Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Día de Galicia a más de 5.700 km

Los niños del orfanato Kimbondo lo celebran con los voluntarios vigueses de la ONG Malembe

Rafa Martín  y Pablo Varela, con los niños de la ONG Malembe

Rafa Martín y Pablo Varela, con los niños de la ONG Malembe

Hasta la "Maison Foyer", a más de 5.700 kilómetros en línea recta de Vigo, llegaron ayer los ecos de la festividad del Día de Galicia. Aunque para los niños que viven en este pabellón del orfanato Kimbondo, Galicia es un lugar muy lejano del que apenas saben nada, esta se convirtió ayer en una tierra nucho más cercana. Allí, a 30 kilómetros de Kinsasa (también escrita Kinshasa), la capital de la República Democrática del Congo (RDC), cincuenta menores y los cooperantes de la ONG viguesa Malembe (clama, en lingala) se sumaron a este día. Ayer no hubo actividades por la tarde, sino partido de fútbol, un deporte que apasiona a estos pequeños, ajenos a la emergencia de salud pública internacional declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el brote de ébola desatado en Goma, al este del país.

A los cooperantes vigueses en Kimbondo tampoco les preocupa, por el momento, esta nueva epidemia de ébola. Los más de 2.500 kilómetros que separan Goma y Kinsasa les confiere seguridad. "Es un país muy grande y un brote en la otra punta no nos afecta al día a día. No es algo que inquiete, ni siquiera se habla de ello. Yo me enteré de la alerta de la OMS porque le llamó mi familia y me lo dijo", afirma Rafa Martín. Es más, el cooperante vigués ni se plantea la posibilidad de tener que regresar.

Tampoco Pablo Varela, cofundador y presidente de Malembe, cuya estancia en el orfanato se prolongará hasta el 2 de septiembre. "El brote de ébola no tiene nada que ver con la vida diaria aquí y esperamos que no haya ningún problema. Hablamos con la embajada y nos dijeron que había una alerta internacional de la OMS, pero que de momento no había ninguna restricción en los viajes, ni en las salidas ni en las entradas", explica Varela.

De hecho, la Embajada de España en RDC ha envidado a los residentes y colgado en su web una nota informativa en la que asegura que el riesgo de los residentes españoles de contraer el virus es bajo si se sigue una serie de medidas de precaución, que detalla, como evitar el contacto con sangre, secreciones y fluidos corporales de personas enfermas o fallecidos por la enfermedad, así como no consumir carne de animales salvajes y asegurar un adecuado lavado de manos.

Ante esta situación de normalidad, Malembe continúa con el proyecto que desarrolla en el orfanato que fundó el pediatra y religioso chileno Hugo Ríos, propuesto en varias ocasiones para el Nobel de la Paz, y que atiende a 650 niños huérfanos o abandonados por sus familias. El proyecto de esta ONG pretende acompañar a los niños de la "Maison Foyer" hasta la mayoría de edad, para lo que cuenta con Martín, que convive con estos pequeños las 24 horas al día desde el 28 de mayo y cuya estancia se prolongará hasta el próximo año. "Echo de menos Galicia -reconoce-, pero echo más de menos esto cuando estoy allí".

Compartir el artículo

stats