaciones, la teoría dejó paso a la parte práctica. O lo que es lo mismo, San Vicente hizo una demostración de fuerza gracias al recorrido realizado por los asistentes a través de ese mágico itinerario en el que, según el "Proyecto Adro Vello", se reúnen 3.000 años de historia.

Impulsada por vecinos como Susana Crespo y Rosa María Blanco, esta iniciativa trata de implicar la clase política, a las diferentes Administraciones públicas, centros educativos y turistas y vecinos en la potenciación y disfrute de San Vicente como "tesoro arqueológico, patrimonial y cultural".

La desarrollada ayer con el título "Ruta de la Historia: 3.000 Años de Historia en San Vicente", es solo una de las propuestas sobre la mesa para que vecinos y visitantes puedan ser disfrutando por mucho tiempo de los yacimientos de Os Castriños y Adro Vello, de las ruinas de la Casa da Fonte -representada en el escudo de O Grove- y de "un entorno paisajístico memorable" en el que se dan cita "dioses olvidados, leyendas y misterios".

Sin olvidar, claro está, la iglesia parroquial, construida en 1771 -aunque en algunos documentos se data en 1770- y en cuyo atrio se encuentra la escultura de la "Moneda de la Traslatio", del siglo XII y encontrada en O Carreiro.

Vecinos, políticos, representantes de diferentes colectivos y el historiador local Francisco Meis estuvieron entre los participantes en este estreno, en el que se recorrieron las mismas sendas por las que pasaron las diferentes civilizaciones occidentales a lo largo de la historia, desde los saefes y celtas hasta los fenicios y romanos, vikingos, árabes, suevos y piratas.

El objetivo ayer no era otro que dar un primer paso para "potenciar este increíble foco de atracción y, con la divulgación rigurosa de la relevancia de este impresionante legado, no solo contribuir al mejor conocimiento del mismo, sino también llamar la atención acerca de la necesidad de sentirlo como nuestro, protegerlo y recuperarlo". A la espera de resultados, parece que el camino emprendido puede ser el acertado.

Compartir el artículo

stats