Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La amistad en la maraña digital

La mayor movilidad y la falta de tiempo dificultan la creación de vínculos personales, mientras que, por el contrario, crecen los "amigos fantasma" en las redes sociales

Hoy, 30 de julio, se celebra el Día Internacional de la Amistad // FP

Hoy, 30 de julio, se celebra el Día Internacional de la Amistad // FP

La amistad también tiene su día internacional, que se celebra desde 2011. Otros países, entre estos España, ya le dedicaban un día antes de que la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidiese designarle el 30 de julio para fomentar y defender la solidaridad. Pero, ¿qué es, realmente, la amistad? Internet ha banalizado el concepto y el término "amigo" ha pasado a denominar a cualquiera, independientemente de si existe o no una relación entre las personas. Sin embargo, la amistad no se mide por la lista de amigos en las redes sociales. La amistad es otra cosa; es un vínculo que necesita compartir espacio y tiempo, algo que dificulta, y mucho, la sociedad actual. En realidad, los amigos íntimos pueden contarse con los dedos de una mano.

"En una sociedad tan nómada como la nuestra, en la que la gente cambia mucho de lugar por cuestiones de trabajo, etcétera, resulta cada vez más complicado hacer amigos. La movilidad es enemiga de la amistad más profunda porque lo que llamamos amigos de siempre tienen que haber seguido el curso de tu vida. La vida actual impide que se tejan esos lazos que necesitan del tiempo y del contacto cara a cara", explica José Durán, profesor de Sociología de la Universidad de Vigo (UVigo).

Por ello, los amigos de las redes sociales lo son solo por la etiqueta que los engloba. En el mundo virtual no se establecen vínculos. Todo es efímero y volátil. "Las redes sociales no crean amigos porque la amistad necesita de un espacio físico, no virtual, y de un tiempo en el que hayas compartido experiencias con la otra persona, experiencias que por lo general necesitan una presencia física. Tienes que reconocerte en el otro y tú a él", comenta.

Aunque la amistad es un sentimiento universal, ha cambiado en el último cuarto de siglo ha cambiado. "Ahora no tenemos tiempo para estar con amigos. En otras épocas tener amigos era un valor social. En otros momentos, podías presumir de cuántos amigos tenías porque te daba identidad. En una sociedad cada vez más individualista, se valora más la vivencia que la experiencia compartida", añade.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Aalto de Finlandia y de la Universidad de Oxford en el Reino Unido revela que a los 25 años es cuando el individuo alcanza el máximo número de conexiones sociales y que cuanto mayor se hace la persona, más complicado es hacer nuevas amistades. Las mujeres las pierden antes, aunque hacia los cuarenta años, los hombres acaban con un total de amistades menor que el de ellas.

La amistad se teje sobre afinidades personales. Un estudio con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) concluye que la mayoría de las personas prefieren no tener mucha relación con aquellos que tienen simpatías políticas distintas a las suyas y una proporción sustancial de españoles son declaradamente hostiles hacia aquellos que no tienen sus mismas preferencias políticas. "Incluso de pequeños hacemos amistades por afinidades de tipo social, aunque cuando somos niños, surgen de forma espontáneas. A los niños les gustan unas u otras personas en relación a actividades sociales subyacentes, y a medida que va creciendo, esos gustos y aficiones le van aproximando a unas personas y alejando de otras", explica.

Según Durán, esas mismas afinidades se pasan al plano ideológico, e, incluso, lo sobrepasan: "Cuando eres adulto, esas distancias están justificadas también en términos ideológicos, y no solo políticos, también en la forma de ver el mundo, en lo que llamamos estilos de vida, de forma que si tienes un estilo de vida vas a rechazar a quienes tienen otro, y sin embargo, te va a vincular a quienes tienen el mismo".

Jose Durán - Sociólogo

"En otras épocas tener amigos era un valor social; te daba identidad"

Compartir el artículo

stats