El mini limpiacristales eléctrico de Lidl que arrasa en ventas: resultados brillantes y sin esfuerzo

Dejará todos los cristales de tu casa relucientes de una forma rápida y sencilla

R. V.

Dejar los cristales impecables es complicado. Es una de las tareas que más se nos atragantan en la limpieza del hogar porque, además de darnos mucho trabajo, no siempre quedan como nos gustaría y se ensucian rápidamente.

Para hacerte esta tarea un poco más sencilla, Lidl ha puesta a la venta un artículo que está arrasando entre sus clientes. Gracias al limpiacristales recargable con vibración tu casa quedará como los chorros del oro y sin ningún tipo de esfuerzo.

Un novedoso producto que es capaz de vibrar mientras limpiamos. Esto hará que no tengamos que aplicar tanta presión ni fuerza a la hora de limpiar los cristales o espejos de nuestra casa. Además no dejará marcas debido a que cuenta con pulverización automática de agua. 

Tiene un depósito de agua de buena capacidad con una abertura grande para poder llenar el limpiacristales y limpiar todo a nuestro paso gracias también a su batería de larga duración que podremos recargar.  También cuenta con un asa de agarre fácil para que la podamos utilizar sin problemas en cualquier posición. 

Es ideal para limpiar ventanas, espejos, mesas de cristal o hasta baldosas sin ningún tipo de inconvenientes y lo mejor de todo es su precio. Está disponible en tienda y en web por sólo 32,99 euros.

Solución limpiadora

Para lograr una fórmula limpiadora eficaz, mezcla una parte de vinagre blanco con otras tres de agua caliente, y mézclalo a conciencia. Para que no huela mucho a vinagre, puedes añadir unas gotas de limón o lima.

Otro limpiador eficaz se consigue con la mezcla de 2 tazas de agua3 cucharadas de vinagre blanco y media cucharadita de detergente líquido. Estas mezclas las introduces en un spray y podrás limpiar las ventanas sin gasto alguno.

Filtro de café

No compres trapos o bayetas cada dos por tres para limpiar las ventanas y aprovecha los filtros del café para limpiar los cristales para evitar rayones y manchas.

Día nublado

Las soluciones que eches a los cristales deben estar un tiempo para atrapar toda la suciedad, por lo tanto, elige siempre un día nublado para limpiar las ventanas. Si el día es muy soleado puede provocar que la solución se evapore antes de tiempo y puede dejar marcas muy antiestéticas. Papel de periódico

Otra forma de limpiar las ventanas sin rayarlas es usar papel de periódico viejo, nunca nuevo ya que la tinta puede manchas. El papel es un truco milagroso ya que con él podrás frotar sin miedo a rayar los cristales. Además, el periódico dejará una pequeña capa invisible que hará tus cristales más resistentes a la suciedad. Limpia de arriba abajo

Para ventanas extremadamente sucias, lo mejor es usar una esponja porosa y limpiar desde la parte de arriba hasta la de abajo para evitar el goteo del agua. Un paño de microfibras ayudará a pulir el vidrio cuando éste esté seco, con cuidado de que no suelte pelusa que pueda quedar pegada al cristal. Por fuera y por dentro

Otro pequeño truco es limpiar los cristales interiores, dentro de la casa, con movimientos horizontales, y el vidrio exterior con movimientos verticales. Así, si te quedan marcar o rayas, sabrás que lado tienes que repasar sin volverte loco buscando el origen de la marca.Polvo en las persianas

No todos los trucos son sólo para limpiar los cristales, ya que las ventanas cuentan también con persianas que, al estar en el exterior, se ensucian a menudo. Para limpiarlas y mantenerlas así, rocíalas con un spray antiséptico.