Una masa de aire de origen africano sobre la península ibérica propiciará un "excepcional e insólito" ascenso de las temperaturas, más propio de julio que de abril, y que los próximos días elevará los termómetros hasta los 39-40 grados en Sevilla, 35 grados en Zaragoza, 33 grados en Madrid y 30 grados en Burgos. Galicia esquivará esa canícula anticipada.

Dicha masa de aire "podría ser la más cálida situada sobre España para estas fechas en, al menos, los últimos 43 años", ha afirmado Rubén Del Campo, portavoz de Aemet, quien explica que este episodio de valores "tan excepcionalmente altos" para abril es la suma de varios factores.

El primero, el aire muy cálido procedente de latitudes bajas y que recorrerá el norte de África antes de alcanzar España; el segundo, la situación de estabilidad atmosférica, y por último la fuerte insolación reinante, con el sol ya alto en el horizonte calentando con fuerza, si los cielos están despejados.

El ascenso será "progresivo" tanto en las nocturnas como en las diurnas hasta el jueves y el viernes, "los días de más calor", aunque ya desde mañana las temperaturas estarán entre 5 y 10 grados por encima de lo normal en la mayor parte del país y entre 10 y 15 grados por encima entre el jueves y el viernes.

"Incluso hasta más de 15 grados por delante de lo normal el viernes en puntos del sur de la península", ha hecho hincapié Del Campo.

La ría de Vigo, en un día nublado

Galicia y la cornisa cantábrica se libran

Por zonas geográficas, se librarán del calor la costa atlántica de Galicia y las comunidades cantábricas, aunque en el interior de ambas se podrán superar los 25 grados, por el contrario en la costa catalana y norte de la Comunidad Valenciana, las temperaturas serán más suaves, por las brisas.

En las Islas Canarias se prevén temperaturas algo altas para la época, y a partir del miércoles y jueves se superarán 30 grados en Gran Canaria y Fuerteventura.

Con respecto a las mínimas, en general, también serán altas para la época del año, y a partir del jueves/viernes se registrarán "noches tropicales en el sur peninsular y Mediterráneo", con mínimas de 20 grados en Almería, Alicante, Jaén y Málaga.

Esta episodio de calor intenso -ha pronosticado Del Campo- podría prolongarse hasta el sábado, cuando la entrada de una masa de aire atlántica más fresca refrescará el país, aunque ese día aún será "muy caluroso" en el este y en las Baleares, con 35 grados.

Desde este lunes, el Valle del Guadalquivir alcanzará 32 grados y se mantendrá despejado en toda España y sin apenas lluvias, salvo en Galicia, para dar paso a un martes con aire "todavía más cálido", lo que incrementará los valores nocturnos y diurnos en el sureste, de 6 a 8 grados con respecto al lunes.

Temperaturas desde mañana

Mañana se registrarán 28 grados o más en amplias zonas del país e incluso 34 grados en el Valle del Guadalquivir, la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana, y, de nuevo "el miércoles otra nueva subida térmica", salvo a orillas del Mediterráneo, donde descenderán ligeramente por las brisas.

De esta manera, el miércoles se superarán los 32 grados en el Valle del Ebro, interior de la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, sur de Extremadura y zonas de Andalucía, con Córdoba y Sevilla marcando 37 grados.

El portavoz ha recordado que el récord en abril para estas dos ciudades andaluzas es de 35,4 grados en Sevilla y 34 grados en Córdoba, datos, que a su juicio, dan una idea de lo "extraordinario de este episodio".

El jueves y el viernes, "los días de más calor", se superarán los 30 grados en casi toda España: Madrid rondará 31-32 grados (el récord para abril en la capital es de 30,1 grados), y hasta 34-35 grados en el Valle del Ebro y mitad sur de la península, mientras que en el Valle del Guadalquivir 38 grados, sin descartar 40 grados, algo "absolutamente extraordinario" en abril.

Calor hasta el sábado

En este punto, el portavoz ha destacado la nubosidad prevista para el jueves y el viernes, lo que "añade incertidumbre al pronóstico" debido a que en algunas zonas las temperaturas podrían quedarse algo más bajas.

Para el fin de semana, el sábado hay incertidumbre, pero parece que persistirá el calor en el este peninsular y en Baleares, con más de 35 grados de máxima, mientras que el domingo se prevé un descenso generalizado de los termómetros, finalizando este episodio extremadamente cálido, según la Aemet.