Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Intecmar tranquiliza a los bateeiros gallegos frente a las toxinas emergentes

El laboratorio explica al sector los avances derivados del programa Alertox-Net

La reunión informativa con la Comisión do Mexillón. // FdV

La reunión informativa con la Comisión do Mexillón. // FdV

En 2017 se ponía en marcha el proyecto Alertox-Net, que busca la creación de una red de alerta de toxinas marinas emergentes como la ciguatoxina, presente en los peces, y la tetrodotoxina, producida por bacterias en peces y moluscos como el mejillón, con una aparición muy difícil de predecir y que se extiende muy rápido. A estas alturas los bateeiros ya saben que el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar) está haciendo los deberes para seguir siendo una entidad analítica de referencia a nivel mundial.

Así se explicó ayer a los productores, representados en la Comisión do Mexillón. Se les detalló el trabajo que desarrolla el Intecmar en el seguimiento de las toxinas emergentes y los avances experimentados en el desarrollo de una red de alerta "que se pueda implementar en la cadena de valor alimentaria para aumentar la seguridad del consumidor".

El trabajo realizado, con el que también se busca establecer un posible indicador de los riesgos relacionados con el cambio climático, incluye tanto el desarrollo de métodos analíticos para realizar el seguimiento de las toxinas emergentes como el estudio de su evolución y el intercambio de muestras con el resto de los integrantes del proyecto, entre ellos la Universidade de Santiago y otras instituciones y organismos de España, Francia, Irlanda, Reino Unido y Portugal.

La directora xeral de Pesca, Acuicultura e Innovación, Mercedes Rodríguez, y la directora del Intecmar, Covadonga Salgado, fueron las encargadas de transmitir tranquilidad a los bateeiros en relación con este proyecto internacional que también estudia la palitoxina, producida por algas y que ya representa un problema en el sur de España, pues genera intoxicaciones cuando las personas la inhalan.

Eso sin olvidar el análisis de las inminas cíclicas, con una toxicidad a largo plazo que todavía se desconoce, y otras amenazas emergentes que se suman a las popular pero erróneamente conocidas como "mareas rojas", esas como la toxina diarreica, la paralizante y la amnésica.

Compartir el artículo

stats