Llegar a las vacaciones con el tipazo que queremos es una tarea complicada. En más de una ocasión se nos atasca la operación bikini o nos pilla el toro para llegar al peso que nos gustaría. Pero una vez que las vacaciones llegan a nuestro calendario en lo único en lo que pensamos es en disfrutar hasta que volvemos a la realidad.

La depresión post vacacional aparece y ella, en algún que otro caso, tenemos que sumar también esos kilitos de más que nos traemos en la maleta después de pegarnos la buena vida. Durante las vacaciones los españoles engordan una media de 3 kilos. Las cañas en el chiringuito, las paellas a pie de playa, las noches de fritura de pescado y el pasarnos horas al sol sin movernos termina por repercutir en nuestro peso.

Aquí te proponemos una serie de prácticas que puedes poner en marcha durante tus vacaciones para evitar subir esos kilitos de más.

Los hábitos de alimentación

Te puede interesar:

  • Bebida sin alcohol: no vamos a decirte que no te tomes una copa de vino, un gin tonic o un buen vermú. Pero que tu primera opción sea una bebida 'sin' te ayudará a restar calorías.
  • No renuncias al arroz o la pasta pero trata que lleve verduras: en la medida de lo posible que la receta incluya vegetales en vez de proteínas.
  • Cambia la fritura por la parrillada.
  • Cada mañana una infusión.
  • Picoteo sano: llévate a la playa una buena variedad de aperitivos saludables.
  • Evita el pan. No renuncies a él, pero tómalo solo en una de las comidas del día.
  • De postre apuesta por un café con hielo.

Otra de las grandes claves para evitar engordar durante las vacaciones es moverte. Trata de dar paseos y llevar una vida un poco activa en lugar de pasarte el día tirado en la playa o en el chiringuito.