22 de febrero de 2013
22.02.2013

El Papa renunció tras conocer un informe sobre escándalos sexuales y corrupción

Un diario italiano relaciona la dimisión de Benedicto XVI con una investigación que encargó para averiguar supuestas luchas internas por el poder y malversaciones económicas

22.02.2013 | 01:00
Benedicto XVI. // Reuters

Luchas por el poder, escándalos sexuales, de tráfico de influencias y entramados económicos a nivel de destacados miembros de la jerarquía vaticana estarían detrás de la renuncia que Benedicto XVI achacó exclusivamente a problemas de salud.

Un diario italiano reveló que el Papa tomó la decisión de renunciar ya en el mes de diciembre, tras recibir un informe privado y demoledor sobre la fuga de documentos confidenciales -escándalo que se conoce como 'Vatileaks'-. Su idea no fue casual. El rotativo La Reppublica asegura que el 17 de diciembre el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica recibió un estudio de casi 300 páginas en dos tomos, que descubría las luchas internas por el poder, malversaciones económicas e incluso relaciones homosexuales dentro de los muros de la Santa Sede.

La periodista Concita di Gregorio en una información en el diario La Repubblica y otro artículo en la revista rival Panorama con el título 'No fornicarás, no robarás', pone en el punto de mira el sexto y séptimo mandamientos y da un giro a las razones alegadas por Benedicto XVI para abandonar el papado. "Todo gira en torno a la observación del sexto y séptimo mandamiento", asegura textualmente el periódico italiano citando a una persona muy próxima a uno de los autores del informe. "No cometerás actos impuros", proclama el sexto mandamiento; "no robarás", dice el séptimo.

Hasta el punto de que el infome lo habría convencido de que tenía que dimitir para posibilitar que un Papa más joven y enérgico llegue al Vaticano y se encargue "de hacer limpieza a fondo". Así se lo habrían recomendado, según el citado diario, los firmantes del informe.

La investigación fue redactada por los cardenales Josef Tomko, Salvatore De Giorgi y Julián Herranz, todos ellos de 80 años. Ninguo podrá ser electo Papa en el Cónclave que durante marzo elegirá al sucesor de Benedicto XVI por su edad. Pero los tres prelados, según agrega el diario italiano, conocen muy bien el funcionamiento de la curia.

Contrainvestigación

Algunos medios españoles hicieron referencia ayer a un escándalo que explotó en 2010 y cuyo protagonista fue Angelo Balducci, de 65 años, "gentil hombre del Papa y por entonces presidente del Consejo Nacional de Obras Públicas con el Gobierno de Silvio Berlusconi". Balducci estaba siendo objeto de una investigación judicial cuando los agentes que le tenían pinchado el teléfono constataron que utilizaba habitualmente los servicios de un nigeriano de 42 años, cantor de la capilla Giulia de la basílica de San Pedro, para contratar los servicios sexuales de hombres jóvenes, entre los que se incluían seminaristas e inmigrantes sin papeles.

Toda esta investigación surgió a raíz del llamado 'Vatileaks', con las filtraciones de documentos personales, reservados o secretos de Benedicto XVI. A causa de aquel asunto fue detenido, encarcelado y procesado Paolo Gabriele, mayordomo personal del Papa, transformado en el único culpable del caso. Sin embargo, el Papa instituyó esa comisión de tres cardenales para que realizase la contrainvestigación política.

El pasado 13 de febrero la agencia Efe, citando un reportaje de la revista italiana "Panorama", dijo que la comisión que redactó el informe entrevistó a una treintena de personas en El Vaticano. "Panorama" pertenece al grupo editorial Mondadori, propiedad de la familia del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi.

Algunos de los documentos fugados acabaron publicados en el libro escándalo "Sua Santita", del periodista Gianluigi Luzzi, y llevaron a la detención y condena del mayordomo de Papa, Paolo Gabriele. Según "Panorama", el Papa quedó "muy impresionado" con el informe y sólo tuvo fuerzas para contárselo a su hermano, Georg. "Admitió, tal vez por primera vez, haber descubierto una cara de la Curia vaticana que jamás había imaginado. Antes de Navidad comenzó a pensar seriamente en su dimisión", señaló "Panorama", en el extracto publicado por los medios italianos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook