Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atalaya de historia

Su pasado está unido a su castillo, encaramado a un promontorio sobre el Júcar, mirador y defensa natural durante siglos. Declarado conjunto histórico-artístico, en el pueblo conquense de Alarcón está representado todo el arte español

Durante siglos la villa fue "La inconquistable". //turismocastillalamancha.es

Su castillo fue escenario de importantes episodios históricos en tiempos de la Reconquista y hoy, reconvertido en Parador de Turismo, sigue vigilando el entorno y las hoces del Júcar desde lo alto. Y además de albergar una nutrida representación de todo el arte español, Alarcón es también la villa del infante Don Juan Manuel, que aquí escribió parte de su obra literaria.

Fueron los árabes quienes levantaron la primera fortaleza y es de su lengua de donde proviene el topónimo. La entrada al recinto amurallado sumerge a cualquiera que lo visita en las culturas que por aquí pasaron y fueron corrigiendo su arquitectura sin rebasar su muralla. Y al observar el enclave donde se alza el castillo, se entiende el porqué de su apodo "La inconquistable". El propio paraje garantizó durante siglos el poderío de su situación en el panorama histórico, y a ello ayudaron sus señores que completaron sus defensas naturales con extraordinarios parapetos artificiales.

El recinto urbano es todo un compendio de arte: desde el románico de Santo Domingo de Silos y Nuestra Señora De la Orden, hasta las pinturas murales de Jesús Mateo en la iglesia de San Juan Bautista. Son algunos de los edificios y monumentos que acoge este burgo de la provincia de Cuenca donde hay iglesias, palacios, un castillo, un triple recinto defensivo, dos puentes y dos torres albarranas.

Por aquí pasaron íberos, romanos, visigodos y musulmanes. Finalmente, las tropas de Alfonso VIII llegaron para quedarse. Después, especialmente durante los siglos XV y XVI, bajo el señorío de Villena, la villa no hizo sino florecer en arte y patrimonio.

La Plaza Mayor está dedicada a la memoria del infante don Juan Manuel, uno de los personajes más importantes de la Edad Media en España, señor del castillo durante un tiempo y personalidad ilustre que compaginó durante toda su vida sus actividades como escritor y como noble caballero. Aquí tomaron forma las páginas de "El conde Lucanor" y otras obras literarias. En la Plaza Mayor se encuentra también la iglesia de San Juan Bautista, del siglo XVI, construida sobre un antiguo templo románico, además del Ayuntamiento, antiguo palacio del Concejo.

En el viejo templo de San Juan Bautista se ubica el Centro de Arte de Pinturas Murales, creado por el artista Jesús Mateo, quien concibió unas pinturas con un expresivo lenguaje formal contemporáneo. Las obras fueron protegidas por la Unesco en 1997 por su alto interés artístico. Con absoluta libertad y una potencia creativa inusual, Mateo fue dando forma a un proyecto con una identidad plástica única, basado en la Naturaleza y el Hombre como pretextos para configurar un universo personal y comprometido. Paredes y bóvedas son el lienzo de esta obra singular.

Compartir el artículo

stats