A menos de un mes del día de Navidad, el número de personas que se podrán reunir en torno a una mesa en las próximas fiestas centra el debate entre el Gobierno central y las autonomías. El primero lanzó el martes su recomendación de limitar a seis los encuentros sociales, y al día siguiente –ayer–, la Comunidad de Madrid desvelaba su intención de ampliar los grupos a 10 personas –lo que también defienden Cataluña y Murcia– y el toque de queda hasta la 1.30 de la madrugada. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, dio a entender también que la ampliación del cupo de comensales estaba también sobre la mesa –valga la expresión– en Galicia: “El tema del número es algo que valoramos ayer [por el martes] y todavía no tenemos una posición clara sobre si seis o diez, no está cerrado ni el mismo documento está cerrado”, aseguró Comesaña.

Estas son las propuestas de las comunidades para la Navidad Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

“Cuanto más cerca tengamos las fiestas de Navidad, más serios y más concretos podremos ser en su organización”

La peculiaridad gallega se refiere a los niños, que podrían ser excluidos del cómputo que delimite el máximo de personas en las reuniones. “Lo que sí me parece razonable es que el cómputo de niños sobre adultos debería tener una metodología distinta”, adelantó ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que se remitió al criterio de los pediatras. La Xunta baraja que los niños de las familias no cuenten para ese máximo que podría ser de seis o de diez. Fuentes del Sergas explicaron que la decisión se apoya en el bajo índice de contagios registrado en los colegios. En cualquier caso, la situación epidemiológica de aquí al inicio de las fiestas será fundamental a la hora de establecer las restricciones. “Cuanto más cerca tengamos las fiestas de Navidad, más serios y más concretos podremos ser en su organización”, señaló Feijóo.

Restricciones en Nochebuena y Nochevieja

Tampoco se olvidan los técnicos de la Xunta de las personas que viven solas. La prohibición de las reuniones con no convivientes las condenaría a pasar la Navidad en solitario. En este sentido Comesaña avanzó que Galicia “tiene una propuesta” pero “no está cerrada” para paliar esta situación.

Quienes estudian estas posibilidades son los miembros de un grupo de trabajo creado específicamente para esta cuestión, y del que ha participado Galicia, para consensuar las medidas a adoptar en el puente de diciembre y la Navidad. El conselleiro de Sanidade aludió a la necesidad de consensuar un “documento marco” para el conjunto de España, si bien sus medidas se adecuarían a la situación epidemiológica de Galicia.

El conselleiro de Sanidade aludió a la necesidad de consensuar un “documento marco” para el conjunto de Españ

Sin embargo, el Ministerio de Sanidad parece tirar la toalla en la búsqueda de un criterio común, al menos por el momento. La reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), presidida por Salvador Illa, se saldó ayer tarde sin una decisión. En el encuentro entre Sanidad y los consejeros autonómicos se trató el borrador de “Propuestas de medidas de salud pública frente a la COVID-19 para la celebración de las fiestas navideñas”, pero únicamente se acordó seguir trabajando en el mismo y aprobar el documento final, previsiblemente, en el Sistema Nacional de Salud de la próxima semana. “Cada comunidad deberá tomar las decisiones que considere oportunas respecto a su situación epidemiológica, si bien el objetivo es consensuar un documento con recomendaciones generales y esperamos que se apruebe la semana que viene”, señaló Salvador Illa.

La Comunidad de Madrid planteó a Sanidad ampliar las reuniones familiares y sociales a un máximo de diez personas los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 y 6 de enero, mientras que para las celebraciones de Nochebuena y Nochevieja sugiere reducir el toque de queda de 1.30 a 6.00 horas. Sin embargo, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, abogó por reducir el toque de queda de dos a seis de la madrugada el 25 de diciembre y el 1 de enero para tener en cuenta los largos desplazamientos que se producen en Madrid.

Entre tantas medidas dispares, muchos médicos tienen claro que pasarán las Navidades solo con convivientes. Es el caso del jefe de la unidad de críticos del Hospital Clínico de Santiago, Pedro Rascado, que también integra el comité clínico que asesora a la Xunta. Ayer, en la rueda de prensa de este órgano técnico, explicó que saldrá con su pareja, comprará “para que la economía se mantenga”, irá a un restaurante “con mascarilla” y sus celebraciones serán solo con sus “convivientes”. “Una reunión familiar sin mascarilla tiene el riesgo de transmitir el virus. Hay que proteger a nuestros abuelos, padres... protegernos”, enfatizó.

Sanidad notifica 369 defunciones más y 10.222 nuevos casos

La pandemia continá su tendencia descendente en España. El Ministerio de Sanidad notificó ayer 10.222 nuevos casos de COVID-19, con lo que el total de personas contagiadas en España asciende ya a 1.605.066. Asimismo, la cifra de fallecidos aumentó en 369 personas respecto a la jornada anterior y ya son 44.037 las víctimas oficiales. La incidencia acumulada (IA) –número de casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días– que refleja el informe diario de Sanidad vuelve a disminuir hasta los 340 contagios (frente a los 362 de la jornada anterior). Ninguna comunidad se sitúa ya con una tasa superior a los 600, un umbral que anteayer solo superaba Castilla y León y que sigue siendo la región con la mayor IA (596). Otras zonas con un índice por encima de los 500 positivos son Asturias (567), el País Vasco (547), La Rioja (511) y Melilla (505). Además, cada vez son más las comunidades que han bajado a una IA inferior a los 300 casos. En concreto, ya son seis: Cataluña, que ha bajado hoy de este límite (299), Extremadura (294), Valencia (281), Madrid (261), Baleares (203) y Canarias, bastante alejada (77). Hace dos semanas, en el recuento del 11 de noviembre, las regiones con un nivel similar eran la mitad.

Te puede interesar: