Casi un tercio de la población española está expuesta a ruido por tráfico superior al aceptable

Provoca el 85% de las emisiones acústicas | Por encima de 80 decibelios durante 8 horas al día puede causar pérdida auditiva

Rafa López

Rafa López

Casi un tercio de los españoles (más del 30%) están expuestos a niveles de ruido por tráfico superiores a los aceptables, es decir, 65 decibelios (dB). El ruido producido por la circulación de vehículos es la principal fuente de contaminación acústica: representa un 85% de las emisiones acústicas y puede alcanzar entre 80-85 dB, un nivel que si se mantiene durante 8 horas al día en un periodo prolongado supone un riesgo de pérdida auditiva.

Son datos aportados por los otorrinos españoles con motivo del Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido, que se conmemora hoy, 26 de abril. La Sociedad Española de Otorrinolaringología recuerda que, para garantizar una buena salud, se recomienda no superar los 65 dB, que está por debajo del nivel de ruido que produce un tráfico normal y por encima del que se suele registrar en una oficina.

Una exposición a un sonido superior a 85 dB –que puede producir una motocicleta o el tráfico intenso– supone un riesgo de pérdida auditiva si se prolonga en el tiempo. Una exposición a 80 dB durante más de 8 horas al día, en el entorno laboral, requiere el uso de protección auditiva para no ser lesiva para la salud.

Por encima de 100 dB –el ruido que produce una perforadora eléctrica– existe un riesgo de pérdida inmediata de audición. El ruido puede llegar al umbral del dolor entre los 125 dB y los 140 db –el motor de un avión– y puede producir la rotura de tímpano a los 150 dB.

La vida en decibelios

Despegue de un jet (a 25 metros)

Tráfico normal

150 dB

70 dB

 

Rotura de tímpano

Cubierta de un portaaviones

Oficina

140 dB

60 dB

1/2 más bajo que 70 db

Umbral del dolor

Motor de un avión despegando

Conversación normal

130 dB

50 dB

64 veces más intenso que 70 db

1/4 más bajo que 70 db

Motor de un avión en marcha

Calle tranquila

40 dB

120 dB

32 veces más intenso que 70 db

1/8 más bajo que 70 db

Concierto / discoteca

Conversación suave

30 dB

110 dB

16 veces más intenso que 70 db

1/16 más bajo que 70 db

Perforadora eléctrica

Biblioteca, susurros

20 dB

100 dB

8 veces más intenso que 70 db

1/32 más bajo que 70 db

Brisa suave, respiración

Tráfico intenso

10 dB

90 dB

Casi inaudible

4 veces más intenso que 70 db

Fuente:

Universidad de Barcelona

El Periódico de Catalunya

Unión Europea

Elaboración propia

Umbral de audición

Motocicleta

0 dB

80 dB

Mínimo audible para un humano

2 veces más intenso que 70 db

Simón Espinosa

El decibelio (dB) es una unidad que se utiliza para medir la intensidad del sonido y otras magnitudes físicas. Un decibelio es la décima parte de un belio (B), unidad que toma su nombre por Alexander Graham Bell, el inventor del teléfono.

Su escala logarítmica implica que, por ejemplo, un aumento de tres decibelios en el nivel de sonido ya representa una duplicación de la intensidad del ruido. Por ejemplo, una conversación normal puede ser de aproximadamente 65 dB y, por lo general, un grito es de 80 dB. La diferencia es de solo 15 dB, pero el grito es 30 veces más intenso.

La vida en decibelios

Despegue de un jet (a 25 metros)

150 dB

Rotura de tímpano

Cubierta de un portaaviones

140 dB

Umbral del dolor

Motor de un avión despegando

130 dB

64 veces más intenso que 70 db

Motor de un avión en marcha

120 dB

32 veces más intenso que 70 db

Concierto / discoteca

110 dB

16 veces más intenso que 70 db

Perforadora eléctrica

100 dB

8 veces más intenso que 70 db

Tráfico intenso

90 dB

4 veces más intenso que 70 db

Motocicleta

80 dB

2 veces más intenso que 70 db

Tráfico normal

70 dB

 

Oficina

60 dB

1/2 más bajo que 70 db

Conversación normal

50 dB

1/4 más bajo que 70 db

Calle tranquila

40 dB

1/8 más bajo que 70 db

Conversación suave

30 dB

1/16 más bajo que 70 db

Biblioteca, susurros

20 dB

1/32 más bajo que 70 db

Brisa suave, respiración

10 dB

Casi inaudible

Fuente:

Universidad de Barcelona

El Periódico de Catalunya

Unión Europea

Elaboración propia

Umbral de audición

0 dB

Mínimo audible para un humano

Simón Espinosa

El decibelio (dB) es una unidad que se utiliza para medir la intensidad del sonido y otras magnitudes físicas. Un decibelio es la décima parte de un belio (B), unidad que toma su nombre por Alexander Graham Bell, el inventor del teléfono.

Su escala logarítmica implica que, por ejemplo, un aumento de tres decibelios en el nivel de sonido ya representa una duplicación de la intensidad del ruido. Por ejemplo, una conversación normal puede ser de aproximadamente 65 dB y, por lo general, un grito es de 80 dB. La diferencia es de solo 15 dB, pero el grito es 30 veces más intenso.

La vida en decibelios

Despegue de un jet (a 25 metros)

Tráfico normal

150 dB

70 dB

 

Rotura de tímpano

Cubierta de un portaaviones

Oficina

140 dB

60 dB

1/2 más bajo que 70 db

Umbral del dolor

Motor de un avión despegando

Conversación normal

130 dB

50 dB

64 veces más intenso que 70 db

1/4 más bajo que 70 db

Motor de un avión en marcha

Calle tranquila

40 dB

120 dB

32 veces más intenso que 70 db

1/8 más bajo que 70 db

Concierto / discoteca

Conversación suave

110 dB

30 dB

16 veces más intenso que 70 db

1/16 más bajo que 70 db

Perforadora eléctrica

Biblioteca, susurros

20 dB

100 dB

8 veces más intenso que 70 db

1/32 más bajo que 70 db

Brisa suave, respiración

Tráfico intenso

10 dB

90 dB

Casi inaudible

4 veces más intenso que 70 db

Fuente:

Universidad de Barcelona

El Periódico de Catalunya

Unión Europea

Elaboración propia

Umbral de audición

Motocicleta

0 dB

80 dB

Mínimo audible para un humano

2 veces más intenso que 70 db

Simón Espinosa

El decibelio (dB) es una unidad que se utiliza para medir la intensidad del sonido y otras magnitudes físicas. Un decibelio es la décima parte de un belio (B), unidad que toma su nombre por Alexander Graham Bell, el inventor del teléfono.

Su escala logarítmica implica que, por ejemplo, un aumento de tres decibelios en el nivel de sonido ya representa una duplicación de la intensidad del ruido. Por ejemplo, una conversación normal puede ser de aproximadamente 65 dB y, por lo general, un grito es de 80 dB. La diferencia es de solo 15 dB, pero el grito es 30 veces más intenso.

Una de cada diez personas será sorda

Según los otorrinos españoles, una de cada diez personas acabará siendo sorda dentro de 30 años si no se modifican los factores de riesgo, que son más patentes en los entornos urbanos: tres de cada cuatro habitantes de grandes ciudades padecen algún grado de pérdida auditiva causada por exposición a sonidos de alta intensidad.

La estructura demográfica de España tampoco ayuda en la reducción del ruido: según el último informe del Eurostat, España es el país de la Unión Europa con un mayor porcentaje de población que vive en edificios plurifamiliares: un 66%, frente al 40% de la media de la UE y más que el triple de países como Reino Unido y Países Bajos, en torno al 20%. Un 21,9% de los españoles declaran problemas de ruidos producidos por vecinos o del exterior, según datos del INE.

Junto con Japón, España es el país con mayor índice de población del mundo expuesta a altos niveles de ruido: 9 millones de sufren niveles medios de más de 65 decibelios. Para equipararnos con otros países europeos, las empresas de aislamiento acústico en la construcción reclaman que el estándar de aislamiento a ruido aéreo se fije en un mínimo de 54 dB, frente a los 50 dB actuales.

Es una cuestión que los consumidores valoran: el 82% da importancia a este aspecto a la hora de elegir vivienda para compra o alquiler, según una encuesta de Idealista.