Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La miopía infantil repunta

Aumenta en los niños debido al abuso de las pantallas y al tiempo dedicado a actividades en interiores | Los problemas visuales se incrementan un 9 por ciento durante la pandemia

Un niño se somete a una revisión visual. Efe

Los problemas visuales han aumentado un 9% tras la pandemia, según los datos del “Libro Blanco de la Salud Visual 2022” del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO). Así, un 76% de la población española tiene problemas oculares frente al 67% que los presentaba antes del coronavirus.

Entre las afecciones que han sufrido un mayor incremento destacan el astigmatismo, con un aumento del 11% (pasando del 24% al 35%) y la miopía, con un crecimiento del 9% (ha pasado del 28% al 37%). Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), uno de cada cuatro menores españoles sufre miopía –1,2 millones–, un problema que, según la OMS, afectará al 50% de la población mundial en 2050.

El progreso tecnológico, con el uso cada vez mayor de dispositivos electrónicos en todos los ámbitos, y el tiempo dedicado a actividades interiores son los principales factores del incremento de miopes infantiles, según Eduardo Eiroa, presidente del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia. Este organismo colegial celebra el Día Mundial de la Visión (13 de octubre) con una semana de puertas abiertas, del 10 al 16, durante la cual las ópticas –en Galicia hay algo más de 700– atenderán las consultas de los ciudadanos sobre su salud visual, y, en concreto, sobre la de los más pequeños, a quienes está dedicada la efeméride de este año.

“Los niños no nacen viendo como un adulto, sino que van desarrollando su sistema visual y aprenden a ver correctamente entre los 0 y los 12 años, por lo que hay que procurar que las condiciones visuales sean lo más naturales posibles para que este desarrollo se haga de forma correcta”, explica el presidente del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia, Eduardo Eiroa.

Por ello, advierte de que el uso de pantallas afecta de forma negativa en el desarrollo de la visión, por lo que desaconseja limitar e incluso restringir su uso en edades muy tempranas. “Los menores de cinco años no deben tener acceso a tabletas, móviles y ordenadores, y después, durante su desarrollo visual, con limitaciones, no más de una hora al día”, aconseja.

El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia da a los padres una serie de consejos para mejorar la salud visual de sus hijos en casa, como fomentar el movimiento mediante las etapas de suelo, arrastre y gateo, y evitar los andadores. En cuanto al tacto y el oído, los expertos señalan que estos sentidos ayudan a formar el “pensamiento visual” del niño, por lo que se debe procurar que toque, palpe y agarre objetos de diferentes formas y texturas. Asimismo, destacan que es importante incitar a los pequeños a que se expresen verbalmente los objetos o materiales que perciben visualmente, además de realizar con ellos actividades al aire libre para activar la visión lejana.

“Los menores de cinco años no deben tener acceso a tabletas, móviles y ordenadores, y después, durante su desarrollo visual, con limitaciones"

Eduardo Eiroa - Presidente del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia

decoration

Respecto a las aulas, Eiroa explica que la iluminación debe ser adecuada y uniforme, mejor si es luz natural, con un plano de lectura y escritura con una inclinación de unos 20 grados para fomentar una buena postura, con los pies apoyados y no “colgando”; la distancia de trabajo de visión de cerca no debería ser menor de unos 35 centímetros; y se debe relajar la visión próxima y mirar lo más lejos posible cada 20 minutos. Asimismo, se debe estimular la visión de lejos para que su zona de trabajo visual no sea siempre en visión próxima.

Dificultades en la lectura o escritura, que se aprecia al ver que el niño se salta palabras o líneas, invierte el orden de las palabras o los números al leer o copiar, necesita seguir la lectura con el dedo, tiene mejor memoria auditiva que visual y mantiene una postura inadecuada de la cabeza; dolor de cabeza después o durante la realización de actividades que requieren visión próxima; se frota los ojos, o molestias como picor, escozor, enrojecimiento y lagrimeo son algunos de los signos y síntomas de un posible problema visual. Para detectarlo y tratarlo, Eiroa aconseja que los niños sean sometidos a una revisión visual antes de comenzar el curso escolar porque, además, cualquier problema de visión puede afectar al rendimiento escolar.

Además de la semana de puertas abiertas, los representantes colegiales se reunirán en Pontevedra mañana, 13 de octubre, para celebrar una jornada informativa en la que participará el presidente del colegio gallego y otros miembros de la junta de gobierno. Hasta las 18.00 horas, se repartirá información sobre la visión infantil a todas las personas que se acerquen al puesto situado en este punto céntrico de la ciudad del Lérez. 

Las mascarillas incrementan el esfuerzo visual

La visión próxima y la utilización excesiva de las pantallas durante la pandemia se han traducido en un aumento de consultas por ‘síndrome visual informático’, una serie de molestias –lagrimeo, sequedad, falta de parpadeo, picor de ojos y dolor de cabeza– derivadas de estar mucho tiempo delante de las pantallas, algo que acentuó durante el confinamiento, en el que el uso por motivos laborales y de ocio de estos dispositivos se encadenó, no permitiendo descansar la visión.

El uso de las mascarillas también afecta a la salud visual, ya que, si no están bien ajustadas, el aire que se exhala puede ir directamente a los ojos, lo que provoca una mayor evaporación de la lágrima e irritación por contaminación de los vapores exhalados, además del empañamiento de las gafas, una molestia muy habitual que, según Eduardo Eiroa, no solo dificulta la visión, sino que incrementa el esfuerzo visual.

Compartir el artículo

stats